Déjate querer

Anabel y Omar se reencontraron en 'Déjate querer': lágrimas, abandono y una conclusión

Anabel Pantoja y Omar Sánchez en 'Déjate querer'

Anabel Pantoja y su expareja Omar Sánchez se reencontraron este sábado en Déjate querer. Era la primera vez que se veían desde que ella viajó a Honduras para concursar en Supervivientes 2022, donde la influncer comenzó una relación amorosa con Yulen Pereira. El culebrón se había gestado durante meses, así que era máxima la expectación por lo que fuera a ocurrir en el plató de Toñi Moreno.

Miguel Temprano, contra el 'Deluxe': "Han prescindido de mis servicios como Don Vito Corleone"

Miguel Temprano, contra el 'Deluxe': "Han prescindido de mis servicios como Don Vito Corleone"

La presentadora catalana ofició esta ceremonia en la que no hubo reproches ni malas palabras a pesar de que la relación se dio por muerta.

“Necesito verle”, confesó emocionada Anabel antes de cruzarse con su exmarido en el plató. Y antes de que llegara la hora de la verdad, mientras se estaba proyectando un vídeo sobre la relación que les llevó hasta el altar mayor hace un año, la sobrina de la cantante se echó a llorar y abandonó el plató como tantas veces ha hecho en Sálvame, su programa.

“Le he escuchado la voz y me he puesto a temblar. Me da mucha pena todo”, expresó entre sollozos y arropada por la presentadora, que salió a consolarla. Mientras, el vídeo continuaba apareciendo en esa pantalla gigantesca que les separaba, al otro lado de la cual se encontraba Omar con los ojos vidriosos.

“Yo lo que quiero es vivir la vida”, continuó llorando la invitada, que regresó al plató pocos segundos después limpiándose las lágrimas y aplaudida por el público. Omar, aparentemente, no era consciente de todo lo que había ocurrido al otro lado del pantallón.

“Tenía que verte a ti primero porque te lo mereces y porque, aunque pueda sonar raro, te quiero. No puedo hablar en pasado. Sé que ha podido ser bastante doloroso por lo que has pasado, pero yo no quería hacerte daño, y si lo he hecho, perdóname. Aunque lo pude evitar no lo hice y el daño ya está ahí”, se disculpó ella.

“Allí me olvidé de todo, estaba como en una burbuja y pasó lo que tuvo que pasar. Ahora no puedo ni mirarte a los ojos. No se me ha ido todo lo que hemos vivido, espero que no se te olvide ese día tan bonito que pasamos cuando nos casamos. He luchado por ti y tú has luchado por mí”, continuó Anabel, que dijo que había marchado a Honduras con el deseo de regresar a España queriendo retomar la relación.

“Me gustaría que no nos dijéramos adiós para siempre. Me gustaría que estuvieras en mi vida siempre, pero si no quieres, lo entiendo”, agregó en tono conciliador. “Me gustaría que fuéramos amigos”.

“Ojalá volvieras a estar enamorada de mí”

Él, en cambio, necesita tiempo para cicatrizar la herida. Aunque evitó los reproches, no escondió su dolor. “Ojalá volvieras a estar enamorada de mí”, dijo nada más comenzar.

Pero las cosas son como son, asumió el canario: “No pienso que seas una mala tía. Cuando te enamoras eres así de loca y haces lo que sea, pero tienes que dejar de pedir perdón, ya me lo pediste una vez y es suficiente. No me tienes que pedir perdón por enamorarte, aunque sí por algunas acciones que yo no hubiera hecho”.

“Ahora no es posible una amistad porque eso requiere tiempo para que se asimilen muchas cosas. Te deseo lo mejor”, concluyó Omar, que también comenzó una relación sentimental durante la emisión de Supervivientes.

Es más, tuvo también buenas palabras hacia Yulen: “Lo veo un tío súper noble, como yo. Quiero que sean felices y que disfruten como has disfrutado conmigo. No voy a dejar de quererte, pero ahora nuestros caminos se han separado y quizá en un futuro podamos tener esa amistad”.

“Lo que tú decidas, yo lo acato”, respondió sonriente Anabel desde la otra esquina del plató. Minutos después, por fin, se alzó el mural que les separaba y pudieron fundirse en un abrazo.

Etiquetas
stats