Broncano logró que Amaia Romero respondiera a un whatsapp que tenía pendiente desde hacía 4 años

Paula Hergar

Amaia Romero regresó a La Resistencia, tres años después de su primera visita. La artista acudió al programa de Movistar+ para promocionar su Gira 'Cuando no sé quién soy' y el nuevo tema que ha lanzado con Aitana 'La canción que no quiero cantarte'.

Pero además de publicitar su trabajo, la cantante se apuntó a saltar sobre el escenario, firmar un disco de vinilo a un fan del público, someterse a la máquina de calambrazos para llegar hasta el quinto nivel y obsequiar a David Broncano con un regalo en forma de actuación.

Amaia se apuntó a todo lo que le propuso el presentador, pero si algo llamó la atención - e incluso aseguraron que lo harán con los próximos invitados- fue la idea de responder al mensaje más antiguo que tuviera en whatsapp sin contestar. Y es que, llegaron a ese punto porque ella confesó ser un desastre con las redes sociales y tener numerosos mensajes que nunca ha contestado porque ha pasado tanto tiempo que yale daba “vergüenza”.

Sin embargo, Broncano explicó que hace poco decidió responder a todos los pendientes, e incluso a otro de hacía años cuando trabajaba en otro programa: “Me preguntaba a qué hora iba a llegar, y contesté que creía que al final no llegaba”.

Tras las risas, Amaia aceptó y buscó en su teléfono la conversación pendiente más antigua, que databa de hace 4 años y era de una tal “Eva piano”. Una chica con la que coincidió en un bolo y que le escribió al salir de Operación Triunfo para felicitarle por su concurso. “Me cayó genial, fuimos juntas en un coche de camino a un bolo y coincidimos en una boda”, recordó la artista que respondió como si no importaran los años transcurridos.

“¡Hola Eva! Muchísimas gracias, te mando un beso enorme. ¡Qué recuerdos la boda, jaja! Espero que te vaya bien” y añadió un emoji de un abrazo y una palmera. Algo que aplaudieron tantoel público como el presentador.

Amaia Romero regresó a La Resistencia, tres años después de su primera visita. La artista acudió al programa de Movistar+ para promocionar su Gira 'Cuando no sé quién soy' y el nuevo tema que ha lanzado con Aitana 'La canción que no quiero cantarte'.

Pero además de publicitar su trabajo, la cantante se apuntó a saltar sobre el escenario, firmar un disco de vinilo a un fan del público, someterse a la máquina de calambrazos para llegar hasta el quinto nivel y obsequiar a David Broncano con un regalo en forma de actuación.

Amaia se apuntó a todo lo que le propuso el presentador, pero si algo llamó la atención - e incluso aseguraron que lo harán con los próximos invitados- fue la idea de responder al mensaje más antiguo que tuviera en whatsapp sin contestar. Y es que, llegaron a ese punto porque ella confesó ser un desastre con las redes sociales y tener numerosos mensajes que nunca ha contestado porque ha pasado tanto tiempo que yale daba “vergüenza”.

Sin embargo, Broncano explicó que hace poco decidió responder a todos los pendientes, e incluso a otro de hacía años cuando trabajaba en otro programa: “Me preguntaba a qué hora iba a llegar, y contesté que creía que al final no llegaba”.

Tras las risas, Amaia aceptó y buscó en su teléfono la conversación pendiente más antigua, que databa de hace 4 años y era de una tal “Eva piano”. Una chica con la que coincidió en un bolo y que le escribió al salir de Operación Triunfo para felicitarle por su concurso. “Me cayó genial, fuimos juntas en un coche de camino a un bolo y coincidimos en una boda”, recordó la artista que respondió como si no importaran los años transcurridos.

“¡Hola Eva! Muchísimas gracias, te mando un beso enorme. ¡Qué recuerdos la boda, jaja! Espero que te vaya bien” y añadió un emoji de un abrazo y una palmera. Algo que aplaudieron tantoel público como el presentador.

Amaia Romero regresó a La Resistencia, tres años después de su primera visita. La artista acudió al programa de Movistar+ para promocionar su Gira 'Cuando no sé quién soy' y el nuevo tema que ha lanzado con Aitana 'La canción que no quiero cantarte'.

Pero además de publicitar su trabajo, la cantante se apuntó a saltar sobre el escenario, firmar un disco de vinilo a un fan del público, someterse a la máquina de calambrazos para llegar hasta el quinto nivel y obsequiar a David Broncano con un regalo en forma de actuación.