Así fue la tercera entrega del programa

María Patiño se peleó con el pulpo en 'La última cena', Chelo tuvo su noche más sentimental y Belén pidió un bocadillo

María Patiño sentencia al pulpo
María Patiño sentencia al pulpo

No hubo clemencia al cocinar el pulpo, que salió escaldado, literalmente. Las chefs del viernes noche, María Patiño y Chelo García Cortés, cocinaron la pasta que ellas mismas habían elaborado pero el plato resultó un fracaso que acabó en lloros

· AUDIENCIAS | 'La última cena' (16.1%) se enfría pero los refritos de 'Tu cara me suena' (9.2%) siguen congelados

Por encima de todas, hay una imagen que sirve para resumir la tercera entrega de La última cena, y es la de María Patiño atizando golpes al pulpo que luego serviría ante los comensales y miembros del jurado.

La colaboradora de Sálvame, que era la primera vez que se acercaba a un bicho así, se empleó a fondo con él antes de ponerlo a cocer. Se quemó con el vapor, gritó por la tensión de la cuenta atrás y disfrutó al máximo junto a su compañera Chelo García Cortés, con la que preparó el menú de la noche.

Ella empezó el programa llorando. Se sintió apenada por haber retrasado a Patiño, y lloró aún más, de alegría y nostalgia, cuando el programa emitió algunas fotografías de su familia: "Mi madre salió del psiquiátrico para ver la comunión. Estaba medicada totalmente. Mi padre hizo de padre, de madre, de todo", contó.

El primer plato tuvo una difícil digestión. La pasta la habían hecho ellas con sus propias manos, pero el resultado fue nefasto: los de Sálvame tuvieron problemas para masticar los macarrones, a los que les faltó cocción. "Esto no es pasta, es un trozo de piedra con un poco de queso. Bueno no está", se atrevió a decir Jorge Javier Vázquez.

Belén Esteban no fue tan tajante pero su cara fue muy descriptiva. La de Paracuellos recibió el menú en su casa, donde sigue confinada, y tuvo serias dificultades para tragarse los macarrones. De hecho, fue al baño con la boca llena y volvió sin nada bajo el paladar. Al final, llamó a su marido y le pidió que le trajera un bocadillo de calamares: "Con un montado me vale", se escuchó decirle por teléfono cuando 'no sabía' que estaba siendo grabada.

Gustó más el pulpo a feira con puré, y fue eso lo que subió la puntuación final, que no estuvo nada mal: Lydia Lozano –que se reconcilió con Mila Ximénez tras su bronca de la semana pasada–, les dio un 7; Marta López un 6, Alonso Caparrós un 8, Kiko Matamoros un 10, Antonio Montero un 10 también, Belén Esteban un 5, y Mila Ximénez un 9.

Por su parte, los chefs fueron mucho menos benevolentes: Sergio Arola les concedió un 6, mientras que Begoña Rodrigo, que abandonó la cocina cansada de la actitud de Chelo, les puso un 5.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba