Condena récord

Mariló Montero gana el juicio a Diego Arrabal y Gustavo González con una condena récord

Mariló Montero en Antena 3

Gustavo González y Diego Arrabal han sido condenados a indemnizar con 340.000 euros a Mariló Montero y su amiga por una intromisión ilegítima en su derecho a la intimidad y el honor.

Mediaset, condenada a pagar 180.000 euros a Jesulín y María José Campanario

Mediaset, condenada a pagar 180.000 euros a Jesulín y María José Campanario

El Juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid les ha condenado en la vía civil por fotografiarlas sin su consentimiento cuando estaban de vacaciones fuera de España. Tras esto difundieron imágenes de ellas en bañador y sin la parte superior del bikini, además de que contribuyeron a propagar insinuaciones sobre su orientación sexual.

Según El Confidencial –que ha tenido acceso a la sentencia–, esta es la mayor condena de este tipo en la historia de la justicia española. El récord lo ostentaba hasta ahora la sanción que se impuso al Grupo Zeta (310.000 euros) por fotografiar semidesnuda a Elsa Pataky.

Los hechos ocurrieron entre diciembre de 2014 y enero de 2015. Los reporteros Gustavo González y Diego Arrabal, que además de ser tertulianos en Sálvame y Viva la vida respectivamente tienen una empresa de fotografía (Código Press), localizaron a la presentadora cuando estaba con su familia en las Islas Malvinas, “comenzaron a seguirla continuamente a escondidas y llegaron a captar, sin el conocimiento y consentimiento suyo, imágenes suyas en bikini y la de sus hijos en la cubierta del barco”. Las imágenes acabaron publicadas en una revista.

Semanas después, Montero se desplazó a Bora-Bora con una amiga. Al llegar a España, fue informada de que le habían fotografiado sin la parte superior del bikini. La presentadora consiguió que un juez paralizara de forma cautelar la publicación de las imágenes, pero “la agencia demandada hizo declaraciones a distintas revistas en las que no solo describían dichas fotografías, algo que casi las igualaba a su publicación; sino que se hacían insinuaciones sobre la condición sexual”.

Los paparazis alegaron en su defensa que habían tomado las imágenes en lugares públicos y que Mariló Montero es una personalidad relevante, argumentos que el juez desestimó: “Partiendo de la base de que la señora Montero es una reputada periodista, con relevancia pública, y que por ello sus derechos pudieron verse en cierto modo limitados, lo que en absoluto debe soportar es una persecución sobre su persona destinada a la captación de su imagen en momentos de su estricta esfera privada, carentes del más mínimo interés público, para comercializar con su imagen, que es lo que ha hecho en el caso enjuiciado la mercantil demandada. De ahí que entendemos (...) que se han vulnerado su honor, su intimidad y su propia imagen. Así lo ha entendido igualmente el Ministerio Fiscal”.

Aunque uno de los reportajes fotográficos no llegó a publicarse, “ello no significa que los medios de comunicación y el público en general no se hayan hecho eco de las mismas, lo que prácticamente viene a equipararse a su divulgación, estando comprendida no solo la imagen e intimidad de la Sra. Montero, sino también su honor; por las veladas insinuaciones sobre su condición sexual propiciadas por la conducta de la agencia demandada”.

“No se adivina qué tercero pudiera tener interés en esa divulgación que sin duda introducía un plus para la venta del reportaje; insinuaciones no ciertas, e incluso decir que la orientación sexual de una persona solo a ella incumbe y solo por ella puede ser revelada”, sostiene el magistrado.

La sentencia, que no es firme y puede ser recurrida, les condena a pagar 265.000 euros a Mariló Montero y 75.000 a su amiga.

La periodista se pronuncia en TV

Tras el anuncio público de la condena, Mariló Montero apareció en distintos programas televisivos para hablar sobre la mayor indemnización de la historia de la justicia española por intromisión al honor y vulneración al derecho a la intimidad.

Es muy doloroso todo el proceso”, comenzó su testimonio la periodista en conexión en directo con Cuatro al día. “Además de los años de constante persecución y acoso de los paparazzi, han sido siete años de procedimiento judicial”, contó sobre el proceso de demostrar que ellas son “las que tenían razón” y que les “ha afectado mentalmente”.

“Si es una indemnización histórica es porque han cometido muchos delitos”, aclaraba Montero en el programa presentado por Joaquín Prat. “En mi opinión, tampoco es tanto por todos los delitos que han cometido”, dijo contundente sobre la cuantía, porque los acusados le seguían “de forma continuada”. “Me llegaron a llamar para decirme que había risas y carcajadas cuando describían las fotografías. Eso era humillante”, dijo emocionada la periodista.

Mariló Montero también intervino en directo en Más vale tarde de laSexta para hablar sobre el caso, donde detalló, esta vez para Atresmedia, la condena récord. “Grabaron imágenes de mi vida dentro del bungalow”, especificó la presentadora sobre uno de los delitos que los paparazzi comentieron, “dentro de una propiedad privada”.

“Todos los medios empezaron a especular sobre mi condición sexual, que es anticonstitucional”, aclaró desde la indignación para el programa de Cristina Pardo e Iñaki López. La damnificada habló sobre la gravedad de los cuatro delitos que denuncia: “Es un delito continuado, y es muy grave lo que han hecho. Es una cantidad cara, pero en Estados Unidos hubiera sido de millones de euros”.

Etiquetas
stats