En su visita a 'El Hormiguero' este martes

Glòria Serra y un cámara de 'Equipo' en el público de 'El Hormiguero' recordaron la agresión de un narco drogado

Glória Serra

Redacción

Glòria Serra está de celebración. Este viernes, el programa que conduce, Equipo de Investigación, cumple nueve años de emisión. Sin embargo, no es oro todo lo que reduce en una trayectoria tan extensa, ya que, tal y como recordó en su visita a El Hormiguero este martes, han tenido que enfrentarse a “momentos desagradables”.

Crossover paródico de 'Equipo de investigación' y Paquita Salas, acusada de amañar los Premios Feroz

Crossover paródico de 'Equipo de investigación' y Paquita Salas, acusada de amañar los Premios Feroz

“En general”, explicó, “a la gente no le gusta cuando hablas de las cosas chungas que hacen”. No obstante, agradece que hayan tenido “pocos incidentes graves. Lo cual dice también que no somos unos locos y no vamos a cualquier sitio”. La periodista reconoció que han sufrido “alguna agresión”, y señaló como la peor la que sufrieron “un compañero y el cámara”. Para sorpresa del público, el aludido, Hilari Camps, estaba presente en el plató.

Serra explicó que había sido un caso “raro”, ya que cuando fueron a hablar con un narco, “que normalmente no se drogan porque son muy listos”, al que fueron a entrevistar “sí se había drogado”, por lo que “no le gustó demasiado”. “Les dio un par de toques”, describió, “sangraron, hubo que poner una denuncia”. Aun así, trató de tranquilizar el ambiente diciendo que había sido “la excepción”.

“Por suerte yo me cubrí con la cámara”, rememoró él, “el que pilló fue mi compañero, que le dejaron los morros como a Carmen de Mairena”. Después puso como ejemplo otra agresión, en la que “reventaron el coche con un bate de béisbol con nosotros dentro, acelerando y huyendo”.

Por su parte, la invitada celebró que el cámara tomara la palabra. “Yo soy la cara visible que pone la voz y cuenta la historia, pero este es un programa muy grande”, enumeró, “editores, realizadores, productores, redactores, y el binomio redactor - cámara, que son los que se meten en la boca del lobo”. La periodista zanjó el asunto reconociendo que “han habido momentos de tensión”, pero “nada que no esté dentro de nuestro trabajo”.

Pablo Motos aprovechó para preguntarle con la relación que establecen con sus entrevistados, de cara a conseguir que hablen a las cámaras. “Tienen un punto exhibicionistas. Al malo le gusta que le vayan detrás”, comentó. No en vano, según reveló, “la Policía no ha pedido alguna cinta porque alguien se estaba delatando”.

Etiquetas
stats