Enfado contra Telecinco y 'Supervivientes' por su access extendido grabado el domingo

Telecinco ha causado malestar entre el público de Supervivientes con su último movimiento de programación. Este lunes, la cadena de Mediaset decidió emitir una versión extendida de Supervivientes: Última hora para intentar contrarrestar la llegada de Hermanos, la nueva serie turca de Antena 3. En realidad la ficción otomana se estrenó el domingo, pero como Telecinco ya contaba ese día con un contenido potente de antemano -Supervivientes: Conexión Honduras-, no tuvo que mover ficha para plantar cara a su nuevo rival.

Audiencias | 'MasterChef' (13.8%) resiste a sus nuevos rivales y la extensión de 'Supervivientes: Última hora' (10.5%) rinde a medio gas

Saber más

Para este lunes, en cambio, la historia era diferente. Telecinco necesitaba encontrar una alternativa a la serie Desaparecidos, y para ello optó por alargar hasta la medianoche la emisión de Supervivientes: Última hora. Así, la primera ventana semanal del reality no duró una hora, como es habitual, sino dos. Y no estuvo conducida en solitario por Lara Álvarez desde la isla, sino que fue articulada como una gala al uso, con Carlos Sobera presentando en plató junto a su equipo de colaboradores.

De hecho, el presentador hizo su habitual entrada a eso de las 21:55 horas, momento en el que se descubrió todo el pastel. Y es que Sobera y sus tertulianos llevaban exactamente la misma ropa y estaban distribuidos de la misma forma que el domingo, por lo que Supervivientes: Última hora no se estaba emitiendo en directo. Simplemente era un bloque grabado la noche anterior tras la finalización de Supervivientes: Conexión Honduras. “Vaya programa que tuvimos ayer. Qué adrenalina, por favor. Bueno, yo, de hecho, no he podido pegar ojo. Qué digo. ¡No me he metido ni en la cama desde que grabé anoche!”, bromeó el propio Sobera para risa de los presentes.

Esto, en realidad, se podía esperar, pues como comentamos en nuestro análisis de las audiencias dominicales, Conexión Honduras duró 50 minutos menos de lo habitual. 50 minutos que se recortaron entonces para dárselos al Última hora, repitiendo la estrategia que Supervivientes ya siguió recientemente con sus nominaciones, que durante varias semanas se grabaron en jueves, pero se emitieron en la noche del viernes para competir contra Antena 3.

Entonces ya hubo quien encajó mal ese movimiento, y lo mismo ha pasado este lunes, donde las críticas contra Telecinco y el reality se han acumulado en las redes sociales. “Cutres” y “paripé” fueron algunas de las palabras más repetidas al respecto, aunque también hubo quien subió el tono como comentarios como “me da la sensación de que me están intentando tomar el pelo de forma súper descarada” y “qué coraje que nos tomen por tontos intentando hacer creer que están en directo”.

Telecinco ha causado malestar entre el público de Supervivientes con su último movimiento de programación. Este lunes, la cadena de Mediaset decidió emitir una versión extendida de Supervivientes: Última hora para intentar contrarrestar la llegada de Hermanos, la nueva serie turca de Antena 3. En realidad la ficción otomana se estrenó el domingo, pero como Telecinco ya contaba ese día con un contenido potente de antemano -Supervivientes: Conexión Honduras-, no tuvo que mover ficha para plantar cara a su nuevo rival.

Audiencias | 'MasterChef' (13.8%) resiste a sus nuevos rivales y la extensión de 'Supervivientes: Última hora' (10.5%) rinde a medio gas

Saber más

Para este lunes, en cambio, la historia era diferente. Telecinco necesitaba encontrar una alternativa a la serie Desaparecidos, y para ello optó por alargar hasta la medianoche la emisión de Supervivientes: Última hora. Así, la primera ventana semanal del reality no duró una hora, como es habitual, sino dos. Y no estuvo conducida en solitario por Lara Álvarez desde la isla, sino que fue articulada como una gala al uso, con Carlos Sobera presentando en plató junto a su equipo de colaboradores.

De hecho, el presentador hizo su habitual entrada a eso de las 21:55 horas, momento en el que se descubrió todo el pastel. Y es que Sobera y sus tertulianos llevaban exactamente la misma ropa y estaban distribuidos de la misma forma que el domingo, por lo que Supervivientes: Última hora no se estaba emitiendo en directo. Simplemente era un bloque grabado la noche anterior tras la finalización de Supervivientes: Conexión Honduras. “Vaya programa que tuvimos ayer. Qué adrenalina, por favor. Bueno, yo, de hecho, no he podido pegar ojo. Qué digo. ¡No me he metido ni en la cama desde que grabé anoche!”, bromeó el propio Sobera para risa de los presentes.

Esto, en realidad, se podía esperar, pues como comentamos en nuestro análisis de las audiencias dominicales, Conexión Honduras duró 50 minutos menos de lo habitual. 50 minutos que se recortaron entonces para dárselos al Última hora, repitiendo la estrategia que Supervivientes ya siguió recientemente con sus nominaciones, que durante varias semanas se grabaron en jueves, pero se emitieron en la noche del viernes para competir contra Antena 3.

Entonces ya hubo quien encajó mal ese movimiento, y lo mismo ha pasado este lunes, donde las críticas contra Telecinco y el reality se han acumulado en las redes sociales. “Cutres” y “paripé” fueron algunas de las palabras más repetidas al respecto, aunque también hubo quien subió el tono como comentarios como “me da la sensación de que me están intentando tomar el pelo de forma súper descarada” y “qué coraje que nos tomen por tontos intentando hacer creer que están en directo”.

Telecinco ha causado malestar entre el público de Supervivientes con su último movimiento de programación. Este lunes, la cadena de Mediaset decidió emitir una versión extendida de Supervivientes: Última hora para intentar contrarrestar la llegada de Hermanos, la nueva serie turca de Antena 3. En realidad la ficción otomana se estrenó el domingo, pero como Telecinco ya contaba ese día con un contenido potente de antemano -Supervivientes: Conexión Honduras-, no tuvo que mover ficha para plantar cara a su nuevo rival.

Audiencias | 'MasterChef' (13.8%) resiste a sus nuevos rivales y la extensión de 'Supervivientes: Última hora' (10.5%) rinde a medio gas

Saber más

Para este lunes, en cambio, la historia era diferente. Telecinco necesitaba encontrar una alternativa a la serie Desaparecidos, y para ello optó por alargar hasta la medianoche la emisión de Supervivientes: Última hora. Así, la primera ventana semanal del reality no duró una hora, como es habitual, sino dos. Y no estuvo conducida en solitario por Lara Álvarez desde la isla, sino que fue articulada como una gala al uso, con Carlos Sobera presentando en plató junto a su equipo de colaboradores.