En el programa 100

Locura de besos y bronca de Bibiana-Anabel Alonso en MasterChef Celebrity

Locura de besos frente a la bronca de Bibiana y Anabel Alonso en MasterChef Celebrity

'MasterChef Celebrity' emitió este martes 17 de octubre su capítulo 100 y lo hizo por todo lo alto. Durante la prueba de eliminación, tanto los jueces como los concursantes pasando por la presentadora Eva González comenzaron un particular "juego de besos" en el momento en el que Anabel Alonso le pidió un beso a Jordi Cruz, que aceptó sin rechistar.

MasterChef Celebrity tiene la sartén por el mango con casi un 24% de share

MasterChef Celebrity domina tras el fútbol, y Ella es tu padre sigue en caída

Ahí no se quedó la cosa. Pepe Rodríguez quiso también su trozo de la tarta y Bibiana Fernández se ofreció a besar al chef, que quedó encantado con el beso que le dio la actriz. Juan Betancourt se puso celoso de sus compañeros y se lo propuso a Samantha Vallejo-Nágera, la cual le dio un cariñoso abrazo.

El único concursante que quedaba en la grada y no se había llevado su ración de "amor" era Saúl Craviotto. Eva González, que hasta el momento había permanecido en silencio le propuso un beso al policía y este no se negó. "¡Ay, que me pongo nerviosa!", exclamó la presentadora cuando Craviotto bajaba las escaleras.

Como si de una película romántica se tratase, el piragüista y la modelo se fundieron en un romántico beso con el cuál Saúl quedó encantado, exclamando: "Me he llevado el mejor premio de 'MasterChef'".

Bronca entre Anabel Alonso y Bibiana Fernández

Bibiana Fernández, capitana del equipo en el que participaba Anabel Alonso, pidió trabajar sin discutir ya que si no perderían mucho tiempo a lo que la humorista respondió un "es lo que que estás haciendo tú todo el rato". Bibi, visiblemente enfadada, le reprochó que lo único que había hecho la vasca había sido machacar unas gambas, algo que sentó como un jarro de agua fría a Anabel.

A pesar de que la actriz de 'Amar es para siempre' quiso morderse la lengua, los constantes gritos de la capitana a diez minutos de servir los platos hicieron que la bomba explotase entre ambas. "Deja de ensuciar y de gritar", le pidió Anabel a lo que Fernández contestó que se dejase de quejar. Al final todo acabó bien entre ambas y pudo más la amistad que los nervios del momento.

Etiquetas