Una semana después del cese a Kathy Griffin

CNN despide a un presentador por llamar 'pedazo de mi...' a Trump

Reza Aslan, presentador de 'Believer'

Redacción

Reza Aslan ha sido despedido de la CNN después de llamar “pedazo de mi...” al presidente Donald Trump a través de Twitter. El presentador y profesor universitario conducía el espacio 'Believer', del que se había emitido una temporada.

La CNN fulmina a la cómica Kathy Griffin tras 'decapitar' a Trump

La CNN fulmina a la cómica Kathy Griffin tras 'decapitar' a Trump

“Hemos decidido no seguir contando con el programa 'Believer' para una segunda temporada”, explicaban en un escueto comunicado, no sin “desear lo mejor” al equipo, que recoge The Wrap.

Aslan lanzó ese descalificativo al actual ocupante de la Casa Blanca, después de la reacción del político ante el ataque terrorista de Londres. “Este pedazo de mi... no es solo una vergüenza para América y una mancha en la presidencia. Es una vergüenza para toda la humanidad”, escribió en la red social. Posteriormente pediría perdón por su lenguaje.

“Entiendo que CNN quiera proteger su marca de imparcialidad”

“Estoy muy decepcionado con la decisión”, confesaba Aslan tras hacerse pública la cancelación de su espacio. “'Believer' significaba mucho para mí y para sus incontables espectadores, porque su mensaje de tolerancia religiosa es extremadamente importante en estos momentos. ”En estos tiempos tan cargados políticamente, con el complicado discurso que ha adoptado nuestra nación, entiendo que CNN tenga que proteger su marca como una cadena de noticias imparcial. Del mismo modo, yo debo hacer honor a lo que soy: no soy periodista, soy un comentarista social y profesor. Y estoy de acuerdo con CNN en que lo mejor es separar nuestros caminos“.

Aslan anuncia a su vez que buscará nuevas plataformas para continuar desarrollando su formato televisivo.

Una semana después del cese de Kathy Griffin

La salida de este presentador llega apenas una semana después de que la marca informativa rompiese su vinculación con Kathy Griffin. La humorista se colocó en el ojo del huracán por unas fotografías en las que aparecía con una réplica ensangrentada de la cabeza de Donald Trump.

Etiquetas
stats