VÍDEOS

Lluís, primer protagonista de 'Maestros de la costura 4' por chocar con Caprile y no saber quién era Eugenia Silva

Lluís, en la primera entrega de 'Maestros de la costura 4'

Redacción

El regreso de Maestros de la costura presentó a la nueva hornada de aprendices de la cuarta edición del talent de moda, aunque de los 12 elegidos para la ocasión solo uno llamó la atención por encima del resto. Nos referimos a Lluís, un modisto barcelonés de 26 años que se convirtió en el protagonista de la primera entrega gracias a su notable descaro y su capacidad para hablar y hablar sin parar. Y es que Lluís fue el centro de atención cada vez que abrió la boca. Y cuando no la abrió, también.

'Maestros de la costura' (9.9%) vuelve con mínimo histórico y 'Los Gipsy Kings' (4.6%) dicen adiós sin hacer ruido

'Maestros de la costura' (9.9%) vuelve con mínimo histórico y 'Los Gipsy Kings' (4.6%) dicen adiós sin hacer ruido

Su protagonismo comenzó con la primera prueba, que tuvo como invitada a Eugenia Silva. Es decir, a una de nuestras modelos más famosas e internacionales. Sin embargo, Lluís no sabía quién era. "¿Cómo estás, Eugenia? No te conozco. No sé quién eres, lo siento. Yo no entiendo de famosos. Yo no miro la tele", reaccionó el concursante a la presencia de la modelo, que se tomó a bien esta situación. "Él es feliz. No tiene que conocerme todo el mundo", dijo la invitada a Raquel Sánchez Silva, que sacó a Lluís de dudas para "que no la liara más". El concursante, eso sí, no le dio mayor importancia a esta cuestión: "No todo el mundo puede conocerse. Vosotros no me conocíais y me conocen todas mis vecinas".

Lluís es más de la reina de Inglaterra que de Eugenia Silva

En esa misma prueba, Lluís también fue protagonista en el momento de las valoraciones del jurado. En concreto, por esbozar una sonrisa mientras María Escoté criticaba el trabajo de Laura. "Parece que estás disfrutando con lo que María le está diciendo a Laura", reaccionó Lorenzo Caprile, que pidió al aprendiz que se disculpara con su compañera. Y Lluís, que argumentó que estaba "nervioso" y que por eso le entró la risa, obedeció al juez, pero volviendo a esbozar una sonrisa. "Pero no lo termines con una risa porque entonces lo estropeamos otra vez", comentó un atento Caprile. "Ahora no te las acepto", dijo Laura sobre las segundas disculpas de su compañero.

"He sido la Venus de Botticelli"

No fue éste el único roce entre Caprile y Lluís a lo largo del primer programa, pues ambos volvieron a encontrarse verbalmente en la prueba de exteriores. A la finalización de la misma, los jueces mostraron su disconformidad con el liderazgo ejercido por Nani. En esos instantes Lluís permaneció en silencio, pero Caprile, sorprendido de que aún no hubiera dicho nada, pidió al concursante que diera su opinión sobre el trabajo realizado por Nani y el resto de su equipo. Y lo hizo, pero autoproclamándose en el líder por el camino. "Estoy totalmente en desacuerdo con todo lo que se está diciendo. Creo que, a diferencia de lo que estáis diciendo, si hemos liderado el grupo y hemos sido Nani y yo los que hemos liderado el grupo en el momento en el que Ancor se venía abajo. Y estoy superorgulloso del equipo que tengo, aunque no haya salido el trabajo", dijo el concursante.

Eso sí, uno de sus compañeras, Ana, no estaba de acuerdo con eso de que él había liderado el grupo junto a Nani: "Creo que no ha capitaneado el equipo en ningún momento". Ante esta discrepancia, Caprile aceptó que Lluís se viera así mismo como "un líder natural que ha salido de las aguas como la Venus de Botticelli". "He sido la Venus de Botticelli con mi compañera (...) No sé cómo no te has dado cuentas antes", respondió el aprendiz a Caprile.

Nani explota y Lluís se autoproclama líder del equipo

"Si caigo mal al principio, buena señal"

La valoración de los jueces concluyó que el equipo en su conjunto tenía que ir a la prueba de eliminación. Para hacer piña y afrontar el reto lo mejor posible, los aprendices decidieron elaborar para sí mismos una pieza gris y lucirla en homenaje del compañero que fuese a ser eliminado. ¿El único que no pudo lucir su prenda? Lluís. "Me había hecho un pantalón y, al ir a ponérmelo esta mañana, no me cabía el instrumento", explicó el concursante, que no tomó las medidas bien porque su "instrumento" tiene "cada día un tamaño distinto". "Ahí solo se veía cigala", añadió después ante las cámaras del programa.

El carácter de Lluís no gustó a muchos de los espectadores del programa, que rápidamente lo erigieron en el "villano" y el concursante más "odiado" de esta cuarta edición. Una reacción que seguro que no pilló a Lluís por sorpresa, pues él mismo reconoció ser una persona "difícil de coger" al principio: "Yo soy de esa gente que cuando empieza con alguien cae mal, pero luego caigo bien. Si caigo mal al principio, buena señal porque luego se me quiere"

Etiquetas