Crónica de la séptima gala

'MasterChef' rizó el rizo con una entrega histórica en la que "repescó" a un concursante desconocido

Carlos, el nuevo aspirante de 'Masterchef 8'
Carlos, el nuevo aspirante de 'Masterchef 8'

Jordi, Samantha y Pepe se negaron a repescar a ninguno de los ex aspirantes por no estar a la altura de lo que exigían, así que buscaron entre los participantes que se quedaron a las puertas del último casting y entregaron el delantal blanco a uno de ellos. Algo que no había ocurrido nunca antes en el talent de TVE. Además, Sara Lúa se convirtió en la octava expulsada

MÁS | Saray regresó a 'Masterchef' con lágrimas de arrepentimiento: "Me dio como una embolia mental"

MÁS | 'MasterChef', el programa "blanco" al que las polémicas le hacen "gris"

La séptima entrega de Masterchef prometía ser una de las más jugosas con la repesca de posibles ex aspirantes tan polémicos como Saray y acabó sorprendiendo pero de distinta manera.

Por primera vez en la historia del talent ningún ex aspirante mereció ser repescado. A cambio, Jordi Cruz, Pepe Rodríquez y Samantha Vallejo-Nágera decidieron invitar a cinco participantes que se quedaron a las puertas del último casting y les dieron la oportunidad de cocinar por un delantal. 

El escogido fue Carlos y, a cambio, la expulsada fue Sara Lúa. Todo ello en una entrega que hizo historia en cada prueba:

Teresa se queda sin cocinar como "castigo" de sus compañeros

Para la primera prueba los aspirantes se encontraron con una cesta llena de sepia, alcachofas, cebolleta, aguacate, ajo, leche de coco o vino de Oporto cada uno. Solo que fueron pasando por turnos con la opción de robarles ingredientes a los demás.

De esta forma, algunos se quedaron con tan solo uno, dos o tres de ellos. E incluso, fue la primera edición en la que los compañeros dejaron vacía una cesta: la de Teresa.

Preguntados por ello, todos señalaron la actitud que había tenido la concursante con Juana que no les gustó y por ello la "castigaron". Teresa se quedó sin cocinar en la primera prueba. 

Minutos más tarde, en la cata los jueces valoraron positivamente solo los platos de Sara Lúa que elaboró una ensalada "rica pero con poca cantidad", el de Luna con batatas "ricas pero poca confianza en ella misma" y el de Andy con sus dos únicos ingredientes "arriesgados pero interesantes". 

Mientras que la peor parte se la llevaron Juana con su sepia salteada hecha como "un popurri indefinido", Alberto por no convencer como Jose Mari, Michael por su ensalada de tomate "feo, pobre y malo", Ana con setas con "buen gusto pero sin sentido alguno" y el de Iván con un postre "malo y fallido". 

Por lo que Sara Lúa y Luna fueron las mejores y se convirtieron en las capitanas de la siguiente prueba. 

Luna por fin capitanea con halagos

Los aspirantes y el equipo se adentraron en al Centro de Alto Rendimiento de Madrid donde entrenan algunos de los deportistas de élite para cocinarles un menú diseñado por Saúl Craviotto, piragüista y ganador de la segunda edición de MasterChef Celebrity.

Su propuesta estuvo compuesta de merluza en salsa verde con berberechos y verdinas o pato con ragú de crestas y consomé reducido, entre otros platos que debían servir a 110 olímpicos.

Las ganadoras de la anterior capitanearon los dos equipos: el azul con Sara Lúa a la cabeza junto a Alberto, Michael, Andy y Ana. Y el rojo con Luna acompañada por Jose Mari, Teresa, Iván y Juana.

Y aunque todos los platos salieron a tiempo, "el cocinado no estuvo a la altura, los comensales se quejaron de falta de cantidad y fallos en el sabor", dictaminaron los jueces. 

El equipo azul "falló en todos los procesos". Por parte de Sara hubo un "descontrol en las elaboraciones, tiempos, prioridades". Y aunque tuvo una "actitud maravillosa, el resultado fue desastroso". Mientras que el resto estuvieron "tranquilos y sin la actitud necesaria". 

Por otra parte, el equipo rojo no lo hizo tan mal como capitana con Luna pero "los dos gallitos, Jose Mari e Iván, volaron solos". Pero aún así, sus platos salieron "correctamente". Por lo que el equipo ganador fue el equipo rojo. 

"Por primera vez en la historia no va a haber ningún repescado"

En esa misma prueba de exteriores, la entrega dio la bienvenida a los concursantes expulsados: Sito, Mónica, Rosa, Adrienne, Sonsoles y Saray, que volvieron para luchar por su repesca.

Jordi Cruz transmitió su sorpresa al volver a ver a esta última, que fue la expulsada más polémica de la historia. Ella no pudo reprimir las lágrimas, se disculpó y mostró su arrepentimiento

Y aunque también sirvieron los platos exigidos a tiempo, los jueces mostraron su descontento con los siete: "Ninguno os habéis esforzado como una repesca merece. Se tiene que tener pasión por la cocina, acabar exhausto, que se noten las ganas y no lo hemos visto".

Por lo que decidieron algo inédito en el talent: "Por primera vez en la historia de Masterchef no va a haber ningún repescado". Ellos se quejaron, sobre todo Saray y Fidel que aseguraron que sí ansiaban entrar. 

Pero los jueces detallaron su decisión: "Ninguno de los siete habéis estado a la altura exigida en el programa y no vamos a permitir que entre nadie a las cocinas solo porque fue el menos malo. Esta lección es para vosotros y para las futuras ediciones. No regalamos delantales blancos, no se nos ocurre". 

Prueba de eliminación con concursantes desconocidos

En la última prueba los aspirantes tuvieron que reproducir un complejo postre en 90 minutos. Pero como sorpresa de última hora, los jueces anunciaron que tras ver una actitud de pasotismo en ellos, habían tomado una decisión... también histórica. 

Por primera vez, los concursantes cocinarían con cinco candidatos que se quedaron a las puertas en el último casting: Eusebio, Carlos, Manuel, Ghislaine y Laura. 

Aunque para los aspirantes era algo "injusto", los jueces señalaron que era un "reactivo" para lograr despertarlos. 

De esta forma, Andy cocinó con Carlos un bizcocho "bien trabajado y rico". Ana hizo junto a Ghislaine un postre "terrorífico que no se disfruta". Alberto y Laura presentaron un merengue "cual piedra que no valía para nada". Michael llegó junto a Eusebio con su elaboración "bien trabajada en equipo y con buena actitud". Los últimos fueron Sara Lúa y Manuel que presentaron "más merengue que helado", con un "resultado pésimo".

Adiós a Sara Lúa y hola a un nuevo aspirante

Por todo ello, Jordi, Pepe y Samantha señalaron a la pareja formada por Andy y Carlos como la mejor, así que este último se llevó el delantal blanco y se convirtió en aspirante de pleno derecho. 

Algo que celebró emocionado porque entrar al programa era uno de sus sueños desde hacía años.

Pero su entrada supuso la salida de otro aspirante que finalmente fue: Sara Lúa

"Me llevo una gente maravillosa y todo lo que he aprendido", dijo ella, mientras sus compañeros lloraban su marcha. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba