Análisis

Qué pasa con HBO Max y por qué han desaparecido 'Foodie Love', 'Sin novedad' y 'Por H o por B'

'Foodie Love', 'Por H o por B' y 'Sin novedad', damnificadas en HBO Max

Lorenzo Ayuso


Con el aval de estar creada y dirigida por Isabel Coixet, Foodie Love sirvió para inaugurar el menú de la producción española original de HBO, un 4 de diciembre de 2019. De ahí, a estos primeros compases de julio de 2022: algo más de dos años y medio más tarde, aquella comedia romántica, la que abrió el camino que luego han recorrido tantos otros títulos de envergadura, ha dejado de estar disponible en el catálogo de HBO Max, la evolución de aquella marca de streaming.

HBO Max fulmina toda su producción europea, salvo en España, por la fusión Warner-Discovery

HBO Max fulmina toda su producción europea, salvo en España, por la fusión Warner-Discovery

Y como esta, también otras dos producciones propias borran su rastro del catálogo: Por H o por B, estrenada el 22 de julio de 2020; y Sin novedad, que engrosaba la biblioteca de contenidos del servicio OTT el 19 de diciembre de 2021, es decir, hace poco más de medio año desde que se dio a conocer a la audiencia. Se trata de tres de las 10 ficciones originales que han visto la luz desde el comienzo de la actividad en el mercado ibérico.

Los suscriptores que probaran a insertar estos títulos en el motor de búsqueda de la plataforma habrán podido comprobar que tal búsqueda no daba resultados. HBO Max España confirma a verTele la salida de estas tres ficciones de producción propia, como parte de un proceso de cambios a nivel global para la compañía después de la compra de su matriz, WarnerMedia, por parte de Discovery, que desembocará a medio-largo plazo en la creación de una nueva plataforma conjunta. Y, por lo tanto, en la enésima reestructuración del paisaje del streaming.

HBO para la producción en Europa Central y Nórdica

La desaparición de Foodie Love, Por H o por B y Sin novedad se ha hecho efectiva pocas horas después de que trascendiese la decisión de Warner Bros. Discovery, el nuevo conglomerado resultante de la operación finalizada durante la primavera, de fulminar la producción de HBO Max en el grueso de Europa, con la salvedad de España y Francia: el recorte afectaba a los países nórdicos (Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia), Europa Central, Países Bajos y Turquía. Esto tenía un doble efecto: por un lado, la suspensión de la producción de toda actividad productiva en las citadas regiones; y, por otro, la eliminación del catálogo de HBO Max de ciertos contenidos originales, a fin de desembarazarse de distribuir sus licencias en cualquier lugar del mundo.

Se trataba de un golpe importante a la producción de ficción en Europa, donde antes HBO y su evolución, HBO Max, habían destacado como dinamizadores de mercado y por la trascendencia de sus producciones que hacían valer el legado de calidad aparejado a la marca desde Estados Unidos. Si bien la producción en Países Bajos y Turquía estaba en fase aún germinal, al haberse lanzado HBO Max durante el pasado 2021 en dichos territorios, los esfuerzos en el resto del continente habían sido importantes durante los últimos años y contaban con un buen número de producciones en diferentes estados de desarrollo.

Pero, como decimos, las nuevas directrices no solo provocan que se detenga la producción. Con efecto inmediato, un número por determinar de producciones propias dejarán su hueco libre en la plataforma a nivel mundial. Las primeras informaciones publicadas por Variety advertían de la salida de realizaciones surgidas precisamente de esas zonas en las que se cancelaba el trabajo. Era el caso de la aplaudida comedia sueca Lujuria (Lust), que tuvo su premiere en el último Festival Internacional de Cine de Berlín antes de descubrirse en marzo en HBO Max. Lo mismo ocurría con The Informant (Hungría) y con Kamikaze (Dinamarca), que en su día estuvieron entre las primeras Max Originals de WarnerMedia en el viejo continente.

Sin embargo, la decisión de desprenderse de series para liberar espacio, y con ello masa económica, afecta a ejemplos de otros países. Entre ellos, también a España.

España sigue activa pero no evita desprenderse de títulos

Que España hubiera quedado exonerada en este proceso tenía una explicación sencilla. Ni que decir tiene que la multipremiada Patria (la serie fue reconocida por Variety entre lo mejor de la TV internacional en 2020; y su protagonista Ane Gabarain obtuvo una nominación al Emmy Internacional) o la popular 30 monedas (que acaba de reforzar su reparto con una estrella de Hollywood, Paul Giamatti) han logrado a dar una imagen internacional favorable para la producción española, que de por sí viene atrayendo la atención durante los últimos años. Sin embargo, el motivo determinante para que la producción española no se vea afectada es uno puramente estratégico: el contenido en castellano da un alto rendimiento a la plataforma, siendo importante su impacto en el mercado latinoamericano, pero también en el mercado hispano dentro de Estados Unidos.

Eso no exime de que, siguiendo la política de austeridad y recortes, Foodie Love, Sin novedad y Por H o por B hayan salido damnificadas dentro de un catálogo conformado por 10 series ya estrenadas, siendo Cómo mandarlo todo a la mierda la última en debutar, y con dos nuevos proyectos a la espera de estreno, ¡García! y la tira animada Pobre diablo.

La producción en España seguirá adelante, por lo ya expuesto, y ahí está para demostrarlo el despliegue para la segunda temporada de 30 monedas, cuyo aterrizaje se prevé para 2023. Y lo mismo puede decirse de Francia, donde HBO Max aún no se ha establecido oficialmente, pero que supone un mercado imprescindible donde estar presente y con producción activa, al trasladar la nueva Directiva de Servicios Audiovisuales que impone nuevas cuotas a todas las plataformas que operen en el territorio.

En cuanto a Foodie Love y Sin novedad, ambas de corte autoconclusivo y con una única temporada, la única cuestión es conocer cómo gestiona estos activos Warner Bros. Discovery. Algo más complejo es el caso de Por H o por B, a la que HBO Max no solo había concedido una segunda temporada, sino que dicha temporada estaba ya en postproducción, tras haber tenido lugar su rodaje en primavera.

El problema de segunda temporada de la comedia urbana escrita y dirigida por Manuela Burló es similar al de otras series a las que la reestructuración ha cogido desprevenidas, con el trabajo avanzado y en distintas fases del proceso. Estos casos se encuentran ahora en discusión para valorar las posibles salidas, sin que haya más información oficial hasta el momento.

WBD busca reducir 3.000 millones de dólares en gastos

Llegados a este punto, es importante recalcar una circunstancia: si estos Max Originals, ya sean españoles o foráneos, desaparecen del catálogo es porque HBO Max se aboca a una nueva etapa como fruto de la absorción por parte de Discovery, a la postre otra multinacional del entretenimiento como lo era WarnerMedia, con su propia política de producción y catálogo a nivel mundial. Este cese de la programación propia tiene una doble función, tanto estratégica como especialmente financiera, en un escenario en el que la burbuja de la producción en streaming creada durante la pandemia del coronavirus ha reventado, como probaba la debacle de Netflix durante el primer trimestre del 2022, y de la que se contagian el resto de agentes del mercado.

Procedente de AT&T, WarnerMedia ahora ha de equilibrar su volumen de producción para buscar un mejor aprovechamiento de sus grandes franquicias, siguiendo la tónica del mercado audiovisual, lo que implica un trabajo transversal a través de diferentes formatos y ventanas. En lo que concierne al servicio de streaming, HBO Max, su planteamiento ha de cambiar ineludiblemente para lograr un entendimiento con Discovery+, la rama de streaming, de Discovery. Esto desemboca en la combinación en un solo producto de ambas, en lugar de en un paquete de contenido.

“Uno de los puntos más importantes en esta operación es que creemos en hacer un producto combinado en lugar de un paquete. Creemos que la amplitud y profundidad de esta oferta de contenido será una propuesta de valor fundamental para el consumidor”, defendía en marzo Gunnar Wiedenfels, jefe financiero del nuevo grupo Warner Bros. Discovery, que añadió que esa remodelación en un único servicio “con suerte, no será cuestión de años, pero sí de bastantes meses”. Por el momento, solo se ha avanzado la posibilidad de una “solución temporal”, en palabras del directivo, que permita avanzar en el proceso.

Crear un nuevo producto y plataforma potentes y competitivos es lo que busca Warner Bros. Discovery. Como también persigue minimizar gastos en un momento crítico para los titanes del streaming. Las acciones del nuevo conglomerado de comunicación cayeron un 8.1% durante el pasado mes de junio, situándose la deuda combinada en 55.000 millones de dólares.

De ahí, la intención de Warner Bros. Discovery de reducir hasta 3.000 millones de dólares durante los primeros 24 meses después del acuerdo de fusión. Para ello, la principal directriz será, en palabras del CEO David Zaslav, “evitar la inversión”. Eso ya ha derivado en el cierre de CNN+, apenas un mes después de su lanzamiento, y en la suspensión de toda producción de ficción en dos de los canales del grupo, TBS y TNT, ambos pertenecientes en origen a WarnerMedia. El drástico recorte europeo, y su efecto inmediato sobre esas tres producciones concretas en España, es otra consecuencia de esa política.

Foodie Love, Sin novedad y Por H o por B quedan ahora en un limbo audiovisual, a la espera de que Warner Bros. Discovery avance en su estrategia de mercado. Quién sabe cuándo volverán a aparecer. Tal vez cuando eso ocurra, la que ya haya dejado su hueco a una nueva marca, sea HBO Max. Quién sabe cuánto habrá cambiado el mercado del streaming para entonces.

Etiquetas
stats