Aun así, lo volvería a hacer

Carlota Corredera: “Las cosas más terroríficas de mi vida me han pasado al dar la cara en la docuserie de Rocío”

Carlota Corredera llevaba fuera del foco mediático desde finales de marzo, cuando presentó por última vez Sálvame, pero en los últimos días ha vuelto a la primera plana con diversas declaraciones públicas. A principios de la semana pasada, la presentadora mostró públicamente su apoyo a Rocío Carrasco tras el estreno de En el nombre de Rocío, la segunda docuserie protagonizada por la hija de Rocío Jurado en Mediaset. Y ahora, Corredera ha hablado largo y tendido sobre la primera, Rocío: contar la verdad para seguir viva, cuyos debates presentó hace ya más de un año. Una experiencia que sin duda le cambió la vida, tal y como ha reconocido en Estirando el chicle, el exitoso podcast de Carolina Iglesias y Victoria Martín.

Carlota Corredera rompe su silencio para hablar de 'En el nombre de Rocío': "Siempre en su equipo"

Saber más

“Las cosas más terroríficas de mi vida me han pasado a raíz de dar la cara en la docuserie”, asegura Corredera durante la entrevista. La periodista no duda en repetir para dejar claro el impacto que tuvo en ella su trabajo en la docuserie, así como la ferviente defensa que hizo de Rocío Carrasco. “He vivido partes de la historia más oscura profesionalmente que he vivido como Carlota Corredera, tanto como presentadora como periodista a raíz de dar la cara por las mujeres, de dar la cara por Rocío y de dar la cara por las víctimas de la violencia de género”

“El precio que he pagado es un precio muy alto, pero hoy os digo que lo volvería a hacer”, comenta la gallega, que cree que las críticas que recibió por la docuserie fueron el colofón a una serie de críticas que ya venía recibiendo de antes, y que ella atribuye a su mera condición de presentadora. Un rol que no entraba en sus planes profesionales, pues ni esperaba presentar Sálvame ni esperaba moderar los debates Rocío. Pero una vez lo hizo ambas cosas, llegó a unas conclusiones muy claras.

“Ser presentadora es una p... locura. Tienes que tener la cabeza, ya no fría y amueblada, sino que tienes que ser no sé exactamente de qué pasta para soportar que todo lo que hagas esté mal”, asegura el respecto. En este sentido, apunta que desde que empezó a presentar, siempre ha tenido gente en contra por cualquier cosa. “Si salgo presentando, mal. Si me vuelvo detrás de las cámaras, mal. Si presentas Cámbiame le has robado el sitio a Marta Torné. Si adelgazo, mal. Si engordo, mal. Si escribo un libro, mal”, dice.

“Desde que me fui de Sálvame no lo he vuelto a ver”

Aun así, celebra haber formado parte de Rocío: contar la verdad para seguir viva, pero más aún el impacto de la propia docuserie, incluyendo el aumento de llamadas al 016 tras su la emisión en Telecinco. “La alfombra de mierda que ha levantado Rocío es muy heavy. En este país, una madre tiene que estar siempre por detrás de sus hijos y de los derechos de sus hijos. Y en nuestra cultura todavía es muy difícil entender para mucha gente que Rocío no perdone a su hija”, subraya al respecto. Corredera, de hecho, reconoce que ella tuvo “todos los prejuicios del mundo” con respecto a la hija de Rocío Jurado. “Yo como me iba a imaginar que iba a contar su historia y cómo iba a ser ese relato terrible de todas las violencias que ha sufrido”, añade.

A todo esto, la periodista también pone el foco en los medios de comunicación. “Se ha hablado mucho de programas negacionistas y de colaboradores negacionistas, pero también ha habido una prensa negacionista. En este país se ha cuestionado el número de pastillas que se tomó Rocío Carrasco por parte de algunos periódicos de tirada nacional”, señala la periodista, que cree que los profesionales de la información “nos tenemos que replantear muchas cosas” sobre este tipo de casos.

“La igualdad y el fin del terrorismo machista pasan, en mi opinión, por la educación. Solo ahí se puede solucionar apagar este problema de Estado, que hemos aprendido a convivir con él y con todas las muertas, porque cada día hay una, dos o tres y no abrimos informativos ni salen en las portadas de los periódicos. Los medios de comunicación tenemos muchísima responsabilidad. El que quiera mirar para otro lado, adelante, pero yo espero que todo lo que me queda de mi carrera y todo lo que he aprendido en Rocío no se puede desaprovechar”, apunta.

Fuera de Rocío Carrasco y su docuserie, Carlota Corredera también habla durante la entrevista de Sálvame. Un programa que dirigió y presentó durante años, pero que ahora no consume. “Desde que me fui no lo he vuelto a ver”, reconoce.

Carlota Corredera llevaba fuera del foco mediático desde finales de marzo, cuando presentó por última vez Sálvame, pero en los últimos días ha vuelto a la primera plana con diversas declaraciones públicas. A principios de la semana pasada, la presentadora mostró públicamente su apoyo a Rocío Carrasco tras el estreno de En el nombre de Rocío, la segunda docuserie protagonizada por la hija de Rocío Jurado en Mediaset. Y ahora, Corredera ha hablado largo y tendido sobre la primera, Rocío: contar la verdad para seguir viva, cuyos debates presentó hace ya más de un año. Una experiencia que sin duda le cambió la vida, tal y como ha reconocido en Estirando el chicle, el exitoso podcast de Carolina Iglesias y Victoria Martín.

Carlota Corredera rompe su silencio para hablar de 'En el nombre de Rocío': "Siempre en su equipo"

Saber más

“Las cosas más terroríficas de mi vida me han pasado a raíz de dar la cara en la docuserie”, asegura Corredera durante la entrevista. La periodista no duda en repetir para dejar claro el impacto que tuvo en ella su trabajo en la docuserie, así como la ferviente defensa que hizo de Rocío Carrasco. “He vivido partes de la historia más oscura profesionalmente que he vivido como Carlota Corredera, tanto como presentadora como periodista a raíz de dar la cara por las mujeres, de dar la cara por Rocío y de dar la cara por las víctimas de la violencia de género”

“El precio que he pagado es un precio muy alto, pero hoy os digo que lo volvería a hacer”, comenta la gallega, que cree que las críticas que recibió por la docuserie fueron el colofón a una serie de críticas que ya venía recibiendo de antes, y que ella atribuye a su mera condición de presentadora. Un rol que no entraba en sus planes profesionales, pues ni esperaba presentar Sálvame ni esperaba moderar los debates Rocío. Pero una vez lo hizo ambas cosas, llegó a unas conclusiones muy claras.

“Ser presentadora es una p... locura. Tienes que tener la cabeza, ya no fría y amueblada, sino que tienes que ser no sé exactamente de qué pasta para soportar que todo lo que hagas esté mal”, asegura el respecto. En este sentido, apunta que desde que empezó a presentar, siempre ha tenido gente en contra por cualquier cosa. “Si salgo presentando, mal. Si me vuelvo detrás de las cámaras, mal. Si presentas Cámbiame le has robado el sitio a Marta Torné. Si adelgazo, mal. Si engordo, mal. Si escribo un libro, mal”, dice.

“Desde que me fui de Sálvame no lo he vuelto a ver”

Aun así, celebra haber formado parte de Rocío: contar la verdad para seguir viva, pero más aún el impacto de la propia docuserie, incluyendo el aumento de llamadas al 016 tras su la emisión en Telecinco. “La alfombra de mierda que ha levantado Rocío es muy heavy. En este país, una madre tiene que estar siempre por detrás de sus hijos y de los derechos de sus hijos. Y en nuestra cultura todavía es muy difícil entender para mucha gente que Rocío no perdone a su hija”, subraya al respecto. Corredera, de hecho, reconoce que ella tuvo “todos los prejuicios del mundo” con respecto a la hija de Rocío Jurado. “Yo como me iba a imaginar que iba a contar su historia y cómo iba a ser ese relato terrible de todas las violencias que ha sufrido”, añade.

A todo esto, la periodista también pone el foco en los medios de comunicación. “Se ha hablado mucho de programas negacionistas y de colaboradores negacionistas, pero también ha habido una prensa negacionista. En este país se ha cuestionado el número de pastillas que se tomó Rocío Carrasco por parte de algunos periódicos de tirada nacional”, señala la periodista, que cree que los profesionales de la información “nos tenemos que replantear muchas cosas” sobre este tipo de casos.

“La igualdad y el fin del terrorismo machista pasan, en mi opinión, por la educación. Solo ahí se puede solucionar apagar este problema de Estado, que hemos aprendido a convivir con él y con todas las muertas, porque cada día hay una, dos o tres y no abrimos informativos ni salen en las portadas de los periódicos. Los medios de comunicación tenemos muchísima responsabilidad. El que quiera mirar para otro lado, adelante, pero yo espero que todo lo que me queda de mi carrera y todo lo que he aprendido en Rocío no se puede desaprovechar”, apunta.

Fuera de Rocío Carrasco y su docuserie, Carlota Corredera también habla durante la entrevista de Sálvame. Un programa que dirigió y presentó durante años, pero que ahora no consume. “Desde que me fui no lo he vuelto a ver”, reconoce.

Carlota Corredera llevaba fuera del foco mediático desde finales de marzo, cuando presentó por última vez Sálvame, pero en los últimos días ha vuelto a la primera plana con diversas declaraciones públicas. A principios de la semana pasada, la presentadora mostró públicamente su apoyo a Rocío Carrasco tras el estreno de En el nombre de Rocío, la segunda docuserie protagonizada por la hija de Rocío Jurado en Mediaset. Y ahora, Corredera ha hablado largo y tendido sobre la primera, Rocío: contar la verdad para seguir viva, cuyos debates presentó hace ya más de un año. Una experiencia que sin duda le cambió la vida, tal y como ha reconocido en Estirando el chicle, el exitoso podcast de Carolina Iglesias y Victoria Martín.

Carlota Corredera rompe su silencio para hablar de 'En el nombre de Rocío': "Siempre en su equipo"

Saber más

“Las cosas más terroríficas de mi vida me han pasado a raíz de dar la cara en la docuserie”, asegura Corredera durante la entrevista. La periodista no duda en repetir para dejar claro el impacto que tuvo en ella su trabajo en la docuserie, así como la ferviente defensa que hizo de Rocío Carrasco. “He vivido partes de la historia más oscura profesionalmente que he vivido como Carlota Corredera, tanto como presentadora como periodista a raíz de dar la cara por las mujeres, de dar la cara por Rocío y de dar la cara por las víctimas de la violencia de género”