¿Quién es mi padre?

Carlota Corredera reveló la autopsia de Albert Solà y dio voz a amigos y familiares

Carlota Corredera en el plató de '¿Quién es mi padre?', presidido por la imagen de Albert Solà

Telecinco emitió este sábado por la noche la entrevista que Albert Solà, el hombre que decía ser hijo del rey emérito Juan Carlos I, concedió a ¿Quién es mi padre?. Fue su última entrevista, pues falleció hace una semana mientras estaba en un bar con sus amigos y a la par que se estrenaba el nuevo programa de Carlota Corredera.

Detienen a Dinio García acusado de amenazar a su mujer con un arma detonadora

Detienen a Dinio García acusado de amenazar a su mujer con un arma detonadora

Este sábado nadie quiso evitar la pregunta que circula por todos los foros de opinión: ¿fue natural su muerte? Se dieron argumentos dispares en plató pero hubo consenso en que las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento de Solà alimentan todo tipo de teorías: según el formato que produce La Fábrica de la Tele, la cámara del bar fue movida 50 minutos antes de lo ocurrido y no captó el momento clave. Después, la encargada del local la colocó en su estado original.

“Como soy la mujer del dueño, cuando tengo algún conflicto con él, la quito”, argumentó en su defensa la camarera que manipuló la cámara.

¿Quién es mi padre? tuvo acceso al informe preliminar de la autopsia que se le practicó a Solà. Según el análisis llevado a cabo por los especialistas, el hombre, de 66 años, sufrió un infarto de miocardio.

“A estas horas sabemos que la causa ha sido archivada. Pero ahora mismo hay un clamor en torno a la familia y no descartan solicitar una segunda autopsia”, comentó Carlota Corredera.

Y así es. La hermana del fallecido intervino en el programa y confirmó sus sospechas: “La primera cosa que me vino a la cabeza es que 'se lo han cargado'. En La Bisbal [el pueblo de Solà] todo el mundo rumoreaba lo mismo. Quiero pensar que no hay gente con tanta maldad que sea capaz de esto, pero no lo descarto”, expuso.

El programa habló también con un supuesto colaborador del CNI, el servicio secreto español que durante décadas intentó ocultar los desmanes del monarca, que aseguró que Solà molestaba a las altas esferas.

Antes de acabar, la presentadora reconoció que hay muchos flecos sueltos en torno a este caso. “Hay a quien le gustan más o menos las conspiraciones, pero, si es casualidad, está muy bien diseñada la casualidad. Entiendo que en su pueblo se pregunten qué está pasando. Raro es”.

Etiquetas
stats