Vídeos

'El Desafío' proclamó ganador de su segunda edición a Juan Betancourt por el baile más sexy

Juan Betancourt se proclamó este viernes ganador de la segunda edición de El Desafío. El modelo cubano, que partía como tercer clasificado, se impuso a sus rivales (Raquel Sánchez Silva, Omar Montes y Jesulín de Ubrique) con una coreografía 'al rojo vivo'. “No tengo ningún amigo modelo que baile bien, pero voy a demostrar que sí se puede”, advirtió antes de salir a escena. Y lo demostró.

'El Desafío' (18%) se despide con pleno de victorias y ahoga el torpedo de 'Supervivientes' (12.9%)

Saber más

Betancourt, de 31 años, se preparó la actuación ensayando como si le fuera la vida en ello: “Me he querido hacer un Raquel, ensayando 28 horas al día”, bromeó.

Vestido como si fuera el empleado de una herrería, se lanzó al plató para realizar todo tipo de acrobacias mientras a su alrededor recibía el apoyo de un equipo de baile en ese decorado del que saltaban chispas, literalmente.

Al acabar la prueba –que no fue la más difícil de las que se le habían planteado a lo largo de la edición–, Pilar Rubio le transmitió su admiración: “Juan siempre ha sido como una hormiguita: trabajo y más trabajo. No sé si ganarás, pero con lo que has hecho hoy te puedes sentir ganador”.

Por su parte, Omar Montes se convirtió en un 'motor humano' para mover un camión de 3.500 kilos sólo con la fuerza de su cuerpo: “Lo voy a dar todo como siempre”, prometió el cantante, que advirtió de que tenía el hombro “prácticamente reventado de los ensayos”, en los que incluso vomitó por el esfuerzo realizado: “Soy muy competitivo, no me sirve quedarme a medias”.

Jesulín de Ubrique llegó lesionado de una rodilla a la final de El Desafío, así que el programa pidió a su mujer, María José Campanario, que se preparara el reto por si acaso debía sustituirle: “Me he dejado la piel como si fuera concursante, había que apoyarlo y me alegro muchísimo de que sea él quien finalmente haga la prueba”, comentó ella. El torero tuvo que realizar con una excavadora una serie de maniobras extremas que, según el jurado, superó con éxito: “Qué temple, maestro. Creo que has hecho la prueba de maquinaria pesada más arriesgada y difícil de las dos temporadas. Has hecho un concurso de triunfador”, le felicitó Juan del Val.

Y Raquel Sánchez Silva, que hasta ahora ostentaba la mayor puntuación, se sometió a un reto nada fácil. La presentadora se tapó los ojos para disparar a ciegas con un arco. “Es la prueba más difícil a la que me he enfrentado”, aseguró en los ensayos a modo de premonición, pues no pudo con el desafío: hizo a la perfección la primera parte, pero falló todos los intentos de la segunda. “Por tu actitud, por tu forma de ser, por cómo te lo has tomado... creo que tú eres la ganadora del programa”, le dijo Santiago Segura.

Tras la votación del jurado sobre los desafíos de la noche, el ganador de esta segunda temporada de El Desafío es Juan Betancourt, seguido de Omar Montes, Raquel Sánchez Silva y Jesulín de Ubrique. El modelo destinó los 30.000 euros de premios a la ONG Apanate, una organización pequeñita enfocada en la ayuda de niños con autismo. “He hecho cosas que nunca hubiera imaginado hacer bien y le digo a todo el mundo que posiblemente ha sido la mejor experiencia que he vivido nunca”, reconoció satisfecho.

Juan Betancourt se proclamó este viernes ganador de la segunda edición de El Desafío. El modelo cubano, que partía como tercer clasificado, se impuso a sus rivales (Raquel Sánchez Silva, Omar Montes y Jesulín de Ubrique) con una coreografía 'al rojo vivo'. “No tengo ningún amigo modelo que baile bien, pero voy a demostrar que sí se puede”, advirtió antes de salir a escena. Y lo demostró.

'El Desafío' (18%) se despide con pleno de victorias y ahoga el torpedo de 'Supervivientes' (12.9%)

Saber más

Betancourt, de 31 años, se preparó la actuación ensayando como si le fuera la vida en ello: “Me he querido hacer un Raquel, ensayando 28 horas al día”, bromeó.

Vestido como si fuera el empleado de una herrería, se lanzó al plató para realizar todo tipo de acrobacias mientras a su alrededor recibía el apoyo de un equipo de baile en ese decorado del que saltaban chispas, literalmente.

Al acabar la prueba –que no fue la más difícil de las que se le habían planteado a lo largo de la edición–, Pilar Rubio le transmitió su admiración: “Juan siempre ha sido como una hormiguita: trabajo y más trabajo. No sé si ganarás, pero con lo que has hecho hoy te puedes sentir ganador”.

Por su parte, Omar Montes se convirtió en un 'motor humano' para mover un camión de 3.500 kilos sólo con la fuerza de su cuerpo: “Lo voy a dar todo como siempre”, prometió el cantante, que advirtió de que tenía el hombro “prácticamente reventado de los ensayos”, en los que incluso vomitó por el esfuerzo realizado: “Soy muy competitivo, no me sirve quedarme a medias”.

Jesulín de Ubrique llegó lesionado de una rodilla a la final de El Desafío, así que el programa pidió a su mujer, María José Campanario, que se preparara el reto por si acaso debía sustituirle: “Me he dejado la piel como si fuera concursante, había que apoyarlo y me alegro muchísimo de que sea él quien finalmente haga la prueba”, comentó ella. El torero tuvo que realizar con una excavadora una serie de maniobras extremas que, según el jurado, superó con éxito: “Qué temple, maestro. Creo que has hecho la prueba de maquinaria pesada más arriesgada y difícil de las dos temporadas. Has hecho un concurso de triunfador”, le felicitó Juan del Val.

Y Raquel Sánchez Silva, que hasta ahora ostentaba la mayor puntuación, se sometió a un reto nada fácil. La presentadora se tapó los ojos para disparar a ciegas con un arco. “Es la prueba más difícil a la que me he enfrentado”, aseguró en los ensayos a modo de premonición, pues no pudo con el desafío: hizo a la perfección la primera parte, pero falló todos los intentos de la segunda. “Por tu actitud, por tu forma de ser, por cómo te lo has tomado... creo que tú eres la ganadora del programa”, le dijo Santiago Segura.

Tras la votación del jurado sobre los desafíos de la noche, el ganador de esta segunda temporada de El Desafío es Juan Betancourt, seguido de Omar Montes, Raquel Sánchez Silva y Jesulín de Ubrique. El modelo destinó los 30.000 euros de premios a la ONG Apanate, una organización pequeñita enfocada en la ayuda de niños con autismo. “He hecho cosas que nunca hubiera imaginado hacer bien y le digo a todo el mundo que posiblemente ha sido la mejor experiencia que he vivido nunca”, reconoció satisfecho.

Juan Betancourt se proclamó este viernes ganador de la segunda edición de El Desafío. El modelo cubano, que partía como tercer clasificado, se impuso a sus rivales (Raquel Sánchez Silva, Omar Montes y Jesulín de Ubrique) con una coreografía 'al rojo vivo'. “No tengo ningún amigo modelo que baile bien, pero voy a demostrar que sí se puede”, advirtió antes de salir a escena. Y lo demostró.

'El Desafío' (18%) se despide con pleno de victorias y ahoga el torpedo de 'Supervivientes' (12.9%)

Saber más

Betancourt, de 31 años, se preparó la actuación ensayando como si le fuera la vida en ello: “Me he querido hacer un Raquel, ensayando 28 horas al día”, bromeó.