Crítica del estreno

'La casa fuerte' abrió sus puertas como un auténtico 'reality freak show' que se ríe de sí mismo

El grupo de asaltantes de 'La casa fuerte'

Telecinco ya ha estrenado su 'Casa fuerte' para continuar con su consigna de "ni una semana sin realities en parrilla" que le otorga el liderazgo mensual de audiencias.

Así funciona (y así se verá) 'La casa fuerte', el nuevo reality de Telecinco

Así funciona (y así se verá) 'La casa fuerte', el nuevo reality de Telecinco

Pero en esta ocasión, y como llega el verano (con menor consumo televisivo), la nueva apuesta por observar la convivencia entre famosos es una versión low cost de todo los que habíamos visto hasta ahora.

Eso sí, con Jorge Javier Vázquez como maestro de ceremonias (que siempre le quita un grado de cutrerío al asunto) y además, en estado de gracia. Porque si algo bueno ha tenido este estreno es que ha sido consciente de lo que es y se ha sabido reír de sí mismo.

"Nos vamos a reír lo más grande. El casting es sublime con grandes estrellas del momento" empezó diciendo el presentador ya asentando el tono de lo que estaba por venir. Y es que, tanto Jorge Javier como la productora Bulldog, venían de conducir un reality como Supervivientes que estaría en lo más alto en los rankings del género. Por lo que La casa fuerte para ellos ya es como el descansillo antes del verano... y todos sabemos que ese descanso siempre se toma con frescura, risas y poco en serio.

Ser consciente de lo que se es: la mejor baza

Como decíamos, la comparación con el recién despedido Supervivientes podría ser grotesca y la única solución para rebajar tal sensación es ser consciente de ello y reírse de sí mismo. Ya lo dicen: quien se ríe de sí mismo gana en autoestima, y además quienes le rodean se lo agradecen. Y así lo hemos hecho los espectadores.

Tanto Jorge Javier como Nuria Marín mantuvieron dicho tono llamando "paseo de la fama" a un camino de hierba en el que aparecían los concursantes en un tuk tuk tirado por un gondolero con mascarilla, "híbrido entre el Mago de Oz y ET". Agradeciendo a los pseudofamosos escogidos que hubieran "hecho un hueco para estar aquí en su apretada agenda" y hasta lanzando preguntas a la audiencia sobre cuánto iba a durar esta vez Oriana en el reality.

Hasta el propio presentador confesó estar inventándose las reglas del programa sobre la marcha. Algo que jamás le perdonaría el público en otro reality, porque los otros se toman en serio y este, desde su primera gala, ha sido una broma. Pero oye, ¿y lo bien que sienta?

Primeros culebrones entre freaks bien escogidos

El perfil freak de los 14 concursantes del casting es incontestable: desde Leticia Sabater y Yola Berrocal que llevan ese título por bandera, hasta musculitos Shore y viceversos, acompañados de sus barbies de extrarradio, misses venidas a menos y el colofón de "las papelas del camión". Pero nada de eso impidió que el programa moviera los hilos de forma adictiva:

La presentación de todos ellos fue con un ritmo rápido, sin publicidad hasta los 50 minutos de emisión y una música al estilo Benny Hill que permitía consumir sin darte cuenta minutos y minutos del reality. Captando la atención con la aparición de las "bombas" al principio - como Maite Galdeano, la citada viceversa y Yola- y desvelando desde el primer segundo las rencillas entre cada uno.

Pero no solo eso, sino que el primer culebrón amoroso no tardó en llegar cuando Oriana e Iván confesaron haber tenido algo semanas antes de entrar al reality, y ella haberse quedado prendada mientras que él no está tan por la labor. Carpeta servida (y audiencia garantizada).

Nuria Marín y colaboradores aún por pulir

Tan jugosos fueron los participantes que poco trabajo tuvieron los colaboradores de plató como Toñi Moreno, Víctor Sandoval, Sofia Suescun, Lucia Pariente, Ivana, Rafa Mora o Piluca Yuste que casi no abrieron la boca.

Así como una Nuria Marín a la que se le vio poco y cuando lo hizo parecía estar desubicada, acertada en el tono con las bromas con Jorge Javier, pero aún con poco destreza "domando" al rebaño e imponiéndose a unos monstruos televisivos que, como se descuide, se la comen fácilmente.

Fani y Christofer, primeros inmunes

El programa ya desveló quiénes serían las parejas que en un principio vivirían dentro de la casa y con todo lujo de comodidades: Ferre y Cristina, Cristian y Maite, Juani y María Jesús y Fani y Christofer.

Mientras que Oriana e Iván, Labrador y Macarena y Yola y Leticia Sabater empezarán conviviendo a la intemperie y haciendo de criados de los otros, hasta que puedan asaltar al resto.

El primer juego lo ganó la pareja de La isla de las tentaciones, logrando 5.000 euros y la inmunidad.

Etiquetas