'La isla de las tentaciones 5' sacó a la luz las nuevas relaciones de Laura y Ana

Mario y Laura, en su reencuentro en 'La isla de las tentaciones'

Paula Hergar


La isla de las tentaciones 5 dedicó su noche de martes a descubrir el estado actual de Mario y Laura y de Christian y Ana. Dos parejas que prefirieron salir separadas de la experiencia.

Telecinco estira 'La isla de las tentaciones' y le fía su semana final del año con cuatro noches seguidas

Telecinco estira 'La isla de las tentaciones' y le fía su semana final del año con cuatro noches seguidas

En el primer caso, ambos cayeron en la tentación y tras la hoguera final Laura pidió una nueva oportunidad a Mario pero este prefirió marcharse sin ella.

Tres meses después, Laura entraba a la sala junto a Sandra Barneda mientras Mario esperaba en una habitación viéndolo todo desde una pantalla. “No estoy muy bien, la verdad. Aquella hoguera final fue humillante”, confesó la joven, y él se reía en paralelo: “Por primera vez no me rebajé a ti”.

Preguntada por si habían tenido contacto, ella explicó que “las veces que me ha buscado o dejado ver el intentarlo ha sido mientras estaba de fiesta, en situaciones que no eran buenas para hablar. Me pidió que lo intentáramos seis días después de volver, lo tuve que bloquear de todos lados y después nos llevamos bien. Ahora he encontrado una persona con la que me siento muy bien”.

La presentadora le pidió que se marchara y entró Mario para contradecir casi todo lo que había contado Laura: “Ella me ofreció vernos varias veces, tuve ganas pero quería seguir con mi idea de estar solo. Nunca quise volver pero sí le pedí algunas explicaciones”. Pero antes de reencontrarse, entró Valeria a la que hacía tres meses que no veía: “Le he escrito pero ahí se quedó. La cosa no fue a más por él”, dijo ella. Y él agradecía que le respetara su espacio.

Seguidamente entró Laura y se dieron dos besos “por educación”. Y él acepta haberla llamado y echado de menos, pero ella fue la que habló de volver. La joven confirmó pero detalló que se lo preguntó porque no entendió nada. “Hay muchas cosas que no han cicatrizado. No sabe hablar con el corazón, no te abres”, le reprochaba mientras a él se le escapaba la risa.

Él le lanzó varios reproches: “¿Por qué te acostaste con Adrián la última noche en la isla?, si te hubieras frenado con Adrián quizá hubiera sido distinto (...) no vas a ser feliz con tu nuevo novio porque sigues pensando en mí”. Palabras que provocaron el llanto de Laura: “¿Por qué esperaste a verme con otro para llamarme? No se va del todo pero no quiere estar conmigo”, lamentó.

La montaña rusa de Ana y Christian con parada en Vladi y María de los Ángeles

Ana entró fuerte lamentando que tras la isla mucha gente del pueblo se le había acercado a comentarle que un mes antes de viajar ya le estaba siendo infiel. Y relató lo que ocurrió tras la isla: “En el aeropuerto tuvimos una conversación en la que él no paraba de llorar, que quería intentarlo y que iba a hacer para reconquistarme. Pero al vovler a casa se olvidó de eso y empezaron las peleas”.

Y añadió: “Unos días después me dejó y me quedé helada. No entiendo cómo me escribe una nota de que me quería y horas después me dejaba. Nos hemos vuelto a ver, conversamos, nos acostamos... una montaña rusa porque nunca me ha dejado avanzar”.

Christian bajó, saludó a ambas con una sonrisa frente a la cara de enfado de Ana. “Creo que lo mejor es serpararnos porque ella no sabe pasar página. No le he sido infiel, a mí también me han llegado cosas de ti y no me las creo”, aseguró. “Es que ahora me pasa lo mismo, no quiero estar con ella pero la veo y vuelvo a sentir”.

Ana respondió: “Eres un egoísta porque sabes que tengo debilidad por ti y no me dejas ir. Hace y deshace y quiere que siga ahí”. Preguntada por si ha estado con otra persona ella afirmó: “Con Vladi. Es una gran tentación para mí y lo he visto”.

En ese instante entró el tentador. “Ella tiene principios y hasta que no cerró una etapa no empezó otra. Pasamos una noche increíble y hemos seguido hablando pero aún quiere a Christian por eso no hemos iniciado nada. A mí me encantaría seguir viéndola”. A lo que ella subrayó que necesitaba “recuperarse”. Y él la tranquilizó asegurando que la esperaría.

El tentador se marchó y entró María de los Ángeles: “Antes de volver en la furgoneta nos liamos. Hemos hablado después de la isla, vino a verme a Marbella”. Algo que hizo saltar a Ana porque Christian le había dicho que no se había liado con ella y que a Marbella iba a trabajar. Pero él seguía negando todo: “Ahora en frío creo que fue un calentón porque me he dado cuenta que no encaja conmigo como mujer”.

Y ella quiso zanjar la gran pregunta: “¿Hubieron tocamientos íntimos en el baño?” y Christian y María de los Ángeles sonrieron y afirmaron. “Se ha reído de mí como le ha dado la gana, habla con 50 más, me merecía que fuera sincero conmigo”, se derrumbaba. Él se sentaba a su lado para calmarla y subrayaba: “No me gusta cómo se me ha dejado, de machista y celoso porque no lo soy”.

Barneda acababa despidiendo a Christian y, ya a solas con Ana hizo de psicóloga. Le pidió que empezara a quererse a ella, que si ella no se quería nadie podría llenar ese vacío que se dejaba ella misma.

Etiquetas
stats