Belén Esteban se rebela contra la dirección de 'Sálvame' tras una broma musical: “¿Te parece bonito?”

Belén Esteban, durante su discurso en 'Sálvame'

Belén Esteban dejó este miércoles un 'momentazo' en el plató de Sálvame. Uno más para la de San Blas, que en esta ocasión hizo gala de su espontaneidad para mostrar su malestar con la dirección del programa.

Belén Esteban volvió repartiendo críticas a 'Sálvame', que confirmó el fichaje de Avilés

Belén Esteban volvió repartiendo críticas a 'Sálvame', que confirmó el fichaje de Avilés

Todo comenzó cuando la Esteban y el resto del equipo estaban comentando la última hora de Anabel Pantoja y los cuidados de su padre. En un momento, Belén, harta de que su amiga siempre quede como la mala de la película, cogió su muleta, se levantó y se fue del plató. Una escena llamativa que la dirección de Sálvame acompañó, a modo de broma, con una música típica de paso de Semana Santa. Algo que no sentó bien a la tertuliana por mucho que dijera que lo contrario, pues en cuestión de segundos alzó la voz para dejar las cosas claras.

“Hasta abril no me va a dar el alta [definitiva, aunque ahora tiene una por mejoría], porque yo no tengo un esguince, tengo una pierna rota. Pero por mi psicóloga me han mandado trabajar. Yo, Alberto, me podría haber quedado en mi casa hasta abril viéndolas venir, pero soy una tía responsable. Y aunque te parezca que no, quiero a mi programa con todo lo que me hacéis”, empezó diciendo Belén a la dirección del programa, que inicialmente quiso dejar las cosas ahí. Sin embargo, su propio carácter se lo impidió, así que volvió a coger la maleta para levantarse, desplazarse hasta el centro del plató y soltar un nuevo discurso.

“Me da igual que haya cámaras y que me vea España entera. Sé que me van a hacer muchos memes, y me encanta que me hagan memes, por cierto. Pero te voy a decir una cosa, Alberto. Yo podría estar ahora mismo en mi sillón, porque ayer [por el martes] me lo pusisteis un día. ¡Seréis malos!. El sillón un día. Vengo porque quiero a mi programa y por mi cabeza. Porque te digo una cosa, Alberto, si yo soy otra me quedo hasta abril en mi casa sin moverme, ¿me entiendes? Yo soy una tía responsable, y puedo, lo que pasa es que me duele el tema de mi amiga Anabel Pantoja. Pero no voy a permitir que aquí se digan cosas que no son verdad, ¿vale? Como he hecho toda mi vida”, aseguró Belén ante todos los allí presentes, que atendían sin pestañear a sus palabras.

“Y ahora voy a salir en todos los lados y me pondrán verde. Sí, ponedme verde, me da exactamente lo mismo. Vengo tres horas. Antes venía de 16:00 a 19:00, y ahora me han puesto de 17:00 a 20:00. El lunes a lo mejor me ponen de 18:00 a 22:00, y hago el Piqueras con él. Entonces, mi vida es una mierda”, añadió acto seguido para, ya en su sitio, lanzar un último mensaje: “Y voy todos los días a rehabilitación dos horas y media. Luego me vengo aquí a aguantar a mi amigo Alberto y a mi amigo David Valldeperas, que porque les quiero, pero a veces me dan ganas de mat... ¿Tú te crees que es una gracia que mi madre me haya visto ahora salir y me ponga como la Esperanza de Triana? ¿Te parece bonito?”, concluyó la Esteban para finalizar su intervención.

Acto seguido, el público reaccionó a sus palabras con aplausos y Adela González, con lágrimas en los ojos fruto de la risa. “Gracias por estos ratitos”, dijo la presentadora mientras la dirección de Sálvame se tomaba al pie de la letra ese “ponedme verde” de la Esteban, pues cogieron el rostro de la colaboradora y lo pusieron verde, azul, morado y otros colores. Todo ello al ritmo del Despechá de Rosalía, hit que la propia Belén Esteban no dudó en bailar desde su asiento y con una sonrisa en la cara.

Etiquetas
stats