En un comunicado de prensa, el fiscal de Tyler asegura que tras escuchar las críticas contra la película y verla es consciente de que existe una "causa probable criminal" contra ella. Por su parte, el Gobierno de Brasil, liderado Jair Bolsonaro, pidió recientemente suspender la transmisión de la película e investigar a Netflix porque el filme presenta "pornografía infantil" y tiene escenas que simulan "prácticas sexuales".