Poco dating y mucho salseo

Isaac “Lobo” explicó en 'Baila conmigo' su versión del embarazo de Lucía: “Lo que ha contado no es verdad”

Paula Hergar

Baila conmigo despidió esta semana a Lucía Sánchez tras decidir que no seguía en el programa por su embarazo. Esto último también lo hizo público en el formato, señalando que el padre era Isaac Torres, con el que había roto semanas antes, tras ser uno de los protagonistas de La isla de las tentaciones.

Lucía había contado que la ruptura fue causada por una infidelidad de él, en la que le pilló in fraganti en su propia casa. Y que desde que se enteró de que esperaba un hijo suyo, él ni se había preocupado demasiado e incluso había puesto en duda que fuera él el padre.

Pero esta tarde, el conocido como “Lobo” de las Tentaciones apareció en el dating de Cuatro para dar explicaciones: “Si no sabemos las dos versiones, no se puede criticar”, empezó lamentando frente a Nagore Robles. “Estoy triste porque he escuchado muchas cosas que me han decepcionado mucho porque no son verdad. No me lo esperaba de alguien que he querido tanto”.

Preguntado por la razón de la ruptura, él dio una versión muy distinta a la de Lucía: “Lo que ha contado no es verdad. No le fui infiel. Yo había dejado la relación unos días antes, no por cuernos, yo estaba harto de la situación que estábamos viviendo. Todo eran problemas y quejas. No me dejaba ni ir a los bolos porque no me quería fuera de casa, quería que estuviera 24 horas con ella. Al final me agobié y decidí terminar”.

Y subrayó lo siguiente: “Después de Bela no volví a ser infiel. Cuando me pilló con otra, lo habíamos dejado tres días antes y ella me avisó de que venía a casa. Así que lo sabía. Sí abrí la puerta desnudo, estaba con alguien pero yo ya había roto con ella”, aseguró.

“Lo que más me ha dolido es que diga que soy el cáncer de su vida, porque si es así, no entiendo que después de dejarlo viniera a casa con una carta para volver. Porque se arrepentía de su actitud”. Aún así, confesó que le quiere “muchísimo, es la madre de mi futuro hijo, no le deseo nada malo. Lo que pasa es que no podemos estar juntos. Pero me da rabia porque si me quiere que diga la verdad, porque me perjudica a mí y a mi familia”.

También aclaró cómo recibió la noticia de que iba a ser padre: “Ella me dijo que estaba embarazada casi un mes después de estar juntos. Le pregunté si estaba segura de que era mío y ya está. No hay ningún problema. Para mí ser padre es lo más bonito que me puede pasar, estoy muy contento, pero me da lástima que sea en estas circunstancias”. Y desveló que “no fue un bebé buscado. Ella se tomaba la pastilla, dijo que le sentaban mal y al final pues... Para mí el bebé es lo más importante, lo sé todo a través de una persona en común, que no se lo pregunte a ella es diferente. Me bloquea de todos lados y no solo la tengo que llamar yo. Es fuerte que lo más importante que me puede pasar en la vida no pueda tomar decisiones”.

Baila conmigo despidió esta semana a Lucía Sánchez tras decidir que no seguía en el programa por su embarazo. Esto último también lo hizo público en el formato, señalando que el padre era Isaac Torres, con el que había roto semanas antes, tras ser uno de los protagonistas de La isla de las tentaciones.

Lucía había contado que la ruptura fue causada por una infidelidad de él, en la que le pilló in fraganti en su propia casa. Y que desde que se enteró de que esperaba un hijo suyo, él ni se había preocupado demasiado e incluso había puesto en duda que fuera él el padre.

Pero esta tarde, el conocido como “Lobo” de las Tentaciones apareció en el dating de Cuatro para dar explicaciones: “Si no sabemos las dos versiones, no se puede criticar”, empezó lamentando frente a Nagore Robles. “Estoy triste porque he escuchado muchas cosas que me han decepcionado mucho porque no son verdad. No me lo esperaba de alguien que he querido tanto”.

Preguntado por la razón de la ruptura, él dio una versión muy distinta a la de Lucía: “Lo que ha contado no es verdad. No le fui infiel. Yo había dejado la relación unos días antes, no por cuernos, yo estaba harto de la situación que estábamos viviendo. Todo eran problemas y quejas. No me dejaba ni ir a los bolos porque no me quería fuera de casa, quería que estuviera 24 horas con ella. Al final me agobié y decidí terminar”.

Y subrayó lo siguiente: “Después de Bela no volví a ser infiel. Cuando me pilló con otra, lo habíamos dejado tres días antes y ella me avisó de que venía a casa. Así que lo sabía. Sí abrí la puerta desnudo, estaba con alguien pero yo ya había roto con ella”, aseguró.

“Lo que más me ha dolido es que diga que soy el cáncer de su vida, porque si es así, no entiendo que después de dejarlo viniera a casa con una carta para volver. Porque se arrepentía de su actitud”. Aún así, confesó que le quiere “muchísimo, es la madre de mi futuro hijo, no le deseo nada malo. Lo que pasa es que no podemos estar juntos. Pero me da rabia porque si me quiere que diga la verdad, porque me perjudica a mí y a mi familia”.

También aclaró cómo recibió la noticia de que iba a ser padre: “Ella me dijo que estaba embarazada casi un mes después de estar juntos. Le pregunté si estaba segura de que era mío y ya está. No hay ningún problema. Para mí ser padre es lo más bonito que me puede pasar, estoy muy contento, pero me da lástima que sea en estas circunstancias”. Y desveló que “no fue un bebé buscado. Ella se tomaba la pastilla, dijo que le sentaban mal y al final pues... Para mí el bebé es lo más importante, lo sé todo a través de una persona en común, que no se lo pregunte a ella es diferente. Me bloquea de todos lados y no solo la tengo que llamar yo. Es fuerte que lo más importante que me puede pasar en la vida no pueda tomar decisiones”.

Baila conmigo despidió esta semana a Lucía Sánchez tras decidir que no seguía en el programa por su embarazo. Esto último también lo hizo público en el formato, señalando que el padre era Isaac Torres, con el que había roto semanas antes, tras ser uno de los protagonistas de La isla de las tentaciones.

Lucía había contado que la ruptura fue causada por una infidelidad de él, en la que le pilló in fraganti en su propia casa. Y que desde que se enteró de que esperaba un hijo suyo, él ni se había preocupado demasiado e incluso había puesto en duda que fuera él el padre.