Opinión

Buenafuente baja el telón de 'Late Motiv': 7 motivos por los que deja huella

Andreu Buenafuente en 'Late Motiv'

Marcos Méndez


Late Motiv cierra por última vez su telón este jueves 23 de diciembre en Movistar+. El programa de Andreu Buenafuente, que durante siete temporadas y casi seis años ha sido la bandera de #0 en su apuesta por el entretenimiento y el humor, se despide para siempre como se anunció a mediados del mes pasado.

Buenafuente, más allá del primer plano: lo que la TV le debe como productor

Buenafuente, más allá del primer plano: lo que la TV le debe como productor

El showman inicia una nueva etapa sin su programa en la que podrá emprender más proyectos como productor, una faceta que ya hemos repasado recientemente y que le hará seguir ligado a la plataforma de Telefónica. Pero cerrará las puertas a su espacio que acompaña a los suscriptores de Movistar+ (y a sus seguidores en redes sociales) en una cita diaria que se inició el 11 de enero de 2016.

En sus últimos días, Late Motiv se ha ido despidiendo rememorando recuerdos, desvelando secretos, y con muchos guiños y bromas de sus colaboradores e invitados. Pero antes de su último programa, desde verTele queremos señalar siete motivos por los que Buenafuente y todo su equipo dejan su sello y no serán olvidados.

Por su humor para inteligentes, ironía y sarcasmo

El primero es obvio, pero sin ninguna duda el motivo más importante. Porque si un late marcado por el humor no nos hubiese hecho reír, no habría aguantado siete temporadas y casi seis años en antena. Y más aún los dos últimos, en los que reírse se ha convertido en una necesidad vital ante la angustia del coronavirus.

Late Motiv nos ha hecho reír y a la vez pensar, cumpliendo los dos objetivos más deseables de la buena comedia. Nos quedamos sin los monólogos iniciales de Buenafuente, en los que cabía desde la sensibilidad por un suceso o pérdida, a la alegría por un logro, hasta (sobre todo) la ironía y el sarcasmo ligado a la actualidad, sin reparos tampoco con la política. Nos quedamos sin un ejemplo perfecto de lo que es hacer humor para inteligentes, otorgando valor a su audiencia, con todo el equipo -desde la banda, a los colaboradores y hasta los cámaras y realización- implicados para llevar más allá la complicidad con sus seguidores y crear un solo producto que buscase el humor.

Por las entrevistas

Pero Late Motiv, y en concreto Buenafuente, no sólo ha hecho reír. Quizás la mayor evolución en el presentador, desde que le conocimos en TV3 a principios de los 90, ha sido su capacidad para entrevistar. Con empatía, con interés real del presentador en lo que se iba a hablar tras estudiarse la charla, Late Motiv deja también grandes momentos en sus entrevistas.

Unas entrevistas que nunca han estado despojadas de humor, pero que sí han sabido dejarlo de lado para conocer más a sus invitados, para generar confianza y para permitir ir más allá de lo "promocional", evitando eso sí caer en la incomodidad. En sus últimos días de programa, son muchos los invitados que le han agradecido a Buenafuente esa faceta.

Por innovar en el género 'late'

Lo cierto es que en todos estos años han habido varios Late Motivs. O mejor dicho, Late Motiv ha ido cambiando. Porque Buenafuente y todo el equipo siempre se han propuesto, sin salir de un formato tan mítico como es el del late más estadounidense, innovar y buscar nuevas formas de salirse de lo habitual.

Los ejemplos más visibles han sido sus salidas de plató, bien a Mánchester por el éxodo juvenil de españoles, a Lesbos con los refugiados, o a La Palma para apoyar y animar tras la erupción del volcán. También fue el programa que más y mejor se esforzó por realmente cambiar y adaptarse al confinamiento y la pandemia, sin renunciar nunca al humor como entonces nos explicó Buenafuente, primero desde casa y luego desde su camping-parking. Sólo volvió a su plató habitual cuando pudo recuperar a su público.

Pero más allá de lo visible, el programa siempre ha estado abierto a la "locura" de todos los que han formado parte de él, empezando por Buenafuente y llegando a su larga lista de colaboradores, lo que nos lleva al siguiente punto.

Por ser cantera de cómicos y cómicas

Una de las aportaciones más destacadas de Andreu Buenafuente ha sido, es, y seguramente será su labor de "mecenas", de "impulsor" de nuevos talentos de la comedia. No decimos que él los haya descubierto en todos los casos, pero sí que se ha atrevido -a través de su productora El Terrat- a darles una gran oportunidad en televisión. Late Motiv sin ninguna duda era la principal ventana abierta para esa labor que ahora peligra, y por la que la comedia en España puede resentirse.

Quizás los que mejor ejemplifiquen este aspecto históricamente sean Berto Romero, Bob Pop o David Broncano. Pero recientemente, en la misma línea ascendente hay que mencionar a Eva Soriano o a Miguel Maldonado, ya convertidos en referentes de nuestro humor. Otros como Raúl Cimas, Javier Coronas, Florentino Fernández o Raúl Pérez se han sumado tras labrar reconocidas carreras, lo que permite ver el nivel de consideración de Late Motiv en la comedia española. Y ese mismo atrevimiento y confianza ha hecho que el programa no se haya parado ni ante la baja de Buenafuente, dando la oportunidad a otros rostros (Eva Soriano, Leonor Watling, Coronas, Maldonado...) de ponerse al frente de Late Motiv. También, frente a los que han buscado minusvalorar la comedia hecha por mujeres, ha tomado partido con la propia Eva Soriano, con Carolina Iglesias y Victoria Martín (Estirando el chicle) y sobre todo con Laura Márquez, que pasó de guionista a colaboradora y ha demostrado con creces que lo que hace falta es depositar confianza y dar la oportunidad.

Por atreverse sin ponerse límites

Todos ellos, con el beneplácito de Buenafuente como presentador y productor, han demostrado que la aparición de los llamados "límites del humor" en los últimos años sólo ha sido una invención que responde más bien a intereses políticos. La noticia del adiós de Late Motiv coincidió con la polémica por las acusaciones contra la "censura ultraderechista" de Movistar+, que denunciaron un excolaborador como Facu Díaz, un antiguo subdirector como Bob Pop, y un exdirector del programa como Javier Durán, como analizamos.

La versión oficial dice que Late Motiv se acaba por la necesidad y las ganas de Buenafuente de iniciar otra etapa y emprender otros proyectos. Y quizás jamás sabremos si esa situación, y esas denuncias, han tenido algo que ver. Pero sería injusto olvidar los cientos de sketches, gags, chistes y secciones que ha acogido el programa son la intención siempre de hacer reír, y nunca de ofender. Entre los más míticos (y puede que entre los que más polémica generaron), la entrevista del presentador a 'Carrero Negro' precisamente para debatir sobre los límites del humor.

 360

Por la música en directo

Para los que nos gusta la música en directo, el adiós de Late Motiv es una pérdida irreparable. Y en sus últimos días, muchos de los principales artistas de España han querido agradecer públicamente a Buenafuente y a Movistar+ esa apuesta, que ahora se queda huérfana de espacios en los que brillar en televisión. Vuelven a correr malos tiempos para la música en la pequeña pantalla.

'La banda de Late Motiv' capitaneada por el maestro Pablo Novoa ha sido un activo importantísimo en el día a día del programa, hasta el punto de impulsarles en solitario tanto a ellos en conjunto como a Litus, su vocalista. Pero el show también ha aprovechado la presencia de invitados para transformarse en un escenario de lujo, con esfuerzos de iluminación y realización al nivel del mejor de los talents. El mundo de la música se ha unido también para despedir al programa, como esta misma semana han demostrado Carlos Tarque (MClan), Leiva y Ovidi Tormo (Los Zigarros).

Por abrir camino en la TV de pago

Late Motiv no ha sido el primer late show canónico de estilo estadounidense, ni tampoco el primer late español. Pero sí que se convirtió en bandera de Movistar+ desde el lanzamiento de #0, y ha abierto la puerta de la televisión de pago en nuestro país a un género que ni tan siquiera había logrado una gran adhesión en la televisión tradicional en abierto. Y lo que es aún más importante: ha echado raíces hasta animar a un gigante como la plataforma de Telefónica a apostar por el modelo USA con doble late, secundado por La Resistencia (en su origen, también producido por Buenafuente y El Terrat).

Sin que todavía se sepa qué apuesta de futuro realizará Movistar+, y si La Resistencia tendrá otra compañía, Late Motiv se despide este jueves, aunque parezca increíble. Buenafuente dice adiós, pero tras de sí deja muchos motivos para valorar casi seis años de humor y sobre todo de buena, de muy buena televisión.

Etiquetas
stats