'La isla de las tentaciones 5' mostró las imágenes “trampa” por las que Javi se escapa a buscar a Claudia

Javi se derrumba en 'La isla de las tentaciones 5'

Paula Hergar


“¿Estáis preparados para el programa más fuerte hasta la fecha?” advertían las redes de La isla de las tentaciones 5 antes de arrancar la entrega de hoy. Y así ha sido: Javi huía de la hoguera corriendo para ver a Claudia, tras pensar que se había dado un beso con otro.

Lola Mencía ('Tentaciones') se derrumba al contar qué ha pasado con Horus, el perro que compartía con Diego

Lola Mencía ('Tentaciones') se derrumba al contar qué ha pasado con Horus, el perro que compartía con Diego

Además, Mario volvió a ser infiel a Laura tras prometerle que no lo haría. Ella aseguró que no quería volver a verle en la vida y él se arrepintió tras ver imágenes de ella enamorada de nuevo.

Todo ello en una noche en la que Sandra Barneda tuvo que aguantarse la risa en la hoguera de las chicas, al descubrir el tatuaje de uno de sus novios.

Mario, “el transformer”, y su segunda infidelidad con Carmen

A pesar de que en la anterior hoguera de confrontación con Laura, Mario se había marchado contento y seguro de su relación, al pasar las horas esa confianza fue decayendo.

Tras una cita con Carmen en la que se pusieron crema y se confesaron la atracción mutua, por la noche él se mostró bajoneado por su relación y Valeria acudió a animarlo. No obtuvo frutos y lo intentó Carmen. Entonces, Mario le propuso ir a hablar estirados en una de las camas balinesas y ella aceptó. Pero lejos de hablar, acabaron besándose por primera vez.

Por la mañana, se mostraba algo arrepentido frente a Javi que le preguntaba qué le ocurría por la noche, si es que no se acordaba de su novia: “Soy un transformer. En ese momento obvio que no me acuerdo de ella”, reconoció el infiel.

Una hoguera de chicas con llantos, risas y una ruptura definitiva

Paola, Claudia, Laura, Tania y Ana se sentaron frente a Sandra Barneda para vivir una nueva hoguera. La primera en ver imágenes fue Claudia que reconfirmó que Javi no estaba disfrutando de la experiencia: “No entiendo quién es esta persona. No es el chico del que me enamoré, siento que le estoy apagando. Igual tengo que dejarlo para que esté bien. Yo no puedo estar con una persona de la que tengo que tirar, es agotador.

La siguiente en sufrir fue Ana, para la que era la primera hoguera y la primera, en la boca. Vio cómo Cristian le decía a una tentadora que la veía como pareja, que no ponía la mano en el fuego por él y que no quería crías a su lado: “Estoy flipando, no llevamos nada de tiempo y ¿ya estamos así? Eres un fantasma”, decía sorprendida.

Y desvelaba algo que hacía reír hasta a Sandra: “Ya le ha dicho que tiene un tatuaje, lo tiene en la parte de arriba del miembro y pone 'Todo pasa por algo'”. En ese momento la presentadora no pudo aguantar la risa. Pero Ana acabó pidiendo salir unos minutos, tras el shok de ver así a su novio, y el resto corrió a apoyarle.

Turno de Paola que criticó que Andreu estuviera siempre con la misma tentadora, pero lo que peor le sentó fue que ella le dijera que “su relación está rota”. Tampoco le gustó que la tentadora le inspirara tanto para cantarle durante todo el día: “¡Qué pesadito cantando todo el día! Le han dado cuerda y ahora no para”, lamentó.

La cuarta fue Tania que se quedó sin ver las imágenes de Samu por saltarse las normas: “Estuviste en el baño con Hugo cuando sabes que está terminantemente prohibido. Ha llegado el momento de asumir las consecuencias de tus actos y no ves a ver nada de él”.

Aunque sus compañeras sí las vieron por ella: “Ha dicho que no te perdonaría y ha estado en la hamaca abrazado con la tentadora”. Algo que ella recibía con resignación: “No se ha visto en otra en su vida, porque está acostumbrado a ir detrás de las chicas y ahora que va una pues a por todas”.

Pero la peor parte se la llevó Laura que, tras la hoguera de confrontación, dijo que ponía la mano en el fuego por Mario... pues toma imágenes. Mario diciendo a Carmen que no sabe si está enamorado, dejándose lamer el cuerpo por ella y hasta besándose con ella. Tras eso, ella se desesperó: “Una persona que te mira a la cara y te dice que no te va a fallar... es una mentira él entero. Me gustaría no verle la cara en lo que me queda de vida”.

Laura se desesperaba: “No creo que esta chica le haya roto los esquemas es que no me ha querido en su vida. Me siento como una mierda. No tiene corazón. Es como si no existiera para él, siento odio, decepción...no quiero saber nunca nada más de él” y aseguró que no volvería a derramar una lágrima por él.

Antes de acabar, Barneda les dejó escoger a una tentadora a la que podían darle el collar del veto para alejarle durante 24 horas de la villa. Y escogieron a Cristina para que Andreu se diera cuenta de que estaba haciéndole daño a Paola.

Hoguera de chicos con arrepentimientos y huidas

Andreu, Javi, Samu, Mario y Cristian se sentaron frente a la presentadora para descubrir cómo avanzaban sus novias sin ellos. Mario fue el primer en romper el hielo y confesó estar hecho un lío “porque creo que cuando amas de verdad no haces lo que le estoy haciendo a Laura”. Seguidamente la vio hablando bien de él y se derrumbó: “Soy tonto y me jode actuar como he actuado”.

El siguiente fue Cristian que no vio nada extraño de Ana, más allá de una cita con Álvaro: “No me gusta ver eso pero creo que Álvaro es pico y pala con todas las que se cruza por el camino”, pero no se mostró preocupado.

Y llegó el turno de Javi que escuchó a Claudia decir que estaba “agobiada con él, que lamentaba que él estuviera como un mueble, que no se pusiera a prueba” y él respondió: “Quiere que espabile, intentaré implicarme más en la casa, no creo que sea tarde”.

Después aparecieron imágenes de la viceversa bailando con Álvaro, dejándose besar en la cara y pasándose el hielo. En una escena parece que se besen pero no queda claro porque alguien está de por medio y podía ser un hielo lo que se estuvieran pasando. Javi preguntó si era un beso en la boca pero nadie pudo aclarárselo. Ni siquiera Barneda.

Por lo que acabó derrumbándose: “Necesito ver a mi novia. En el beso en la boca no la reconozco, no la he visto así en mi vida. Me quiero ir”, dijo y se marchaba de la hoguera a respirar. Hasta que salió corriendo, dirección la villa y gritando “¡Claudia!”.

Etiquetas
stats