Cuatro

Pide perdón el soltero de 'First Dates' que dejó plantada a su cita: "Me equivoqué, me traicioné yo solo"

José María, durante su primer y breve paso por First Dates
José María, durante su primer y breve paso por First Dates Cuatro

Después de negarse a cenar con Rocío por su físico, José María se disculpa públicamente y pide una segunda oportunidad con la joven: "Me gustaría tener una cita, pero de verdad, con ella"

El restaurante de First Dates vivió esta semana una de las veladas más cortas de su historia. Nada más ver a Rocío, su cita en el dating de Cuatro, José María buscó con la mirada a Carlos Sobera y le dijo que esa chica no era para él. "Sinceramente, no me gusta. No me sentaría. No es mi prototipo. No iba a estar a gusto", aseguró el soltero, que tan pronto llegó al restaurante se fue, dejando a Rocío tocada anímicamente. 

La abrupta decisión de José María no pasó desapercibida en las redes sociales, donde recibió multitud de críticas por quedarse únicamente en lo físico y negarse a conocer a Rocío como persona. Consciente de este aluvión de comentarios negativos, el joven ha escrito un comentario en el Instagram de Cuatro lamentando lo ocurrido: "Siento muchísimo lo que he causado, no fue mi intención".

Mensaje de José María en el Instagram de Cuatro
Mensaje de José María en el Instagram de Cuatro Web de Cuatro

"Me encantaría poder pedirle perdón delante de toda España. Me equivoqué, me traicioné yo solo. Pido perdón a Rocío y a España entera. Me gustaría tener una cita, pero de verdad, con ella. Saludos y espero que me perdonéis", añade el joven, que propone así reencontrarse con Rocío y tener una velada como es debido. Ahora solo queda saber si ella aceptará verle de nuevo o no. 

Así fue la 'no cita' entre José María y Rocío

Todo empezó cuando José María se presentó frente a las cámaras de First Dates advirtiendo que era una persona "muy clara" y al que le importaba mucho el físico: "Es como si en tu casa tú quieres comer jamón y te ponen lentejas, al final vas a casa de otros a comerlo". 

Tras ello, llegó al restaurante y se sentó frente a Rocío. Al verla, apartó su mirada de ella y se limitó a responder las típicas preguntas que se hacen en estos casos para entablar conversación. Mientras lo hacía, el soltero buscó con la mirada a Carlos Sobera para decirle algo. 

Cuando el presentador volvió y preguntó por la situación, el joven no se cortó: "Sinceramente, no me gusta. No me sentaría. No es mi prototipo. No iba a estar a gusto". Sobera le acompañó a la puerta y se disculpó con ella a la que le animó a que volviera en otra ocasión. 

Minutos más tarde, frente a cámara, Rocío no pudo contener las lágrimas. "Joder tío, yo no soy tan maleducada", se lamentó. 

Rocío, frente a las cámaras del programa
Rocío, frente a las cámaras del programa

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba