Jorge Javier, muy crítico con Lydia Lozano: “Cometió un error al no sentarse ante Al Bano”

Lydia Lozano y Jorge Javier Vázquez

Lydia Lozano ha sido, a su pesar, foco de las miradas y comentarios en Sálvame. Decimos a su pesar puesto que en esta ocasión se ha tratado por un tema de infausto recuerdo, su sonada exclusiva sobre Ylenia Carrisi, al sentarse Al Bano, padre de la desaparecida, el sábado en Deluxe. La periodista se negó a sentarse en el plató con el cantante, lo que le valió críticas desde su programa y sus compañeros. Ahora es el turno de Jorge Javier Vázquez, que considera que la periodista se equivocó en su decisión.

'Sálvame' volvió a llevar al límite a Lydia Lozano por el caso Ylenia, y Adela González pagó los platos rotos

'Sálvame' volvió a llevar al límite a Lydia Lozano por el caso Ylenia, y Adela González pagó los platos rotos

Lo deja por escrito en su columna para Lecturas, donde explica cómo vivió, desde casa, el momento en que el magacín descubrió a la tertuliana la “sorpresa” que le tenía preparada. “También me emocioné viendo a Lydia venirse abajo. Y si me pasa a mí, que la conozco llorando desde el principio de los tiempos, imagino lo que pueden llegar a sufrir por ella los que la siguen con auténtica veneración”, expone el presentador, que añáade: “A Lydia no es que la quieran, es que la protegen como a una hermana pequeña que no supiera defenderse”.

“Enfrentarte a tus terrores es la mejor manera de que desaparezcan”

Esa “adhesión inquebrantable” del público le sirve para mostrarse muy crítico con su compañera de trabajo: “Lydia no duda. Jamás. Creo que no se lo permite porque después de tantos años de profesión prefiere apoyarse en la inconsciencia y desterrar cualquier espíritu crítico. Camina por la vida con paso firme sabiendo que sus fieles nunca la van a abandonar”, escribe sobre la periodista, de la que dice que “para sus seguidores pasará a la historia como una mártir que entregó su vida a Sálvame”: “Pero, claro”, agrega, “no olvidemos que todos los santos cometen errores porque son humanos. Y Lydia, como toda santa, también es humana”.

Considera Vázquez que “no sentándose el sábado con Al Bano cometió un error que, por supuesto, no hará mella en el amor que le profesan sus acólitos”; al contrario, “les servirá para reafirmarse en la idea de que el programa en el que trabaja es el auténtico demonio”. Sin embargo, considera el comunicador que “en este mundo profesional nuestro enfrentarte a tus terrores es la mejor manera de que desaparezcan”.

Considera su discurso “poco convincente”

“No vino al programa y perdió la oportunidad de su vida de dar por zanjado el tema. Su ausencia se convirtió en sonada presencia. Al Bano cantando Felicitá mientras en el pantallón se veían unas imágenes de Lydia Lozano en blanco y negro llorando a moco tendido era puro prodigio televisivo”, prosigue Vázquez, que se refiere en términos duros a las explicaciones que dio Lozano por su ausencia a la mañana siguiente, en Socialité. “Su discurso fue poco convincente y, lo que es peor, dejaba la puerta abierta a que se volviera a reabrir el caso que tanto le hace sufrir”.

“Por mucho que Lydia diga que se ha perdonado nos hemos dado cuenta de que lo único que ha hecho ha sido ponerse una tirita para seguir adelante. Pero todos sabemos con qué facilidad se despegan las tiritas de las heridas cuando hay agua de por medio. Y las lágrimas de Lydia en cuanto le mentan ”el caso“ podrían abastecer toda la red de pantanos de España”, opina el rostro de Telecinco sobre lo que observa como una “herida sigue sin cicatrizar” de la cronista, de quien considera que “tiempo ha tenido para sanarla, pero ha preferido mirar hacia otro lado en vez de ponerse en manos de profesionales”.

Quizás llorar tanto de vez en cuando la ayuda a coger fuerzas y seguir viviendo con esa envidiable e inconsciente vitalidad”, culmina su texto el presentador.

Etiquetas
stats