Análisis de 'Lo de Évole' y su versión desde casa

El Évole que más gusta no es carcelario, es político y con famosos

El Évole que más gusta no es carcelario, es político y con famosos
El Évole que más gusta no es carcelario, es político y con famosos

'Lo de Évole' ha sabido reinventarse con éxito "desde casa" por el coronavirus, y este domingo ofrece en laSexta su cuarto especial con entrevistas a través del ordenador.

Un análisis de los datos de audiencia del programa, con sus dos versiones por el confinamiento, deja claro las preferencias del público cuando se sientan a ver a Jordi Évole, un seguro de audiencias para la cadena.

Esta temporada televisiva suponía un verdadero reto para Jordi Évole. Después de 11 años la figura del periodista se desligaba de Salvados, dejando en buenas manos el programa con Gonzo, y afrontaba otra aventura con Lo de Évole.

Sin separarse de laSexta, inició esta nueva apuesta en la que se envolvía de un entorno temático para todas sus entregas: la cárcel. Y ya desde la presentación, avanzó que cada capítulo estaría centrado en un tema, y que entrevistaría a distintos presos para saber su opinión o su vivencia personal.

Su primera entrega sirvió de homenaje a Jesús Quintero, a su estilo televisivo y a su legado. Y la audiencia cemostró que le esperaba con los brazos abiertos: 11.7% de cuota y 2.086.000espectadores para laSexta la noche del domingo 2 de febrero.

Un éxito incontestable que se acercó a duplicar la media de la cadena de Atresmedia y que se refrendó una semana más tarde, volviendo a la senda política que había caracterizado a Salvados, cuando Évole logró entrevistar a Oriol Junqueras en prisión y coincidió con el anuncio de las elecciones en Catalunya. Otro éxito: 10.6% de share y 1.922.000 seguidores.

Oriol Junqueras y Jordi Évole, en su entrevista en laSexta
Oriol Junqueras y Jordi Évole, en su entrevista en laSexta laSexta

De ahí en adelante, Lo de Évole testó realmente la fidelidad de sus seguidores. Primero con una entrega titulada "Un día cualquiera" que no tenía ninguna entrevista destacada, sio que se basaba en charlas con presos por delitos al volante. La audiencia bajó, pero siguió regalando un 8.7% de cuota y 1.555.000 espectadores.

A la semana siguiente, la trayectoria de Lo de Évole volvió a ser tangencial a la política. Se citó con Francisco Granados, y volvió a demostrarse que el público se asoma más a las entrevistas del periodista cuando conocen al interlocutor: nueva subida hasta un 10.1% de share y 1.784.000 seguidores.

El programa afrontó el (a posteriori) fatídico mes de marzo y le dio tiempo a emitir otras dos entregas. La del día 1 la dedicó a hablar con Santiago Cobos, el preso que inspiró a Luis Tosar para 'Celda 211', que volvió a demostrar que el programa tiene un público fiel, pero pierde adeptos esporádicos cuando no conocen al entrevistado: 6.5% de cuota y 1.182.000 espectadores, el mínimo del programa. La del día 8, 8M, Évole se metió en una cárcel de mujeres y volvió a subir hasta un 8% de share y 1.427.000 seguidores. Y entonces, el mundo y España se detuvieron por el coronavirus.

Un antes y un después de la alarma por el coronavirus

Para el domingo 15 de marzo, laSexta y Lo de Évole ya habían promocionado una entrega en la que el periodista entrevistaba al narco Marcial Dorado, también con conexión política por su amistad con el líder del PP gallego, Feijóo. Pero 24 horas antes, Pedro Sánchez decretó el estado de alarma en España, y la cadena decidió suspender sine die esa emisión para hacer hueco a la actualidad.

El programa se quedó en barbecho, sin saber cuándo ni cómo volvería, pero lo cierto es que duró poco en ese estado de hibernación. Apenas dos días después, el 17, anunciaron que ya preparaban un "especial cuarentena" con Évole desde su casa entrevistando por videoconferencia y olvidándose de la temática carcelaria. Y puso el listón alto, anunciando al Papa Francisco. 'Lo de #QuédateEnCasa',  como rebautizaron al programa, conectó desde su primera noche con el público, congregando un 11% de cuota y 2.267.000 espectadores. Aún teniendo en cuenta cómo disparó la cuarentena el consumo, un éxito no sólo de fieles, sino también de seguimiento.

El éxito hizo que lo que iba a ser un "especial", se convirtiera en una "serie de especiales" que este domingo 12 de abril emitirá su cuarta entrega. En la segunda, cerró marzo junto a José Mújica y a un 10.8% de share y 2.185.000 seguidores. Y en la tercera, ya para iniciar abril, habló de casa a casa con Bayona y con Rosalía ante el 9.3% de cuota y 1.875.000 espectadores.

La experiencia de Lo de #QuédateEnCasa está siendo tan positiva y fructífera para laSexta que este domingo ya tiene listo otro especial, el cuarto. En él contará con Ricardo Darín, Residente y Mercedes Milá, entre otros.

Sea con Lo de Évole o con Lo de #QuédateEnCasa, los datos demuestran que Jordi Évole es un seguro de audiencias para laSexta. El programa promedia en sus nueve entregas (con ambas versiones) un 9.5% de cuota de pantalla y se sitúa en torno a los 1,7 millones de espectadores. Un lujo en el horario estelar para una cadena que en marzo celebró su récord histórico mensual con 8.3% de share. 1,2 puntos por encima del mejor dato histórico en promedio de la cadena.

Eso sí, las audiencias también reflejan que, pese a haber dado este paso a un lado, lo que más le gusta al público de Évole es verle entrevistar a políticos y a famosos.  Quizás sólo es cuestión de conjugar esta petición con la temática carcelaria, como ya ha hecho Lo de Évole, y también esperar a que el público se abra más a otros temas, como ya logró el mismo equipo en Salvados.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba