En 'Mujer tenía que ser'

Rosa Montero: "El machismo es una ideología con la que nos educan a todos, a nosotras también"

Rosa Montero, en 'Mujer tenía que ser' frente a Sandra Sabatés
Rosa Montero, en 'Mujer tenía que ser' frente a Sandra Sabatés

La escritora fue la primera invitada de la sección de Sandra Sabatés esta temporada y recordó sus inicios en el periodismo, en pleno franquismo, con compañeros que intentaban deducir si era virgen o no. Se definió como "antisexista" y habló también de su lucha contra el maltrato animal

Sandra Sabatés volvió a conducir su sección "Mujer tenía que ser" en El Intermedio con una primera invitada de lujo, la escritora Rosa Montero. Para renovar la apuesta y garantizar las medidas de seguridad, las entrevistas ahora se realizan fuera de plató y en espacios más amplios. De esta forma, vimos a la presentadora y a la novelista en un exterior y con las mascarillas.

Ambas hablaron del momento por el que estamos pasando, con una pandemia y tras un confinamiento del que Montero aseguró que ya venía entrenada ya que a los 5 años estuvo enferma de tuberculosis: "Fui tres meses al colegio y no volví hasta los 9 años. Estaba sola en casa muchísimo tiempo y escuchaba la radio y leyendo. No tengo un recuerdo amargo de aquello para nada", recordó. 

Unos años después de aquello, la periodista fue una de las primeras mujeres en hacerse un hueco en las redacciones durante los últimos años de la dictadura: "Se nos ha olvidado lo que es una dictadura, era un horror, cualquier democracia por horrenda que sea es mejor. Llegaba a pedir trabajo en las redacciones y te decían que no contrataban mujeres tan tranquilos. Y si lo hacían era para hacer cosas femeninas como jardinería y cultura, porque en el franquismo estaba mal vista, y empecé escribiendo tonterías de televisión". 

Rosa Montero, frente a Sandra Sabatés
Rosa Montero, frente a Sandra Sabatés

Sobre aquellos compañeros también tiene un recuerdo nítido: "Era una redacción tan machista, con la corbata en erección, y venían como moscas para hacerte un tercer grado y deducir si eras virgen o no. Si lo deducían se ponían de un paternalismo repugnante y si creían que ya no lo eras se lanzaban como salvajes". 

Poco tiempo después la sociedad empezó a cambiar: "Los tres años antes de que muriera Franco y después ya empecé a trabajar en todos los medios que eran progres y que estaban luchando por evolucionar. En seguida empecé a vivir esa otra España. Aunque era difícil también porque los progres de entonces también eran machistas. El machismo es una ideología con la que nos educan a todos, nosotras también la tenemos. Hay que tener claro esto para no caer en el prejuicio". 

Ella se definió como una "persona feminista y antisexista. Lo que pasa que algunos analfabetos creen que el feminismo es lo contrario del machismo y es mentira: es un movimiento histórico gigantesco, en 100 años estamos cambiando una situación social de milenios. Lo que se está haciendo es desmantelar el sexismo. A estas alturas del siglo XXI debe ser antisexista igual que debemos ser antiracistas". 

Aprovechó para hablar también de su otra lucha, contra maltrato animal: "No creo que uno consiga entender del todo quién es si no tenemos una relación estrecha con los animales. Los seres humanos tenemos un conflicto entre nuestra parte animal y la cultural. Cuando estás con un animal esa herida se sosiega. No son sustitutos de nada, son animales. Para mí son una alegría enorme de mi vida". 

Todo lo explicado lo unió a la promoción de su nueva novela, llamada 'La buena suerte': "El protagonista es un hombre pero la coprotagonista se ha comido la historia y viene a decir que la buena suerte es el deseo de tenerla, la disposición para disfrutar la vida, la capacidad de aprender, la alegría". Algo que ella misma confesó sentir.  

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba