En la final del talent de La 1

El emotivo mensaje de Pepe Rodríguez: "Masterchef nos ha permitido seguir cocinando sueños en mitad de una pandemia"

Pepe Rodríguez en la final de 'Masterchef'

Redacción

Todas las finales llevan implícita la nostalgia de poner el broche de oro a meses de trabajo. En el caso de la octava edición de Masterchef, más si cabe después de haber hecho frente a la crisis sanitaria por el coronavirus. Los concursantes se confinaron juntos, y retomaron el rodaje una vez lo permitieron las medidas de seguridad.

Así te hemos contado en directo la gran final de 'MasterChef 8' en TVE

En directo, te contamos la gran final de 'MasterChef 8' en TVE

Las consecuencias de la pandemia han afectado también a los jueces y Pepe Rodríguez ha compartido su propia experiencia con los finalistas. El programa ha elegido su restaurante, El Bohío, como anfitrión del examen, convirtiendo a Luna, Alberto e Iván en los primeros en encender sus fogones cuatro meses después.

"Se me cae el alma a los pies", ha reconocido el chef al entrar. "Masterchef, ha recordado también, sobre cómo antes de entrar a formar parte del jurado del talent culinario de La 1, "la vida estaba complicada, estaba al límite". "Ocho años después y dieciocho ediciones puedo decir con orgullo que he tenido la gran suerte de transformar El Bohío en el restaurante que había soñado".

Rodríguez ha dedicado unas palabras a sus compañeros de profesión, siendo consciente de que queda tiempo para que los hosteleros puedan retomar su actividad previa a la crisis sanitaria. Por último, ha agradecido la oportunidad brindada por el concurso, asegurando y aplaudiendo que "Masterchef nos ha permitido seguir cocinando sueños en mitad de una pandemia".

Etiquetas