Serán la directora y un guarda de la cárcel

Adriana Torrebejano y Fernando Gil fichan por 'Dos años y un día', la comedia de Arturo Valls para Atresmedia

Adriana Torrebejano y Fernando Gil

Redacción

Dos años y un día, la nueva comedia de Atresmedia protagonizada por Arturo Valls, amplía su reparto con Adriana Torrebejano y Fernando Gil. La serie narrará la caída de un famoso y querido actor y presentador; que es condenado a cumplir una pena de dos años y un día por un delito de ofensas religiosas por un inocente pero desafortunado chiste.

Atresplayer Premium promociona sus próximas bazas reuniendo a todos sus protagonistas en un vídeo

Atresplayer Premium promociona sus próximas bazas reuniendo a todos sus protagonistas en un vídeo

Los fichajes han sido avanzados por Bluper, que concreta que la actriz interpretará a la directora de la cárcel donde cumplirá condena el personaje encarnado por el cómico. Gil, por su parte, será guarda de la prisión.

Torrebejano suma nuevo proyecto tras la también comedia de HBO Max Sin Novedad y el talent de repostería Bake Off Celebrity en Amazon Prime Video; ambos sin fecha de estreno confirmada. Previamente ha aparecido en otros títulos como Luimelia, Amar es para siempre, Hospital Valle Norte y El secreto de Puente Viejo. Gil, por su parte, ha aparecido en Servir y proteger, Sabuesos y Anclados.

Producida por Atresmedia Televisión en colaboración con LACOproductora, Estela Films, Globomedia (The Mediapro Studio) y Pólvora Films, Dos años y un día está escrita por Raúl Navarro (El Vecino, El fin de la comedia, El cielo puede esperar), Miguel Esteban (Capítulo 0, El Vecino, Nasdrovia), Sergio Sarriá (Nasdrovia) y Luismi Pérez (Nasdrovia, Malaka, Capítulo 0). Montse García, Arturo Valls, Jorge Pezzi y Félix Tusell son los productores ejecutivos de esta ficción del sello Series Atrresmedia y Lucía Alonso-Allende es la coproductora ejecutiva.

Sinopsis de 'Dos años y un día'

Carlos Ferrer es un actor y presentador que lleva doce años disfrutando del cariño de todo el país, pero cuando es elegido para dar el pregón de Carnaval en un pequeño pueblo de Sevilla, hace una broma que le provoca una demanda por delito contra los sentimientos religiosos admitida a trámite por un juez devoto y que acaba con Carlos en la cárcel.

Una vez en prisión, comprobará que los clichés no son tan acertados y que en el fondo no se está tan mal… Una vez dentro, Carlos es la celebridad, el preso con el que todo el mundo quiere hacerse selfies.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats