Jorge Javier zanja las preguntas sobre 'Sálvame': “Como si el fin de un programa significara el fin de una carrera”

Jorge Javier, en el plató de 'Sálvame'

Jorge Javier Vázquez compagina estas semanas su labor como conductor en Sálvame con la intensa promoción de su nuevo libro, Antes del olvido. Una ocasión literaria que le está haciendo conceder muchas entrevistas a distintos medios y periodistas, algo sobre lo que ha reflexionado en su blog en Lecturas.

Jorge Javier Vázquez: "No tengo ninguna relación con Paz Padilla. Ni quiero tenerla, ni me interesa"

Jorge Javier Vázquez: "No tengo ninguna relación con Paz Padilla. Ni quiero tenerla, ni me interesa"

En un texto más amplio de lo habitual, el presentador de Telecinco explica que en todas las charlas le están preguntando por el futuro de Sálvame, y qué haría si se cancela. Él está respondiendo siguiendo siempre una misma línea básica (“Si se acabara Sálvame no idearía ningún plan a corto plazo”), pero siempre intentando realizar alguna reflexión distinta para no repetirse con los periodistas. Lo cierto es que reconoce que le está afectando incluso a nivel subconsciente: “Están escribiendo en tantos sitios que me van a echar de Mediaset que esta noche he soñado que un par de directivos me reunían en un despacho y me decían: 'Adiós, muy buenas'”, reconoce en su texto. 

Jorge Javier recuerda que Sálvame “sigue liderando las tardes”, aunque lo cierto es que a partir del próximo lunes 19 volverá a reducir su duración dos horas para hacer hueco a los nuevos concursos de Christian Gálvez y Ion Aramendi, y que Pasapalabra le ha despojado de ese dominio que también le rebaten Tierra amarga e Y ahora Sonsoles. Aún así, presume de su éxito hasta el punto de vaticinar lo que podría ocurrir si realmente el programa fuese cancelado: “No me extrañaría nada que el día de mañana, cuando cierre Sálvame, tardemos solo un par o tres de semanas en estrenar Sálvame II. La saga continua. Con los mismos presentadores, los mismos colaboradores y algún retoque en el decorado”.

Por ese motivo, y refiriéndose a su carrera, hace un llamamiento a los periodistas que le cuestionan por qué hará si cancelan el programa: “Ya no me volváis a preguntar qué haré cuando acabe Sálvame. Porque es que además tengo un contrato de larga duración con la cadena y, en el peor de los casos, pues seguro que me encuentran acomodo como estatua escultural en uno de los múltiples pasillos del edificio”, bromea sobre su futuro.

El presentador también lamenta que “especulan con mi futuro en la cadena cuando nadie me ha dicho que no vaya a presentar Supervivientes, sino todo lo contrario. Si algo he aprendido en mi trabajo es que casi nada depende de uno mismo. Y como una carrera televisiva depende de tantas y tantas variables, la solución más inteligente es dejarse llevar”. Algo que apunta, como ya se suponía, a que presentará Supervivientes 2023.

Jorge Javier Vázquez concluye, reflexionando sobre esa pregunta repetida en cada entrevista: “Cuando mis compañeros me preguntan por el fin de Sálvame entiendo que subyace la idea de si sabré vivir sin trabajar en televisión, como si el fin de un programa significara el fin de una carrera profesional. Claro que en ocasiones ha sucedido, pero cuando eso ocurra no tengo ni la más mínima idea de lo que pasará con mi vida ni en qué momento me pillará”.

El presentador explica que, si eso pasase, lo primero que haría seguramente sería limpiar la casa “ordenando muebles, armarios, desprendiéndome de todas aquellas cosas que ocupan espacios innecesarios”. De hecho, como ya ha empezado a hacer eso con CDs y DVDs, Jorge Javier desvela dos series que para él tienen un significado especial: El ala oeste de la Casa Blanca y Anillos de oro. Pero deja claro que ni tan siquiera lo ha pensado: “Una vez ordenada la casa, ¿qué haría? Pues seguir viviendo. Sin más”.

Eso sí, Jorge Javier descarta irse a vivir un tiempo a Londres a aprender inglés como le hubiese gustado a Mila Ximénez (reconociendo que “no voy a aprender inglés en mi vida. Tiré la toalla hace años”), y lo que sí le llama es “coger un billete de avión sin fecha de regreso” para “no pensar. No hacer planes. No hacer nada. Pero nada de nada”. Queriendo normalizar su situación, zanja: “Tampoco se me ocurren muchas más cosas para hacer porque los que trabajamos en la tele tenemos los mismos quebraderos de cabeza que los que no”.

Etiquetas
stats