Especial Vertele

Nueve cancelaciones del pasado en TV que hoy serían impensables

Ocho cancelaciones del pasado en TV que hoy serían impensables
Ocho cancelaciones del pasado en TV que hoy serían impensables

Hubo una época en la que anotar no más de un 20% de cuota era poco menos que un fracaso. Hoy, sin embargo, es la barrera soñada y casi inalcanzable por la mayoría de programas de prime time

Si recurrimos al refranero español, podemos decir que cualquier tiempo pasado fue mejor para las audiencias de televisión. Las plataformas de streaming, los actuales hábitos de consumo y la consiguiente fragmentación del público han hecho mella en las cifras de share de las emisiones en abierto.

Que una serie consiga una segunda temporada es casi una quimera a día de hoy. Y salvo marcas tan potentes como GHMasterChef y Supervivientes, raro es el programa de entretenimiento que supera el 20% de cuota en prime time. Sin embargo, hubo una época en la que esto no fue así. Una época en la que las cadenas generalistas retiraban formatos que hoy, con los datos en la mano, tendrían su continuidad asegurada en parrilla, pero que por aquel entonces no terminaron de cumplir las expectativas o fueron tachados directamente de fracaso.

Para poner en perspectiva cómo han cambiado los datos de audiencia y, con ello, el baremo de las cadenas para renovar o cancelar sus series y programas, recordamos 8 cancelaciones que se produjeron en el pasado y que hoy serían impensables en la televisión actual.

Tiempos de guerra (Antena 3)

Empezamos con uno de los casos más recientes y, a la vez, sintomáticos de este cambio de paradigma. La serie de Bambú Producciones se despidió en diciembre de 2017 con unos promedios del 15.5% de cuota y 2.3 millones de espectadores, siendo además líder de audiencia con su último capítulo.

Ya entonces nos preguntamos en Vertele si la ficción protagonizada por Amaia Salamanca y Álex Garcíamerecía tener una segunda temporada. De haber acabado hoy, la respuesta hubiese sido un claro “sí”. Y para muestra, un dato. De todas las series que se estrenaron la pasada temporada, solo una superó los datos cosechados por Tiempos de guerra. Fue Vivir sin permiso, de Telecinco, que concluyó su primera tanda con una media del 18.9% de share y 2.7 millones de espectadores. La siguiente en ranking, Presunto culpable (Antena 3), se quedó en un 13.2% y 1.9 millones de fieles.

Visto así, Antena 3 podría vender actualmente Tiempos de guerra como un moderado éxito. Hace solo dos años no tanto.

Anclados (Telecinco)

A lo largo de su historia, varias han sido las series que Telecinco ha cerrado prematuramente pese a sus excelentes datos de audiencia. Ocurrió con 7 vidas, Médico de familia, Periodistas o El Príncipe, por citar algunos ejemplos. En todos estos casos, los motivos que se expusieron fueron similares: o bien se quería cerrar la serie en todo lo alto o bien se consideraba que su historia no daba para más.

Esto último fue lo que dijo la cadena para explicar, allá por 2015, la cancelación de Anclados. La comedia protagonizada por Miren Ibarguren, Joaquín Reyes y Úrsula Corberó fue uno de los éxitos de aquella temporada con un 18.9% de media y 3.3 millones de espectadores. Datos más que suficientes para renovarla por una segunda temporada, como hizo Telecinco inicialmente. Sin embargo, la cadena acabó dando marcha atrás tras acordar con Globomedia que no merecía hacer más capítulos porque la serie “no tenía más recorrido argumental”.

Un motivo llamativo al tratarse de una serie que, al contrario que las veteranas 7 vidas, Médico de familia y Periodistas, no se podía dar por amortizada con solo una temporada a sus espaldas. 

Esta cocina es un infierno (Telecinco)

Dejamos las series y pasamos a los programas. Concretamente, al precursor de MasterChef en nuestra televisión. Porque allá por 2006, Esta cocina es un infierno ya puso a cocinar a famosos en televisión para compitieran entre sí por la victoria final. Con Carolina Ferre como presentadora, Mario Sandoval y Sergi Arola como jueces y un elenco de concursantes compuesto por gente como Leticia Sabater, DJ Kun, Ernesto Neyra, Bienvenida Pérez y Bárbara Rey -a la postre ganadora-, el programa dijo adiós de forma precipitada -las dos últimas galas fueron programadas la misma semana- y con una emisión final que fue vista por el 18.6% y 2.335.000 espectadores.

Esta cocina es un infierno no tuvo segunda temporada al quedarse lejos de los datos de su predecesor en parrilla, GH 7, pero por comparar con el presente, la última final de MasterChef -a su vez la menos vista de su historia- cosechó un 18.8% de cuota y 2.041.000. Así que lo que entonces fue un formato por debajo de las expectativas, hoy hubiese sido una de las ofertas más potentes de nuestro prime time.

Hotel Glam (Telecinco)

Año 2003. Entre GH 4 y GH 5, Telecinco decidió encerrar en un hotel de lujo a algunos de los personajes más “frikis” de la televisión de la época. Dícese Pocholo, Yurena, Juan Miguel, Dinio, Aramís Fuster, Malena Gracia y Yola Berrocal, entre otros. Tal cóctel explosivo dio como resultado uno de los programas más locos, polémicos y, por qué no decirlo, añorados de la televisión.

Presentado por Jesús Vázquez y con la mencionada Yola Berrocal como ganadora, Hotel Glam fue un éxito de audiencias, como así informó Vertele hace ya 16 años: “En su gala de los lunes -la de las nominaciones-, Hotel Glam obtuvo una media de casi 4 millones de espectadores (3.962.000) y el 24.6% de cuota. En los especiales de los jueves -expulsión-, el registro medio fue de 4.054.000 y 26.3% del público.”

Vistos los datos, cabe preguntarse por qué Hotel Glam fue cancelado tras su primera edición. Como recogió nuestro portal aquellos días, el entonces Presidente del Gobierno, José María Aznar, tuvo cierta influencia sobre esta decisión: “La cadena se siente aludida por la campaña “anti-telebasura” que han generado las recientes declaraciones de José María Aznar, en las que el Presidente del Gobierno responsabilizada a “empresarios y profesionales” de la emisión de este tipo de programas. Los espacios de Telecinco son el principal blanco de estas críticas, en especial referidas al ya finalizado Hotel Glam. Parece que la intención de la cadena es prescindir, a partir de ahora y en la medida de lo posible, de programas con contenidos susceptibles de provocar críticas y descalificaciones relacionadas con la “telebasura”.”

El Bus (Antena 3)

Hoy puede sonar raro, pero hubo una época en la que Antena 3 apostaba muy fuerte por los reality shows. Tras el 'boom' que supuso la primera edición de Gran Hermano en Telecinco, la cadena de Atresmedia decidió probar suerte con su propio GH, pero cambiando la casa de Guadalix de la Sierra por un autobús de dos pisos que viajaba por España con 23 concursantes a bordo.

Inés Ballester y Liborio Garcia fueron los encargados de conducir -nunca mejor dicho- este programa, considerado en su momento un tropiezo al congregar “solo” a una audiencia media del 24.9% y 3.2 millones, yéndose en su gala final hasta el 35.6% y a 4.372.000 telespectadores. Unos datos muy potentes para 2019 pero que no colmaron las expectativas de Antena 3, que meses antes vio cómo Gran Hermano 1 reventaba los audímetros con más del doble de share y de espectadores de promedio.

Aquí hay tomate (Telecinco)

El programa que revolucionó para siempre las tardes de Telecinco desapareció de forma abrupta, casi de un día para otro, a mitad de la temporada 2007-2008. Lo hizo como consecuencia del desgaste que estaba sufriendo a nivel de audiencias, como recogimos entonces en Vertele: “Su media en esta temporada (21.5% y 2.588.000) está 4 puntos y 500.000 espectadores por debajo de la anterior, y el programa no consigue superar el 20% desde que comenzó el año […] Tras comprobar que los últimos cambios introducidos en El Tomate no surtían el efecto deseado sino el contrario -la caída de audiencia se ha acusado en las últimas semanas-, los directivos de Telecinco han preferido retirar el programa en un momento en el que todavía obtiene unos datos más que dignos, en lugar de dejarlo morir. ”

Curiosamente, estos “datos más que dignos” que firmó El Tomate en sus últimos días son mejores que los que anota actualmente Sálvame. Sin embargo, en aquel lejano 2008 propiciaron el adiós del formato liderado por Carmen Alcayde y Jorge Javier Vázquez, que reaccionaron a la noticia de la cancelación con unas palabras que, leídas ahora, llaman mucho la atención: “La vida de Isabel Pantoja va a cambiar radicalmente dentro de 3 días […] Volverá a sonreír, pero estamos seguros de que no tardará en echarnos de menos, porque Aquí hay tomate acaba para siempre”. Lo que la tonadillera no sabía es que, solo un año después, arrancaría Sálvame. Y como suele decir en estos casos, lo demás es historia.

Confianza ciega (Antena 3)

Después del “traspié” de El Bus, Antena 3 siguió buscando un reality que no tuviera nada que enviar a Gran Hermano. Puede que con Confianza ciega no lo consiguiera, pero a cambio regaló un programa que hoy, 17 años después de su última entrega, sigue siendo uno de los más añorados por los fans de la telerrealidad.

Básicamente, porque el formato que presentó Francine Gálvez era muy rompedor para su época. Confianza ciega ponía a prueba la confianza, valga la redundancia, de distintas parejas sentimentales separando a sus miembros y haciendo que convivieran con personas altamente atractivas que intentaban seducirles. Por si esto no era suficientemente, el programa ponía vídeos a los concursantes para saber lo que estaban haciendo su pareja en la otra casa. Presuntamente, pues los susodichos vídeos podían estar o no manipulados, provocando rupturas entre las cadenas intencionadamente.

A pesar de tan potente premisa, Confianza ciega arrancó “dubitativo” con audiencias inferiores al 20%. Sin embargo, consiguió superar ese listón en su recta final, yéndose por encima del 32% en su desenlace. Aunque el formato terminó siendo un éxito, Antena 3 decidió no continuar con él porque un espacio tan polémico no encajaba en su parrilla. Exactamente igual que si decidiera emitirlo ahora.

Sábado Dolce Vita (Telecinco)

Los sábados de Telecinco siempre han sido un espacio propio para los programas del corazón. Ahora es el turno del Deluxe, pero antes desfilaron por el fin de semana otros formatos de corte similar. Uno de ellos fue Salsa rosa, que llegó a la parrilla en 2002 y desapareció cuatro años después coincidiendo con el final del contrato de Telecinco con Boomerang. La cadena aprovechó la situación para ceder la producción a Mandarina y rebautizar el programa como Sábado Dolce Vita.

Santi Acosta, presentador de Salsa Rosa, se mantuvo al frente de esta nueva etapa. Nueva y breve, porque Dolce Vita apenas se mantuvo un año en emisión antes de ceder el testigo a La Noria, de Jordi González. Un movimiento difícil de entender a nivel de audiencias, pues si bien Dolce Vita bajó prestaciones en comparación a Salsa rosa, su cuota media fue superior al 20%. Una barrera que el Deluxe alcanza de vez en cuando, pero no programa tras programa.

Lluvia de estrellas (TVE)

Entre 1995 y 2001, Bertín Osborne presentó en Antena 3 uno de los talent musicales más célebres de nuestra televisión. Tal fue su éxito, que en 2007, seis años después de su último programa, TVE decidió recuperar la marca Lluvia de estrellas con una nueva edición. Esta vez presentada por Sonia Ferrer, que por aquel entonces conducía el mítico Gente en la cadena pública. 

La apuesta no salió todo lo bien que cabía esperar y el regreso de Lluvia de estrellas se quedó en una única temporada tras promediar un 15.5% de cuota y 2.1 millones de espectadores. 12 años después, lo más probable es que el futuro del programa hubiese sido muy distinto con esos datos. Maestros de la costura, por ejemplo, ha alcanzado las tres ediciones en La 1 sin llegar a esas cifras. Y OT 2018 solo promedió 9 décimas más de share (16.40%) y reunió a 200.000 espectadores menos de media (1.962.000). Aun así, ambos formatos siguen en liza y Lluvia de estrellas como un talent más recordado por su etapa en Antena 3 que por su efímero paso por TVE. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba