Declaraciones en 'Fiesta'

Las gemelas de 'First Dates' hablan de su vida con TOC: “Te tragabas las lágrimas y la ansiedad”

Las gemelas de 'First Dates' en 'Fiesta'

Cristina y Marisa Zapata, las camareras gemelas de First Dates, acudieron el sábado a Fiesta para hablar de su vida como personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Un trastorno mental marcado por manías y obsesiones irracionales, como así explicaron las hermanas durante su visita al programa de Telecinco.

Rosa López envió un mensaje a 'Fiesta' tras las palabras de Chenoa: "Ni hago daño ni me lo hacen"

Rosa López envió un mensaje a 'Fiesta' tras las palabras de Chenoa: "Ni hago daño ni me lo hacen"

“Mirándolo con perspectiva, pienso que lo hemos tenido desde que éramos pequeñas. Era una cosa muy extraña. A lo mejor teníamos 4 o 5 años y lo primero que hacía cuando abría los ojos era mirar a mi hermana y decirle ”si jugamos a las maestras, yo soy la maestra. Y si jugamos a no sé qué, yo soy no sé qué“... Y si salía a la calle y alguien me decía 'hola', yo tenía que contárselo a mi hermana de manera minuciosa. Iban pasando los años e iban pasando cosas raras, pero yo pensaba que era así, un poco rarita, pero siempre con cosas en la cabeza”, comenzó diciendo Marisa.

“Pero esto le pasa a mucha gente, como abrir y cerrar el armario varias veces. O van a mirar si han cerrado el gas no sé cuántas veces”, añadió poco después Cristina, en relación a las manías y acciones que suelen definir a las personas con TOC. Entre ellas, dar infinitas vueltas sobre un mismo tema y contárselo pormenorizadamente a la gente de tu entorno.

Un episodio muy claro fue cuando el padre de ambas se desvaneció al suelo fruto de la tensión que estaba padeciendo tras escuchar a Marisa hablar todo el rato sobre lo mismo. “Cuando despertó, aún en el suelo, yo seguía [hablando]”, aseguró Marisa, que vivió otro momento parecido en plena grabación de First Dates. “En el programa le dije un día a Lidia `Torrent] ”uy, me está pasando esto“. Tenía que decirle a todo el mundo que [en una cabalgata de Reyes había cogido] una piruleta y no piruletas, en general. Y esto, sino lo dices, se te queda aquí [señala la cabeza]. Son tonterías que no tienen sentido, pero tienes que decirlas, porque si no te entra una ansiedad tan grande...”

Marisa: “Tuve pensamientos suicidas”

Marisa y Cristina reconocieron a Emma García que llegaron a pasarlo “muy mal” grabando el dating de Cuatro en estas circunstancias. “Te tragabas las lágrimas, te tragabas la ansiedad, sonreías y, mientras podías, te escondías y te ponías de los nervios. Sobera, el pobre, lo vivió menos, pero Matías, Lidia y los compañeros de maquillaje y demás...”, explicó Marisa, que al igual que su hermana, se mostraron muy agradecidas con todo el equipo del programa por su comprensión en todo este tiempo. Y esto incluye a las maquilladoras del formato de Cuatro, a quien Marisa les pedía que taparan las heridas que ella misma se había hecho en los brazos fruto de su trastorno.

Es más, Marisa contó el sábado que sufrió una fuerte crisis hace 4 años, lo que condicionó su vida y la de sus allegados a niveles extremos. “Me volví agresiva, me hacía daño a mí misma, tenía el brazo hecho añicos (...) Estaba destrozando mi vida y la de los de alrededor. Yo lo que quería era soledad, y me aislaba, me aislaba. Yo iba a pasear por Madrid, por los parques de alrededor de mi casa, y tenía pensamientos suicidas. Me preguntaba a quién le escribiría cartas y cómo lo haría”. Afortunadamente, no lo hizo. “Decía ”cómo voy a hacerles esto a mis padres, que están vivos“. Y esa fuerza me mantuvo un poco alerta. Decía: ”No puedo hacer esto. Tengo que hacer algo“.

Las gemelas, agradecidas con su paso por terapia

Durante aquella época, Marisa y Cristina tuvieron que dejar de vivir juntas y empezar una etapa de más de un año casi sin verse. “Su TOC influía en mí en una ansiedad increíble. No te dejaba vivir, te repetía muchas veces las cosas, te metía en sus rituales... Era increíbles. Me arrastraba a mí y a las personas que tenía a su alrededor. Mis padres han sufrido lo que no está escrito”, contó Cristina, que sufriría su propia crisis dos años más tarde, cuando Marisa ya se estaba recuperando de la suya.

Ahora, las dos agradecen haberse puesto a tiempo en manos de profesionales y haber pasado por terapia. En concreto, “una terapia cognitivo-conductual, que es la que te enfrenta a los miedos”. “No vas en contra de ellos, sino que los aceptas. Lo mejor es aceptar. Hay cuatro pasos a seguir en esta terapia: afrontar, aceptar, fluir y dejar que pase el tiempo”, explicó al respecto Cristina.

Etiquetas
stats