Análisis

Así ha afectado a RTVE la cesión de los encierros de San Fermín a ETB y Navarra Televisión

Imagen de los encierros de San Fermín 2022

Los encierros de San Fermín siguen despertando el interés de la audiencia”, declaraba RTVE el pasado viernes 15 de julio, tras finalizar los festejos de Pamplona. Tras dos años de parón motivados por la crisis sanitaria de la covid-19, la edición de 2022 se despedía con una media de 1.414.000 espectadores y un 66,9% de cuota en La 1 y Canal 24 Horas. La cobertura ha certificado el éxito para la corporación, como cada año con el evento, si bien los datos cosechados este año reflejan también una bajada llamativa, derivada de una decisión no exenta de polémica por parte de la cúpula de RTVE.

Quejas y malestar por el acuerdo de TVE que cederá a ETB la señal de los Sanfermines

Quejas y malestar por el acuerdo de TVE que cederá a ETB la señal de los Sanfermines

Se trata de la cesión de la señal de los Sanfermines realizada por la propia cadena pública nacional tanto a ETB y Navarra TV (la cadena pública de Euskadi, y la privada de Navarra), impulsada por el presidente, José Manuel Pérez Tornero. La decisión generó malestar interno y hasta requirió de explicaciones del propio dirigente de la corporación durante su comparecencia de junio ante la Comisión Mixta de Control Parlamentario, donde recalcó que esta cesión “no es ningún regalo”, sino “un intercambio”. Un intercambio del que ya se conocen los resultados.

RTVE pierde 1.8 puntos, y La 1 iguala su mínimo histórico

Como era lógico, el hecho de que ambas cadenas hayan dispuesto de la retransmisión de RTVE para ofrecerla en sus respectivas parrillas ha tenido efectos negativos para la propia cadena pública. RTVE cierra los encierros de San Fermín 2022 con una pérdida de 1.8 puntos porcentuales de cuota, así como con una bajada de 56.000 espectadores respecto de 2019. Como indicábamos anteriormente, RTVE registra en simulcast (La 1 y Canal 24 Horas) un 66.9% y 1.414.000 televidentes durante la semana de festejos, frente a los realizados tres años antes, cuando la corporación cosechó 68.7% y 1.470.000 espectadores.

Si se agregan los datos cosechados con la señal en ETB1 y Navarra TV, la señal de RTVE acumula un 68.4% y 1.445.000 espectadores. De ello se desprende que la emisión en Euskadi y Navarra suma 1.5%. En el caso de que RTVE hubiera tenido la audiencia total sin compartir la señal, la diferencia con respecto a 2019 hubiera sido de apenas 3 décimas con respecto al resultado de 2019. Así lo reflejan el desglose interno de la corporación al que ha tenido acceso verTele.

En lo que respecta a La 1, son sus cifras las que reflejan la caída global: con un 58.6%, cae 2.5 puntos respecto del dato de 2019, evidenciando el efecto de la compartición de derechos. Así, el primer canal termina con su share histórico más bajo, empatando con el del año 2006, y sin contar los años 2007 y 2008, cuando Cuatro arrebató la retransmisión completa y la pública solo emitió los encierros.

En cambio, Canal 24 Horas mejora sus prestaciones con un 8.3%. En 2019, aportó el 7.6% de la audiencia al total de RTVE.

Los resultados en Navarra y Euskadi

Si nos basamos en los resultados obtenido en cada comunidad, los encierros lograron una audiencia del 78,4%, con 69.000 espectadores de media en Navarra, según destacó RTVE en su comunicación oficial. Pese a lo elevado del dato, al compararlo con los datos internos, se evidencia el efecto de repartir la señal: el simulcast experimenta una bajada de casi 20 puntos con respecto a 2019, cuando anotó en este territorio un 98.1%.

El análisis se completa al analizar el resultado global en Navarra, que se cifra en un 93%, según maneja la corporación, si bien hay que tener en consideración que esta comunidad no está instituida como “ámbito Kantar”, por lo que sus cifras son menos sólidas que en otras zonas. Frente a ese 78.5% de RTVE, ETB1 atesora un 8.6%, y Navarra TV, un 6.6%, según los datos de uso interno.

En el caso de Euskadi, la audiencia de RTVE es del 75.4%, frente al 87.2% del resultado global de los Sanfermines (10.3% para ETB1 y 1.2% para Navarra TV).

El contenedor 'Vive San Fermín' sí da el chupinazo el audiencias

No todo los datos son negativos para RTVE. De hecho, se lleva una importante alegría con Vive San Fermín, que este año ha estado presentado por Julian Iantzi y Ana Prada en relevo del veterano Javier Solano, que se jubiló tras casi tres décadas al frente de los encierros. El contenedor, tal y como destacaba la corporación en su nota pública, hacía una media de 794.000 espectadores y una cuota del 52,9%, que es la más alta desde 2014 y que mejora en 1.1 puntos la de 2019.

Por lo tanto, frente a la caída de audiencias de los encierros, que obedece a la emisión conjunta, contrasta el incrementa de este programa especial. Algo que estaría explicado en el hecho de que la corporación hubiera logrado recuperar parte del público repartido durante los encierros, ya que RTVE es la única que ofrece esta clase de contenidos complementarios.

Petición de otras autonómicas, y explicación de Tornero

Aunque la solidez de los datos totales es palpable, la operación tenía un efecto ahora evidenciado en las cifras obtenidas por RTVE. Semanas atrás, y al hilo de las dudas suscitadas, Pérez Tornero rechazó hablar de cesión, sino de “intercambio”, puesto que el acuerdo suscrito con ETB implicaba que la corporación recibía la retransmisión del concierto de Fito y Fitipaldis en Bilbao que se emitió el 11 de junio en La 2 con buen dato de audiencia. El profesional insistió en que el acuerdo se insertaba dentro de la “línea de la cooperación” que se pretende seguir con otras cadenas, especialmente púbicas, aunque sin descartar a operadoras privadas.

Lo que generó enfado fue el hecho de que otras cadenas autonómicas como Telemadrid y Castilla-La Mancha Media, también solicitaron acceso a la señal y les fue denegada. Tornero defendió en una misiva interna este rechazo y aclaró que el contrato suscrito con ETB y Navarra TV no era “extrapolable al conjunto del territorio del Estado”. Su objetivo pasaba, según sus palabras, en “aumentar la difusión de un evento entre un público muy concreto” circunscrito al ámbito vasco y navarro, sin que se pretendiera “generalizarlo”.

Eso no ha impedido que la decisión provocase críticas no solo dentro del ámbito de FORTA, sino también en el seno de RTVE. CC.OO. ya lamentó que el presidente de la compañía pública “regalase a la radiotelevisión pública una de las joyas de la corona de TVE”, señalando directamente al consejero a propuesta del PNV; Juan José Baños.

Etiquetas
stats