Nueva campaña de 'Todo es mentira'

Risto Mejide inicia la 'Operación Duodeno' para presentar una iniciativa legislativa popular en el parlamento

Risto Mejide y Joaquím Bosch en 'Todo es mentira'
Risto Mejide y Joaquím Bosch en 'Todo es mentira' MEDIASET

El programa pide ayuda a sus seguidores para encontrar la mejor propuesta que llevar a la mesa del congreso. Deberán conseguir 500.000 firmas, una vez admitida, para que pueda ser debatida: "Vamos a llevar vuestras ideas al Congreso".

· 'Todo es mentira' recrea la hoguera de confrontación entre Sofía y Juan Carlos con ayuda de Melyssa y Tom 

Un año después de que amenazaran con formar su propio partido político, Todo es mentira ha vuelto a la carga con su intención de sacudir el panorama político español. El programa que conduce Risto Mejide en la sobremesa de Cuatro ha puesto en marcha la llamada "Operación Duodeno" para desbloquear la situación de tensión entre el gobierno y la oposición, agravada por la crisis del coronavirus.

Aunque, como aprovechaba para comentar Miguel Lago, parecería el nombre de un concurso de imitadores de Chiquito de la Calzada -"Fistro Mejide", ha tenido tiempo de decir antes de que le corrigieran-, se trata de una campaña con la que buscan, entre los seguidores del programa, la mejor propuesta de cambio que abanderar en forma de una iniciativa legislativa popular. "Vamos a llevar vuestras ideas al Congreso", prometía el presentador.

500.000 firmas para presentar la iniciativa legislativa popular

El espacio ha pedido este lunes a la audiencia que plantee posibles demandas que hacer a la clase política. Todas habrán de ser enviadas a través del correo electrónico del programa producido por La Fábrica de la Tele, contacto@todoesmentira.es. Una vez escogida una propuesta entre todas las recibidas, el magacín iniciará la recogida de las 500.000 firmas necesarias para poder presentar en el parlamento esta iniciativa legislativa popular, tal y como precisa el artículo 87.3 de la Constitución Española.

Los pasos a seguir parten de la constitución de una comisión promotora, que puede hacerlo un grupo de personas del programa o de cualquier otro ámbito. A continuación, habría que presentar un escrito a la Mesa del Congreso que explique qué ley se desea aprobar o qué reforma legal se pretende llevar a cabo. Desde aquí se traslada la petición a la Junta Electoral Central, que da un plazo de nueve meses para reunir las firmas de rigor, que habrán de ser autenticadas.

¿Qué se puede plantear cómo ILP?

A fin de conocer con mayor detalle qué clase de iniciativas se pueden llevar a cabo o no, Mejide ha charlado brevemente con el magistrado Joaquim Bosch, portavoz territorial de Juezas y Jueces para la Democracia. "No se pueden plantear aprobaciones de leyes sobre temas que afecten a leyes orgánicas o cuestiones de derechos fundamentales y libertades públicas; sobre temas referentes a la ley del indulto; sobre cuestiones tributarias, sobre la ley de presupuestos generales del estado... Todo esto limita muchísimo lo que se puede presentar y por eso ya cerca de la mitad de las que se presentan son inadmitidas a trámite", indicaba el juez, que llamaba la atención sobre los requisitos mucho más estrictos en España con respecto a otros países de la zona europea.

"En Holanda son 40.000 firmas, en Italia son 50.000, la décima parte que aquí. Nuestra democracia tiene muchas limitaciones de los mecanismos de participación ciudadana", hacía ver al presentador, antes de sugerir una posible idea de ILP: "Quizás una que regulara de forma adecuada todo lo relacionado con la corrupción".

"La apuntamos también", indicaba Risto que, tras oír al experto, avisaba a la audiencia en tono bromista: "A todos los que estuvieran ya escribiéndonos una ILP consistente en que los fusilen a todos [los políticos], ya saben que no se puede al ser un derecho fundamental, como es la vida".

Ya intentaron fundar un partido político, PNLH

No es esta la primera vez que el espacio pretende llevar a cabo algún tipo de acción ciudadana. Ya en septiembre de 2019, Risto anunció la intención de crear un partido político bajo las siglas PNLH (Peor no lo haremos) para protestar, decían, por la incapacidad de formar gobierno, en un momento marcado por la repetición electoral.

Finalmente, tras semanas cebando la idea, acabaron echándose atrás. "La decisión se basa en diversos factores. No estamos preparados, no tenemos las 57 mil firmas necesarias, no tenemos los 37 integrantes necesarios para la lista, somos más útiles en la televisión y es necesario un programa con sentido del humor", justificó la decisión.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba