Análisis

El cine clásico se revaloriza en La 2: la prueba de que las películas tienen aún carrete en la programación en abierto

Paul Newman y Elizabeth Taylor en 'La gata sobre el tejado de zinc'

La temporada televisiva 2020/2021 afronta su recta final y, si hablamos de La 2, el cine clásico ha vuelto a ser un comodín para las audiencias del segundo canal público. La emisión, el pasado lunes 17 de mayo, de Los siete magníficos así lo corroboró: un 4.9% de cuota de pantalla y 737.000 televidentes se apuntaron a la gesta del equipo de justicieros liderado por Yul Brynner y Steve McQueen en el prime time.

'Conexión Honduras' (22.7%) se zampa al aperitivo de 'Mask Singer 2' (11.8%) en el duelo de cambios sobre la marcha

'Los siete magníficos' dispararon con tino en La 2 en su emisión en el prime time

Si comparamos este número con la media que anota la cadena en el día, un 3.2% frente al 2.8% que promedia en lo que va de mayo, observamos la repercusión del contenedor cinematográfico dentro de la parrilla de la corporación. Pero es más reseñable aún enfrentar en duelo el registro del western de John Sturges frente a la contraoferta cinematográfica de la noche, Oro en laSexta (5% y 637.000), y al menú de Cuatro, compuesto por First Dates (6.2% y 979.000) y Caronte (4.5% y 439.000).

Lo cierto es que, durante los últimos meses, La 2 ha plantado batalla a los canales secundarios de Atresmedia y Mediaset, acercándose a sus registros y, en ocasiones, hasta superándolos. Días de Cine Clásico se ha posicionado así como una alternativa de interés a los grandes duelos que libran las dos grandes privadas, Telecinco y Antena 3, con La 1 a distancia.

Así, con la inminente nueva gran batalla entre Mask Singer 2 y Supervivientes: Conexión Honduras centrando la atención mediática, es menester llamar la atención sobre el carrete que tiene el cine en La 2, y por ende la capacidad de generar atención en la parrilla actual, en la que la oferta ingente e insondable del streaming parece haber quitado valor a las películas como objeto de programación.

'La gata sobre el tejado de zinc'... y hasta sobre Telecinco

Ya hemos visto que no tiene por qué ser así, y ahí están los buenos resultados de Bohemian Rhapsody, tras una intensa campaña promocional en Telecinco, para demostrar que es posible hacer un evento del cine en abierto. Pero si algo prueba Días de Cine Clásico es la importancia del cuidado en la selección y programación de títulos, sin importar si asistimos al pase de una propuesta tan archiconocida como puede ser Los siete magníficos o cualquier otro de los 38 filmes que componen el catálogo de los últimos ocho meses.

El mejor ejemplo es el mayor éxito de audiencia cosechado por La 2 en estos meses: la adaptación que Richard Brooks hizo de La gata sobre el tejado de zinc, con Paul Newman y Elizabeth Taylor: emitida el 26 de abril, cosechó un 6.3% de share y algo más de un millón de espectadores, siendo la única de las películas clásicas emitidas que sobrepasa esta barrera. Con estas cifras, no solo lidera el ranking anual, sino que se convirtió en la tercera opción más potente de la noche, por delante no solo de laSexta y Cuatro, sino incluso de Telecinco, que probó a estrenar entonces la segunda temporada de Señoras del (h)AMPA en abierto (para luego relegarlas al late night de Cuatro).

Muy cerca de conseguir rebasar el millón de espectadores se quedó otro infalible que obtiene la plata del podio: El hombre tranquilo de John Ford, la última cinta del 2020, con 989.000 televidentes extasiados ante el romance de John Wayne y Maureen O'Hara, un 6.2% de cuota; la misma de otro western, Horizontes de grandeza de William Wyler, si bien en este último caso su mayor duración (166 minutos) explica un total de espectadores algo menor (892.000), aunque igualmente estimable.

Por lo demás: si hablamos en términos generales, y descontando la pieza de presentación que antecede a cada emisión, Días de Cine Clásico promedia un 4.3% y 680.000 espectadores entre septiembre de 2020 y mayo de 2021. Apenas se ha notado el cambio de ubicación: el bloque se mantuvo en horario estelar de los martes hasta la primera semana de febrero, cuando se reestructuró el planteamiento semanal y se trasladó al lunes, intercambiándose las noches con Cachitos de hierro y cromo. Este horario lo estrenó Agente 007 contra el doctor No, con la que se abría un ciclo mensual dedicado a James Bond. Y ahí, en los ciclos, encontramos otro baluarte que soporta la presencia del cine en la televisión actual.

La importancia de la prescripción al programar

La 2 es la única cadena que ejerce una labor más especializada y prescriptiva, no solo en este sino en sus noches de los viernes, con la sesión doble propuesta para Historia de nuestro cine; los sábados, con el cine europeo; y los domingos, con Versión Española. Es el único canal generalista, si descontamos los bloques en marcas temáticas, que se esfuerza en dar sentido a la emisión de largometrajes, en hacer de estos parte de su ADN.

A ese respecto, desde que se instaurara en el prime time del canal, a comienzos de octubre de 2018 con la emisión de Río Bravo de Howard Hawks, la eficacia de lo que antes pudiéramos conocer como "cine de oro" (atendiendo a otra de las denominaciones que usaba La 1 en su día) ha sido palpable. Desde luego, sus números han fluctuado en función de las etapas y de las películas, pero durante la última temporada se han visto especialmente reforzados, en comparación con la desidia dominante en los operadores privados a la hora de diseñar las programaciones de sus canales secundarios.

En el presente curso, Días de Cine Clásico ha propuesto un total de cuatro ciclos temáticos, compuestos por entre tres y cuatro títulos cada uno: dos dedicados a recordar a grandes actores, a Gregory Peck en octubre, y a Paul Newman en abril; otra en honor a Alfred Hitchcock en noviembre; y el ya comentado especial en torno a 007, en febrero. A estos habría que añadir dos emisiones especiales: la de Alien: El octavo pasajero, para reivindicar la figura de una de las grandes heroínas del cine, la teniente Ellen Ripley, con motivo del Día Internacional de la Mujer; y la de La vida de Brian, en los días previos al inicio de la Semana Santa, el 22 de marzo. Si observamos los promedios de estos cuatro bloques, veremos que todos igualan o mejorar las prestaciones globales de la temporada.

No resulta extraño que el de Paul Newman, con un 5.6% de cuota media y 892.000 espectadores, sea el que corone también este listado. Además de La gata sobre el tejado de zinc, destaca El golpe, su segunda alianza con Robert Redford, quinta emisión más vista con un 5.7% y 898.000 asistentes. Muy cerca de sus datos se queda el cuarteto de películas en torno al espía británico ideado por Ian Fleming, con un 5.1% y 823.000 espectadores.

Precisamente el mes dedicado a Bond, esto es febrero, supone el mejor dato mensual de todo el curso para Días de Cine Clásico. Pero los datos significan mucho más si ponemos junto a ellos los que marca cada mes La 2. A estas alturas, sus números no son demasiado diferentes del considerado buque insignia de La 2, Cachitos de hierro y cromo, cuya novena temporada se despidió con tanteos muy similares: 3,9% de cuota y 697.000 seguidores durante sus 10 entregas de este 2021.

Si algo queda claro es el fuelle de esta propuesta, basada en una videoteca que en mayor o menor medida cualquier espectador conoce. Precisamente por eso, frente a la primacía del entretenimiento en los grandes canales y ante la redifusión de cine de relativo poso para rellenar horas de programación, este se reivindica una vez más como una opción tan fiable como Steve McQueen con su revólver ante las tropas de Caldera.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas