Cuatro

'Cuatro al día' se planta en las oficinas de la empresa de Piqué: “Al que hable, le cae el palo”

Elena Riego en 'Cuatro al día'

Gerard Piqué se ha convertido en uno de los ejes de la escaleta de Cuatro al día durante la presente semana. El magacín conducido por Ana Terradillos en las tardes de Cuatro se ha infiltrado en las oficinas de Kosmos, la empresa propiedad del futbolista, ante las recientes informaciones sobre los presuntos movimientos financieros de esta sociedad.

Victoria Rosell, a Mariló Montero en 'Todo es Mentira', sobre la ley del solo sí es sí: "No manipule mis palabras"

Victoria Rosell, a Mariló Montero en 'Todo es Mentira', sobre la ley del solo sí es sí: "No manipule mis palabras"

El catalán, que anunciaba este mismo mes su inmediata retirada del deporte, ha saltado a titulares esta vez por una polémica relacionada con la celebración de la Supercopa de España en Arabia Saudí, operación en la que ejerció de intermediario entre la la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y SELA Sport (empresa pública del estado árabe) y que habría generado comisiones millonarias al presidente del organismo federativo, Luis Rubiales, y al deportista. De acuerdo a las informaciones de El Confidencial, este último habría destinado parte de ese dinero -3,5 millones de euros- a las arcas del club del que es propietario, el F.C. Andorra.

“Se ve que tiene a todos entrenados”

Para ahondar en este tema, y tratar de esclarecer la cuestión en torno a estos movimientos económicos, el programa producido por Cuarzo se desplazaba hasta la sede de la empresa con intención de hablar con empleados de Piqué.

La reportera Elena Riego conectaba en directo desde las inmediaciones del edificio, donde habían permanecido durante todo el miércoles, día en que salían las informaciones sobre Piqué, y destacaba “el hermetismo de los trabajadores”. “Nos ha costado mucho que alguien nos contara algo pero finalmente hemos podido saber que Gerard Piqué viene mucho últimamente y hasta altas horas de la madrugada”.

De primeras, la pieza mostraba que se impedía el paso de la periodista al edificio, con declaraciones del portero del edificio. “Se ve que tiene a todos entrenados. Al que hable, a lo mejor, le cae el palo”. Aunque cundía “la ley del silencio” en palabras de la reportera, que intentaba sin éxito comunicarse desde la puerta con varios trabajadores según accedían a las instalaciones, sí recibía información de un empleado anónimo de una empresa contigua.

Está previsto hacer mudanza, pero ayer había gente, hoy no lo sé. Al ‘jefe supremo’ me lo he encontrado varias veces por aquí a las tantas de la noche”, indicaba este testigo. Al preguntarle por la identidad de ese “jefe supremo” al que se refería, el hombre se limita a decir: “El que tú ya sabes”.

Etiquetas
stats