Chicote sacó las vergüenzas de un restaurante en su vuelta a laSexta: “¡Tienes cucarachas congeladas!”

Alberto Chicote en el estreno de la octava temporada de 'Pesadilla en la cocina'

laSexta estrenó este jueves 24 de noviembre la octava temporada de Pesadilla en la cocina. El programa de Alberto Chicote regresó a la televisión, más de dos años y medio después de su última emisión, y lo hizo en forma en lo que a audiencias se refiere y también respecto al contenido.

Alberto Chicote vuelve en forma a laSexta con 'Pesadilla en la cocina' (8.2%) y se come a Iker Jiménez

Alberto Chicote vuelve en forma a laSexta con 'Pesadilla en la cocina' (8.2%) y se come a Iker Jiménez

En la primera entrega de la nueva temporada, el popular cocinero se metió en la cocina de Il Fogón della Toscana, un restaurante italiano regentado por un premiado y reconocido cocinero, José Antonio, que no puso fácil la labor del equipo de Atresmedia. La carta estaba desactualizada, los electrodomésticos estropeados y los bichos campaban a sus anchas por las instalaciones, como captaron las cámaras.

Tras una primera impresión negativa, motivada también por un tenso rifirrafe entre el jefe y su mujer, Chicote se dirigió a la cocina para conocer a fondo las instalaciones y el personal que en ellas desempeñaba su labor. “Está solo, no le puedo pedir más de lo que puedo exigirle. La limpieza la va llevando como puede”, se disculpó José Antonio en nombre de su cocinero. “Pues puede poco”, le respondió el chef para seguidamente, ponerse a rascar grasa y suciedad, espátula en mano.

“Toda la mierda que ha sacado Chicote con la espátula me han dado ganas de echársela a José por la lengua”, reconoció Reme, la esposa del propietario. Pero lo peor llegó cuando el presentador de laSexta abrió la cámara frigorífica y descubrió que había cucarachas heladas. “¿Las tienes aquí? ¡Están congeladas! Tienes una cocina de mierda, tío”, dijo sorprendido.

En su investigación, el chef tuvo que indicar al propietario que los huevos no se pueden guardar con los cartones. “Está prohibidísimo, porque en estos cartoncitos vienen huevitos de cucaracha”. También encontró un bote con tinta de calamar estropeada que el cocinero había guardado: “Si yo tengo que dar de comer aquí estoy cagado de miedo cada minuto, porque pienso que cada cliente que sale por la puerta se va a ir al hospital”, afirmó Chicote.

“Mucho me tiene que hacer falta el trabajo para aguantarte”

No se sabe si rumbo al hospital, pero los comensales sí que desfilaron por la puerta del restaurante de Viladecans al ver lo que ocurría en un servicio marcado por los gritos y la falta de responsabilidad.

“¿Tú no entiendes que la gente viene a comer, no a escucharte?”, dijo el cocinero a su jefe, José Antonio. Remedios, su mujer, también se dio por vencida: “Ni Chicote, ni la Virgen pueden con él”.

Y efectivamente, el cocinero de Atresmedia también perdió la paciencia al ver la inacción del propietario: “Estos señores y yo salimos de aquí con la cabeza como un bombo. Mucho me tiene que hacer falta a mí el trabajo para aguantarte”, le dijo.

Finalmente, la situación pudo encarrilarse gracias a Nono, el jefe junior del restaurante e hijo del propietario, y a un viejo amigo de este. El nuevo servicio del renombrado Colosseum terminó saliendo bien y comensales y responsables lo celebraron: “Esto me va a dar la ilusión que me hacía falta”, agradeció.

Etiquetas
stats