Campaña continua desde el inicio de la crisis

El PP sitúa en el centro de la diana a RTVE, a la que acusa de "desinformación" sobre el coronavirus

Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso en una imagen de archivo
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso en una imagen de archivo

Los populares critican que la Corporación pública "prima la versión oficial" ante la crisis sanitaria y denuncian "ataques" a las autonomías gobernadas por la derecha

Radio Televisión Española (RTVE) está en el centro de la diana del Partido Popular por la cobertura informativa de la crisis del coronavirus que, a juicio de la formación que preside Pablo Casado –que este lunes acusó a los medios de poner "el foco en lo positivo" de la epidemia–, no está siendo "neutral" y beneficia al Gobierno progresista. Los populares, que mantienen una permanente estrategia de ataque al Ejecutivo en plena crisis sanitaria, han registrado numerosas iniciativas parlamentarias para censurar el trabajo periodístico de la corporación pública, a la que acusan de "atacar" a los gobiernos autonómicos en manos de la derecha y de "desinformar" en favor del Gobierno.

Desde que se inició la crisis, a principios de octubre, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha enviado dos cartas a la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, manifestándole su "indignación" porque los medios públicos hayan denunciado los recortes en Sanidad realizados por los últimos gobiernos madrileños. El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso ha registrado por su parte medio centenar de iniciativas –preguntas y proposiciones no de ley– instando a la corporación a modificar su trabajo acerca del coronavirus.

Este mismo miércoles, Ayuso envió una misiva a Mateo mostrándole su "más profunda indignación por los ataques" que a su juicio "sigue sufriendo la sanidad pública madrileña por parte de RTVE". El argumento que utilizó la presidenta regional para justificar su carta en la que llegó a acusar a la Corporación de ser una "herramienta política", fue que TVE utilizó el asesoramiento del psicólogo Javier Barbero –a quien entrevistó en directo– ante la crisis del coronavirus. Y Barbero es uno de los concejales de Más Madrid, la principal fuerza de la oposición en el Ayuntamiento de la capital.

El pasado 12 de marzo Ayuso había enviado otra carta a Rosa María Mateo quejándose de una conexión en directo que realizó también TVE con el Hospital La Paz de Madrid. La reportera de la cadena pública, Lucía Sanagustín, entrevistó a Guillén del Barrio, un enfermero del centro, que denunció que "la sanidad pública madrileña en 2008 tenía 2.000 camas más que ahora".

"Ni rigor, ni objetividad"

En su primera misiva a Mateo, Ayuso calificaba el trabajo de la citada reportera como "verdaderamente irresponsable". "Sorprendentemente, Televisión Española no ha entrevistado al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ni tampoco al director del centro, lo que me lleva a pensar que la elección del testimonio no ha atendido a criterios periodísticos", apuntaba. "Por el contrario, TVE ha escogido a un enfermero conocido por su activismo político, significado públicamente con el partido político Podemos y que, como era previsible, ha lanzado una renga muy alejada de criterios técnico-sanitarios", añadía.

Ese mismo día, el PP registraba en el Congreso una petición de comparecencia urgente de la administradora única de RTVE al considerar que "un medio público debe dar ejemplo de responsabilidad, rigor y objetividad informativas ante el problema de salud que atraviesa España, y a día de hoy no lo está haciendo". En dicha petición, los populares reclamaban a Mateo que responda de la información difundida por RTVE sobre la epidemia del coronavirus "atacando" a comunidades autónomas como la Comunidad de Madrid.

La portavoz adjunta del PP en la Cámara Baja, Macarena Montesinos, censuraba entonces que RTVE estuviera "lanzando mensajes manipulados contra algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, y por el contrario" obviara "recomendaciones internacionales del FMI, por ejemplo, sobre la conveniencia de no derogar la reforma laboral". "RTVE no está dando ejemplo ni de responsabilidad, ni de rigor ni tampoco de objetividad informativa", lamentaba Montesinos.

El 22 de marzo el PP presentaba una batería de preguntas escritas sobre otro supuesto "caso de malas prácticas informativas en RTVE". Los populares denunciaron entonces que la radio televisión pública pasó "de puntillas" a la hora de informar sobre la cacerolada contra Pedro Sánchez que se convocó por distintas organizaciones de derechas.

El "blanqueo" a la "pasividad del Gobierno"

En el informativo de aquella noche, según el PP, "solo se dedicaron unos segundos, sin apenas sonido, a dicha protesta espontánea cuando unos días antes habían dedicado una pieza íntegra a la cacerolada contra el rey". Los populares también criticaron "la no emisión íntegra del pasado sábado 14 de la declaración de Pablo Casado tras anunciar Pedro Sánchez las medidas del estado de alarma" o "la ocultación de la intervención del líder del PP tras su reunión telemática con los presidentes autonómicos populares".

El PP denunciaba "una campaña de blanqueo de TVE a la pasividad, ineficacia e improvisación del Gobierno tratando de ocultar cualquier crítica cuando hay un clamor popular de indignación". Exigía además a RTVE "que pare ya sus malas prácticas informativas porque ahora más que nunca es necesario un servicio público independiente, plural y veraz para que los ciudadanos estén bien informados".

Este mismo miércoles los populares registraban más preguntas y una proposición no de ley en el Congreso también por la cobertura realizada por RTVE ante la crisis sanitaria. En sus iniciativas, en las que pide a la Corporación que "cese la campaña de desinformación sobre el coronavirus", el PP reclama "una rigurosa práctica de los principios de neutralidad, pluralidad y objetividad, buscando siempre la calidad informativa como seña de identidad y sirviendo a la formación de una opinión pública libre, crítica y democrática".

A juicio del partido de Casado, durante el periodo de alarma "la neutralidad de Radiotelevisión Española se ha puesto en entredicho demasiadas veces, primando de forma recurrente y abusiva la versión oficial frente a otras posiciones, opiniones y datos y al imponer con demasiada frecuencia un sesgo muy alejado del obligado equilibrio informativo". Como ejemplos de esta "práctica inadmisible", el PP insistía en "los ataques permanentes que reciben las comunidades autónomas gobernadas por el PP en una espuria línea argumental que trata de situarlas en el centro de la culpabilidad o la improvisación en la respuesta al coronavirus".

Para "corregir el rumbo", los populares proponen "alcanzar de forma inmediata un gran compromiso entre el Parlamento y RTVE" de modo que la Corporación "se convierta en el más ejemplar y plural recurso informativo de los ciudadanos en tiempos de tanta inquietud y sobreabundancia de noticias como el actual". En una nueva batería de preguntas escritas el PP se interesaba además sobre "por qué es tan frecuente que en los programas informativos de RTVE se ofrezcan testimonios sobre la crisis sanitaria derivada del coronavirus de personas vinculadas políticamente a Podemos o Izquierda Unida con la única línea argumental de responsabilizar al PP de la pandemia".

El PP, ante el sistema de elección de la cúpula de RTVE

En 2012, cuando Mariano Rajoy gobernaba con mayoría absoluta, el PP modificó el sistema de elección del Consejo de Administración de RTVE gracias a su rodillo parlamentario, derogando una norma anterior aprobada por el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero que establecía la exigencia de una mayoría reforzada de dos tercios del Congreso para elegir a la cúpula de la Corporación. Los populares impusieron entonces la elección simple –a través de mayoría absoluta– garantizando el nombramiento de su candidato, José Antonio Sánchez.

En 2017, en cambio, cuando ya no tenían mayoría absoluta, respaldaron la vuelta al sistema de dos tercios que debía ir precedido por la convocatoria de un concurso público para elegir a la nueva cúpula de la corporación. El Ejecutivo de Rajoy no impulsó, en cambio, ese concurso público, y tras la moción de censura el nuevo Gobierno socialista aprobó en junio de 2018 un decreto para renovar de forma urgente y temporal el Consejo de Administración de la Corporación.

Sin embargo, tras un largo periplo parlamentario –se celebraron siete votaciones fallidas para intentar la renovación de la cúpula de RTVE– en el que se vislumbró la incapacidad de las distintas fuerzas políticas para lograr acuerdos, se acabó nombrando a Rosa María Mateo como administradora única por mayoría simple, con el voto favorable de PSOE, Unidas Podemos, En Marea y PNV.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba