El Objetivo

Bob Pop, por la difícil unión de la izquierda andaluza: “Partidos que se financian ilegalmente no tienen ese problema”

Bob Pop y Ana Pastor

“Hoy vengo más subjetivo que nunca”, aseguró Bob Pop nada más arrancar su intervención en El Objetivo este miércoles, antes de pronunciarse sobre el que definió como el “movidote” de la Izquierda en Andalucía. Lo primero que hizo el colaborador fue preguntar a Ana Pastor si ellos estaban “siempre de acuerdo en todo”. La periodista indicó que no y ambos reconocieron que discrepan “bastante”. “¿Pese a eso nos queremos y respetamos? Absolutamente”, coincidieron. Con ello, el crítico televisivo quiso demostrar que “sí se puede” y que era algo aplicable a la política.

Bob Pop se preguntó sobre el viaje para ver al "rey comisionista" de su familia: "¿Quién pagó?"

Bob Pop se preguntó sobre el viaje para ver al "rey comisionista" de su familia: "¿Quién pagó?"

Bob Pop describió lo sucedido en torno a las elecciones andaluzas como un “barullo” del que extrajo que, “después de todo el lío”, a la izquierda del PSOE hay dos candidaturas, la de Adelante Andalucía con Teresa Rodríguez y Por Andalucía con Inmaculada Nieto. Ante todo, eso sí, aseguró que ha habido “una papeleta. Ha sido todo un poquito de que te deba vergüenza”. “Un poquito de Paquita Salas”, sumó la presentadora de laSexta.

Al mismo tiempo, expuso que los medios de comunicación “se han cebado, pero no nos emparanoiemos, ha sido igual que cuando Sánchez iba a romper el PSOE o cuando Ayuso se llevó al PP por delante. Y míralos, ahí están tan pichis los dos”. El colaborador no se mostró especialmente preocupado por lo sucedido, ya que defendió que “el lío está bien siempre. Hay que dar de comer a los tertulianos”. No obstante, puso el foco en las “muchas implicaciones” derivadas de la situación.

“¿Se le puede perdonar a la izquierda que esté todo el rato en modo La vida de Brian?”, preguntó Pastor. Bob Pop replicó que no, antes de exponer la importancia que en este caso ha tenido el dinero a la hora de complicar la unión de la izquierda. Cuantías que, como destacó, “son importantes para llevar a cabo proyectos políticos”. “Eso es algo que le pasa a los partidos que se financian legalmente. Los que lo hacen ilegalmente no tienen ese problema tan acuciante de las subvenciones, del dinero por los escaños, etc. (...) No tienen esa pelea porque te lo estás llevando por otro lado”.

Asimismo, el crítico argumentó que “los grupos de izquierda vienen a hacer política de otra forma y es horrible que se sumen al mantra de 'todos los políticos son iguales'. Porque no es verdad”. Al mismo tiempo añadió que “si vas a hacer políticas públicas diferentes a los demás, ¿por qué haces política interna igual que los demás? Eso no se puede permitir”.

Por último, compartió que quiere que “la política sea un contrapoder. No quiero que me gobierne la misma gente que me manda. Quiero que me gobierne la gente que controla a la gente que manda”, en la que incluyó a las “grandes empresas y corporaciones”. “En un gobierno de derechas siempre coinciden quien gobierna con quien manda”, concluyó.

Etiquetas
stats