First Dates
El asombro de Sobera y Matías ante las exigencias de una soltera: “Los feos para las feas”

Carlos Sobera, en 'First Dates'

Paula Hergar


Aunque ya son muchos los años que llevan tanto Carlos Sobera como Matías en el restaurante de First Dates, aún quedan solteros capaces de sorprenderles. Ese fue el caso de Andrea, una joven de 24 años con una “autoestima muy alta”.

Las gemelas de 'First Dates' hablan de su vida con TOC: "Te tragabas las lágrimas y la ansiedad"

Las gemelas de 'First Dates' hablan de su vida con TOC: "Te tragabas las lágrimas y la ansiedad"

Al presentarse a cámara, la soltera se definía de la siguiente manera: “Jamás me enamoraría de un feo porque soy una persona que me gusta cuidarme, hacer planes en pareja y es por cómo me siento a su lado. Tengo mucho amor propio, la autoestima alta y necesito un chico a mi altura”.

Así, al sentarse en la barra, Sobera le preguntaba a qué se dedicaba: “Soy maquilladora, camarera, peluquera... un poco de todo”. Un ritmo de vida que también argumentaba: “Soy muy ambiciosa, me dedico 100% a trabajar porque en un futuro quiero vivir ocmo una reina”.

El presentador también quiso saber la razón por la que no tenía pareja: “Soy muy exclusiva. Quiero que sean guapos, no puedo estar con uno feo, por favor. Los feos para las feas”, soltó y Sobera no pudo reprimir su asombro levantando las cejas. “Que se cuiden y que entrenen todo, que estén compensados, que no solo entrenen lo de arriba. El estilo da igual porque le cambio, no pasa nada” añadió.

Ante tal afirmación, Matías transmitió su indignación: “¿Le cambio? Mucha suerte eh”, comentó el coctelero. A la vez que el presentador se unió a la ironía: “¡Buena suerte Andrea!”.

Por la puerta entró Rubén, el chico que iba a convertirse en su cita pero que a ella no le gustó: “No me ha molado porque yo soy muy presumida y si él ha venido a conocer al amor de su vida no se ha arreglado”, dijo refiriéndose a que llegó con unos vaqueros y un jersey. “Me parece físicamente muy normal, del montón. Yo me considero superior”, sentenció.

Así, finalmente él aceptó tener una segunda cita pero ella tuvo claro que no quería volver a verlo.

Etiquetas
stats