El “fiestón” de 'El Hormiguero' desveló sus secretos nunca contados, salseos del equipo y la cara de su voz misteriosa

Paula Hergar

El Hormiguero cerró su 16ª temporada con un “fiestón” homenaje a su equipo. “Estamos de celebración, cumplimos 2500 programas y esta noche vamos a conocer secretos de lo que pasa detrás de la televisión”, empezó explicando Pablo Motos a cámara para situar a los espectadores. “Somos 120 personas en el equipo y en 16 años han pasado muchas cosas”.

Susto en 'El Hormiguero' con intervención de los bomberos por un problema en la prueba de acción

Saber más

Algunos guionistas se sentaron en la mesa para recordar anécdotas vividas con famosos, la intérprete de todos los invitados internacionales mostró su cara por primera vez, y el presentador se sentó junto a su socio, Jorge Salvador, para “criticarse”.

Además, el programa invitó a los 36 hijos nacidos durante este tiempo de sus trabajadores, emitió un vídeo resumen de algunos de los momentos más especiales vividos y hasta regaló móviles a todo el público asistente.

Todo acabó con Marron, Cristina Pardo, Tamara Falcó, Nuria Roca, Juan del Val y Pablo Motos en una mesa con una tarta de cumpleaños, un espectáculo pirotécnico y aplausos.

Patricia Olangua, la voz de los invitados internacionales

“Hemos tenido casi 400 invitados de Hollywood y la voz que les ha traducido ha sido siempre la misma. Tiene algo mágico, no hay ninguna traductora como ella”, aseguró Motos para dar la bienvenida a Patricia Olangua, la intérprete que traduce a todos ellos.

Su voz es la que hemos escuchado siempre, al venir algún invitado extranjero, y ella misma explicó cómo es capaz de traducir la conversación de forma instantánea: “Se necesita una concentración tremenda y práctica. Hay invitados más complicados que otros. Los que más dificultan son los que quieren hablar español y no lo hablan tanto”. Incluso, desveló que la reconocen por la voz: “Curiosamente la gente me reconoce por la calle”.

Momentos surrealistas y de pánico, delante y detrás de cámaras

Los guionistas Jordi Moltó, Suko y Juan Herrera explicaron anécdotas como cuando Tom Cruise habló del Madrid con uno de ellos y otro se topó con Danny DeVitto en el baño.

Algún productor tuvo miedo por ser despedido a causa del incienso de Paulina Rubio, el fotógrafo del programa empezó dando sustos al presentador y a algún otro le tocó contar hasta 287 manchas de un dálmata. Desvelando que a veces, eran más duros los ensayos que la prueba en directo, porque “Pablo te mira fijamente y pregunta quién ha sido”.

El más tacaño, obsesivo con la audiencia y mandón

También las Hormigas tuvieron su sección, pero en esta ocasión, prepararon la “que más morbo podría causar”, una que sentó a Motos y Salvador en la mesa para señalar cuál de los dos era el culpable de:

¿Quién es el más tacaño? Jorge Salvador. Explicó que “sufre por los presupuestos. Por ejemplo, por tener que cambiar el suelo todos los años”.

¿Quién es el más obsesivo con la audiencia? Pablo Motos. Desveló que sobre todo, “ antes me agobiaba mucho, nos llamamos por la mañana” y Salvador le pone “excusas por las que no ha funcionado algo, que pocas veces ocurre”.

¿Alguno ha querido dejar el programa alguna vez? Pablo Motos. “Pensaba que los programas acababan en la temporada 8 y esa me planteé dejarlo. ”Estaba con que quería cerrar. Me llevaron al lago de San Juan, y empecé a divertirme otra vez“.

¿Quién manda un poquito más? Pablo Motos, porque “es el productor ejecutivo y presentador. ¿Cómo le vas a discutir si pone la cara?”, lamentó Salvador.

El Hormiguero cerró su 16ª temporada con un “fiestón” homenaje a su equipo. “Estamos de celebración, cumplimos 2500 programas y esta noche vamos a conocer secretos de lo que pasa detrás de la televisión”, empezó explicando Pablo Motos a cámara para situar a los espectadores. “Somos 120 personas en el equipo y en 16 años han pasado muchas cosas”.

Susto en 'El Hormiguero' con intervención de los bomberos por un problema en la prueba de acción

Saber más

Algunos guionistas se sentaron en la mesa para recordar anécdotas vividas con famosos, la intérprete de todos los invitados internacionales mostró su cara por primera vez, y el presentador se sentó junto a su socio, Jorge Salvador, para “criticarse”.

Además, el programa invitó a los 36 hijos nacidos durante este tiempo de sus trabajadores, emitió un vídeo resumen de algunos de los momentos más especiales vividos y hasta regaló móviles a todo el público asistente.

Todo acabó con Marron, Cristina Pardo, Tamara Falcó, Nuria Roca, Juan del Val y Pablo Motos en una mesa con una tarta de cumpleaños, un espectáculo pirotécnico y aplausos.

Patricia Olangua, la voz de los invitados internacionales

“Hemos tenido casi 400 invitados de Hollywood y la voz que les ha traducido ha sido siempre la misma. Tiene algo mágico, no hay ninguna traductora como ella”, aseguró Motos para dar la bienvenida a Patricia Olangua, la intérprete que traduce a todos ellos.

Su voz es la que hemos escuchado siempre, al venir algún invitado extranjero, y ella misma explicó cómo es capaz de traducir la conversación de forma instantánea: “Se necesita una concentración tremenda y práctica. Hay invitados más complicados que otros. Los que más dificultan son los que quieren hablar español y no lo hablan tanto”. Incluso, desveló que la reconocen por la voz: “Curiosamente la gente me reconoce por la calle”.

Momentos surrealistas y de pánico, delante y detrás de cámaras

Los guionistas Jordi Moltó, Suko y Juan Herrera explicaron anécdotas como cuando Tom Cruise habló del Madrid con uno de ellos y otro se topó con Danny DeVitto en el baño.

Algún productor tuvo miedo por ser despedido a causa del incienso de Paulina Rubio, el fotógrafo del programa empezó dando sustos al presentador y a algún otro le tocó contar hasta 287 manchas de un dálmata. Desvelando que a veces, eran más duros los ensayos que la prueba en directo, porque “Pablo te mira fijamente y pregunta quién ha sido”.

El más tacaño, obsesivo con la audiencia y mandón

También las Hormigas tuvieron su sección, pero en esta ocasión, prepararon la “que más morbo podría causar”, una que sentó a Motos y Salvador en la mesa para señalar cuál de los dos era el culpable de:

¿Quién es el más tacaño? Jorge Salvador. Explicó que “sufre por los presupuestos. Por ejemplo, por tener que cambiar el suelo todos los años”.

¿Quién es el más obsesivo con la audiencia? Pablo Motos. Desveló que sobre todo, “ antes me agobiaba mucho, nos llamamos por la mañana” y Salvador le pone “excusas por las que no ha funcionado algo, que pocas veces ocurre”.

¿Alguno ha querido dejar el programa alguna vez? Pablo Motos. “Pensaba que los programas acababan en la temporada 8 y esa me planteé dejarlo. ”Estaba con que quería cerrar. Me llevaron al lago de San Juan, y empecé a divertirme otra vez“.

¿Quién manda un poquito más? Pablo Motos, porque “es el productor ejecutivo y presentador. ¿Cómo le vas a discutir si pone la cara?”, lamentó Salvador.

El Hormiguero cerró su 16ª temporada con un “fiestón” homenaje a su equipo. “Estamos de celebración, cumplimos 2500 programas y esta noche vamos a conocer secretos de lo que pasa detrás de la televisión”, empezó explicando Pablo Motos a cámara para situar a los espectadores. “Somos 120 personas en el equipo y en 16 años han pasado muchas cosas”.

Susto en 'El Hormiguero' con intervención de los bomberos por un problema en la prueba de acción

Saber más

Algunos guionistas se sentaron en la mesa para recordar anécdotas vividas con famosos, la intérprete de todos los invitados internacionales mostró su cara por primera vez, y el presentador se sentó junto a su socio, Jorge Salvador, para “criticarse”.