Ana Bernal-Triviño volvió a Telecinco para reafirmarse en sus críticas contra la “violencia mediática” a Rocío Carrasco

Ana Bernal-Triviño, durante su intervención en 'En el nombre de Rocío'

Ana Bernal-Triviño no se quiso perder el final de En el nombre de Rocío en Telecinco. La periodista especializada en violencia de género estuvo presente en el desenlace de la segunda docuserie de Rocío Carrasco tras haber participado activamente como tertuliana en la primera, Rocío, contar la verdad para seguir viva, donde se hizo notar por sus análisis y reflexiones sobre el caso de la hija de Rocío Jurado y Antonio David Flores. De hecho, a principios de año también se dejó ver en Montealto: regreso a casa, aunque por el camino comunicó que no estaría presente en los debates de En el nombre de Rocío.  “No lo tengo previsto, la próxima temporada va sobre la familia y mi especialidad no es la prensa del corazón”, explicó en el verano de 2021.

'En el nombre de Rocío' terminó con lágrimas de Jorge Javier y un emotivo mensaje del equipo

'En el nombre de Rocío' terminó con lágrimas de Jorge Javier y un emotivo mensaje del equipo

La periodista cumplió con su palabra al no ser parte de esta segunda docuserie, si bien este lunes hizo una excepción tras recibir la invitación de Anaís Peces, directora de En el nombre de Rocío. “Nunca os soltaré de la mano. Con vosotras”, respondió Ana Bernal-Triviño, que finalmente volvió a plató. Y lo hizo, entre otras cosas, denunciando el hostigamiento que sufre en redes sociales desde que participó en la primera serie documental. Entonces, la periodista dijo estar pagando “muy caro” haber formado parte de Rocío, contar la verdad para seguir viva, y este lunes fue más allá.

“El caso de Rocío Carrasco es muy representativo de la sociedad. Nada más tenemos que ver que lo que ocurre en las redes sociales cada vez que se emite este documental. El hostigamiento hacia Rocío Carrasco, pero el odio y los mensajes misóginos que se vierten ahí de forma continua no solo hacia Rocío, sino también a quienes nos sentamos en este plató y que llevamos sufriendo desde que empezó el caso de Rocío Carrasco. No es casualidad, es porque hay un caldo de cultivo en una sociedad que, como demuestra el Barómetro de la Juventud, estamos retrocediendo y que ese machismo y esa reacción están ocurriendo”, afirmó al respecto.

A todo esto, Ana Bernal-Triviño aprovechó su intervención en el programa para lamentar lo que también lamentó en su momento, que no se ha aprendido mucho de la primera docuserie. “Tendríamos que haber llegado a esta segunda etapa habiendo entendido la primera y no cuestionándola, ni siguiendo viendo capítulos de violencia mediática como hemos seguido viendo ni haber seguido revictimizándola en tantísimos testimonios. Lamentablemente esa ha sido la realidad, y me temo que va a seguir. Y esto ha sido nada más que un reflejo de lo que sigue sucediendo en la sociedad”, apuntó la periodista, que ya en el pasado se mostró crítica con Telecinco por “banalizar” el caso de Rocío Carrasco.

Esta vez, la tertuliana también puso el foco en la normalización del machismo y su trato por parte de los informativos de televisión. “El machismo está muy normalizado. Cada vez que se asesina a una mujer en España, ¿abren con la noticia los informativos? Muy pocas veces. Nos tienen que asesinar de tres en tres para que terminemos abriendo los informativos”, denunció Bernal-Triviño antes de señalar a Rocío Carrasco como una víctima del sistema: “Lamentablemente también hay un Todos contra una [en alusión al título del capítulo final de la docuserie], entiendo yo, en cuanto a un sistema que ha fallado a Rocío Carrasco como falla a tantísimas mujeres en los [casos en los] que se dicta un sobreseimiento”.

“Rocío ha sido el espejo y el retrato de muchísimas víctimas de este país, que también quiero que tomen conciencia a través de esta docuserie de que se puede pasar de ser víctima a ser superviviente, pero para esto hace falta el apoyo de toda la sociedad, hace falta el apoyo de toda la familia y hace falta el apoyo de todas las instituciones. Y aquí creo que todavía hay una asignatura pendiente”, concluyó la periodista.

Etiquetas
stats