Especial

Be Mad se transforma en un canal de cine tras seis años a la sombra a base de reposiciones

Gladiator, una de las primeras películas del renovado Be Mad

Pedro Zárate


Be Mad se reinventa. La cadena de Mediaset deja atrás la reposición de programas como Volando voy, Planeta Calleja y Callejeros, que hasta ahora venían ocupando el grueso de su parrilla diaria, para convertirse en un canal temático de cine. La “emisión de películas en alta definición”, aclara el grupo, será el eje de la nueva etapa del canal, que dará comienzo este jueves 1 de septiembre con un maratón de películas de romanos. Entre ellas, Augusto (9:30 horas), Nerón (13:15h), Barrabás (19:15h) y, cómo no, la mítica Gladiator (22:00h), que ocupará el primer prime time de este renovado Be Mad.

Así se avecina la próxima temporada de Telecinco, que buscará recuperar el trono perdido con estas apuestas

Así se avecina la próxima temporada de Telecinco, que buscará recuperar el trono perdido con estas apuestas

A partir de aquí, la cadena ofrecerá más de 200 películas diferentes gracias a los acuerdos firmados por Mediaset con estudios de la talla de Disney, Warner, Universal o Sony, los cuales permitirán la emisión en próximas fechas de clásicos del cine como Apocalypse Now, Encuentros en la Tercera Fase, Instinto Básico, Lawrence de Arabia, la saga de El planeta de los Simios, Batman, El puente sobre el río Kwai, Tiburón y Los Goonies.

“Abrimos ahora a través de Be Mad una nueva ventana al género cinematográfico, con un potente catálogo de películas inicial que irá aumentando progresivamente, en una estrategia enfocada a seguir proponiendo una oferta de calidad dirigida a complementar el perfil multi target de la familia de canales del grupo. Lo haremos a través de eventos de programación tematizados por géneros cinematográficos, con el fin de proponer citas al espectador y seguir así potenciando nuestra oferta en los canales temáticos”, señala Sergio Calderón, director de Be Mad.

Así será la nueva programación de Be Mad

La nueva estrategia de programación del canal girará en torno diferentes eventos, efemérides y ciclos temáticos por género. Entre ellos, CineMad Paradiso (cine clásico), Mad in Spain (español), Hollyblood (terror/suspense), Action Mad (acción/thriller), ¡Vaya Des-Mad-Re! (comedia), Galaxia 7 (ciencia ficción), Locaventuras (aventuras), Directed By’ y Todos al salón (familiar), entre otros.

Los primeros eventos temáticos se producirán este jueves con el ya comentado maratón de películas de romanos, bautizado para la ocasión como Imperium Day. Le seguirán en próximos días los siguientes:

  • 'Galaxia 7' (viernes 2): emisión de títulos de ciencia ficción como Encuentros en la tercera fase, Terminator y Outlander.
  • 'And the Oscars goes to... Be Mad (sábado 3): emisión de películas ganadoras del Oscar como Ghandi, Lawrence de Arabia y Spotlight.
  • ¡Vaya Des-Mad-Re! (domingo 4, desde la mañana): emisión de las dos primeras entregas de la franquicia American Pie.
  • 'Be +18 Mad' (domingo 4, a partir de las 22:00h): emisión de Instinto Básico y Jamón, Jamón coincidiendo con el año del 30º aniversario de su estreno.

Con esta transformación, Be Mad busca encontrar el hueco que hasta ahora no ha tenido en el difícil y competitivo mundo de los canales temáticos. Para ello ha apostado por un cambio radical en sus contenidos, pero también por instar al público a que reordene el canal en el número 7 de nuestro televisor. Una petición que la propia cadena justifica como un guiño al séptimo arte, pero que también suena a cadena de nuevo cuño. Lo cual refleja a la perfección lo que es Be Mad en estos momentos: un canal semidesconocido para la audiencia pese a llevar seis años en emisión.

Los inicios de Be Mad

La aventura de Be Mad arranca en el año de 2015, cuando el gobierno de Rajoy convocó un concurso de frecuencias de la TDT. Entonces se adjudicaron seis licencias, tres en Alta Definición y otras tres en calidad estándar. Las tres primeras fueron a parar a Real Madrid TV, a Atresmedia -que la usó para la creación de Atreseries- y a Mediaset, que la utilizó para crear “el primer canal divulgativo masculino en abierto en HD”, como así definió Be Mad el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile.

El objetivo, según el directivo, era “completar la sólida oferta de señales generalistas y temáticas” del grupo, así como disponer de “una nueva ventana al público más luminoso y dinámico de la televisión, uno de los más demandados por los anunciantes”. “Be Mad es el primer canal temático que nace con vocación 360 grados, complementando televisión e Internet”, añadió Vasile en solo unos días antes de que el canal viera oficialmente la luz.

La puesta de largo se produjo el jueves 21 de abril de 2016 a las 22:00 horas, coincidiendo con el estreno de Supervivientes 2016. De hecho, la primera gala del reality fue la primera emisión de la historia de Be Mad, que la ofreció en simulcast con Telecinco. Jorge Javier Vázquez, acompañado en plató por Jesús Calleja, Iker Jiménez y Mad, el bulldog que Be Mad utilizó como símbolo de su esencia, dio la cuenta atrás del arranque del nuevo canal.

Por aquel entonces, Be Mad era visto como un “Discovery Max de Mediaset” que prometía ofrecer “una nueva experiencia” televisiva con “una dosis de locura”, como decían sus primeras promos y comunicados. Palabras y buenas intenciones que pasaron a los hechos en cuestión de meses. Los que tardó el nuevo canal en lanzar sus primeras producciones originales.

Entres noviembre y diciembre de 2016, la cadena probó suerte hasta con tres diferentes. A destacar ConvénZeme, programa literario en el que diferentes personas, ya fuesen famosas o anónimas, trataban de convencer a Mercedes Milá para que leyera, o no, un determinado libro. El formato, producido por La Fábrica de la Tele (Sálvame), quedó como el primero que Milá presentó en Mediaset tras abandonar Gran Hermano, y el último que condujo para el grupo antes de poner rumbo a Movistar Plus+.

Las dos temporadas de ConvénZeme, emitidas entre finales de 2016 y mediados de 2017, coincidieron en el tiempo con la única tanda que tuvo Be the Best, programa en el que Rafa Lomana, hermano de Carmen Lomana, finalista de Supervivientes 2014 y actual diputado de Vox por Albacete, se retaba con deportistas de élite a la vez que conversaba con ellos sobre sus éxitos y sus rutinas de entrenamiento.

El corto recorrido de éste contrasta con la larga vida que está teniendo Río Salvaje. El espacio de pesca conducido por Kike Calleja, hermano de Jesús Calleja, se estrenó casi a la par que las otras apuestas mencionadas de Be Mad, pero aún sigue en emisión tras cinco temporadas y alguna que otra redifusión en Cuatro haciendo dupla con Planeta Calleja. La quinta tanda, estrenada en febrero, es uno de los escasísimos contenidos originales que Be Mad ha emitido este año, lo que resume la deriva tomada por la cadena con respecto a sus prometedores inicios.

Un apoyo para los eventos deportivos de Mediaset

La apuesta por las reposiciones, que tanto ha marcado al canal en las últimas temporadas, nada tiene que ver con esos primeros pasos en los que Be Mad presumía de tener una identidad propia. O, al menos, una voluntad por dirigirse “a un público urbano, comercial, intrépido y con inquietudes culturales”, tal y como demostró en el verano de 2016, cuando se convirtió en la televisión oficial de la primera edición del Mad Cool Festival.

Al año siguiente, Be Mad también dio la sorpresa al incluir en su parrilla un formato nativo de Mtmad, Gipsy Queens, con el que pretendía hacer gala de esa “vocación 360 grados, complementando televisión e Internet” inicialmente autoimpuesta. Sin embargo, este derivado de Los Gipsy Kings se quedó en una excepción y no como el principio de una nueva vía de contenidos, que con el paso de los años fueron reduciéndose a las reposiciones y, de manera muy puntual, a eventos deportivos de gran alcance.

La Eurocopa 2016, el Eurobasket 2017, el Mundial 2018 y el Mundobasket 2019 han sido algunos de los campeonatos que han tenido cabida y han dado una mínima notoriedad al canal a través de programas producidos para la ocasión (Eurocopa Inside) y la emisión de aquellos encuentros de menor interés que no tenían espacio en Telecinco y Cuatro. El Eurobasket 2022, que arranca este jueves, seguirá el mismo camino y también se podrá ver parcialmente por Be Mad.

Paramount Channel, el ejemplo a seguir

Así las cosas, el baloncesto compartirá parcialmente el protagonismo con el cine en el estreno de esta nueva etapa de Be Mad, la cual hará del benjamín de Mediaset el principal rival de Paramount Network (anteriormente Paramount Channel), hasta ahora el único canal en abierto dedicado casi en exclusiva a la emisión de películas. Una circunstancia que ha permitido a la cadena de Paramount hacerse un pequeño hueco entre el inmenso catálogo de cadenas temáticas, mayoritariamente centradas en la emisión de series o de formatos de entretenimiento estadounidenses de diversa índole.

Paramount Network es, por tanto, el ejemplo a seguir y la demostración de que Be Mad todavía tiene un amplio margen de crecimiento, como así se aprecia al comparar las audiencias obtenidas por ambas cadenas en los últimos años:

  • 2016: 1.8% vs 0.4%
  • 2017: 1.9% vs 0.6%
  • 2018: 1.8% vs 0.6%
  • 2019: 1.8% vs 0.5%
  • 2020: 1.8% vs 0.7%
  • 2021: 1.7% vs 0.6%
  • 2022 (hasta agosto): 1.7% vs 0.6%

Como vemos, las dos presentan una trayectoria similar en cuanto a su regularidad o estancamiento -según cómo se mire-, con la diferencia de que Paramount Channel ha promediado el triple de audiencia en cada uno de los últimos cinco años. Visto así, el cambio de rumbo de Be Mad está más que justificado. Y más aún si tenemos en cuenta la tesitura en la que se encuentra Mediaset, que solo ha ganado tres de los últimos diez meses a Atresmedia pese a contar con un canal más (7 vs 6). De ahí que necesite que todas sus cadenas den un paso al frente para revertir la situación. Incluida Be Mad, que se pasa al cine para intentar escapar de su prolongado letargo.

Etiquetas
stats