Críticas y polémica

Mariló Montero pide “bajar el tono” a los sanitarios, y les hace responsables de hallar solución: “Está en vuestras manos”

Mariló Montero y Ángela Hernández, en 'Todo Es Mentira'

Cuando Mariló Montero llegó a Todo Es Mentira para suplir a Marta Flich durante su baja por maternidad, prometió que iba a dar titulares. Y aunque las audiencias del programa de Cuatro no han agradecido el cambio, la flamante protagonista de las Campanadas de Mediaset junto a Risto Mejide se está esforzando en darlos aplicando el “que hablen de mí, aunque sea mal”.

Wyoming, a Ayuso: "No es incompatible tener un seguro privado con querer que la sanidad pública funcione bien"

Wyoming, a Ayuso: "No es incompatible tener un seguro privado con querer que la sanidad pública funcione bien"

Este martes, TEM se hizo eco de la histórica manifestación por la sanidad pública en Madrid. Para analizar la convocatoria, que fue multitudinaria, el programa contó con Ángela Hernández, cirujana y secretaria general del sindicato médico Amyts que convocó la marcha.

Cuando la invitada y entrevistada discutía con Esperanza Aguirre, que defendía a Ayuso y a la Comunidad de Madrid, la presentadora dejó su papel de conductora y mediadora para tomar parte y discrepar con algunas de las afirmaciones de la sanitaria, llegando a pedir a la invitada que se esperase y la dejase hablar a ella. Tras exigir tener el turno de palabra para criticar a los médicos que no aceptan ir a centros médicos en zonas rurales, la sanitaria preguntó: “¿Te puedo responder o no?”, y cuando intentaba responder fue Mariló Montero la que la interrumpió, lo que hizo que Ángela Hernández pidiese el mismo trato: “Perdona, pero yo no te he cortado”.

La respuesta de la presentadora fue: “Ángela, esto es una conversación. Nos podemos respetar las escuchas, pero también, para que no se vayan perdiendo detalles, me gustaría participar en tu conversación”, estableciendo así que ella sí podía intervenir en el turno de palabra de la entrevistada, tras pedirle que ella no lo hiciese en el de la presentadora. Mariló Montero aprovechó para adueñarse del discurso, añadiendo: “Cuando nos ponemos en debates incómodos, y nos ponemos antipáticos, y empezamos a llamarnos de Doña y luego 'no me interrumpas que no me has dejado hablar'... Vamos a pasar de eso que es muy antiguo”.

A continuación, sin haber dejado que la entrevistada respondiese a la crítica planteada, expuso otra contra los sindicatos: “Queremos saber qué os pasa, y tener credibilidad desde el sindicato. Que los sindicatos también generáis muchas dudas porque tenéis un discurso muy agresivo y unidireccional”, afirmó Mariló Montero, volviendo a su crítica inicial: “Dime hechos: ¿Qué ha pasado con esos médicos que ahora no están en los centros rurales? ¿Dónde están?”.

Ángela Hernández no perdió la calma, y como le solicitaba la presentadora, comenzó por puntualizar: “Te lo acabo de contar”, y luego explicó cómo la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid había decidido asignar el mismo personal en dos centros distintos para así afirmar que hay más centros en funcionamiento, pero imposibilitando su labor, poniéndole un ejemplo que la presentadora pudiera entender: “Es como si tuvieras que presentar dos programas a la vez, Mariló. Es imposible”.

Por su respuesta, a la presentadora no le pareció tan imposible: “Los demás también hemos tenido tensiones laborales”. Mariló Montero, pese estar entrevistando a una sanitaria que le explicaba la situación de los profesionales, consideró que “el personal sanitario es sagrado en España y creo que se siente bastante querido”, y por eso les pidió a ellos que cambiasen su actitud: “Bajad el tono todos, porque esta crispación agota y nos queda mucho hasta las elecciones municipales”, siguiendo la misma línea argumental del PP y de Ayuso, y de Telemadrid, que tacha la manifestación masiva como un instrumento político.

De hecho, la presentadora otorgó a los sanitarios la responsabilidad de que se solucione el problema, y no a los políticos: “Sentaos, id a la Reunión con Escudero, negociad con quien tengáis que negociad, te lo ruego porque está en vuestras manos”. La cirujana, de nuevo con calma, simplemente zanjó: “No hay nada que queramos más que eso. Ninguna crispación, simplemente explicar las cosas”.

Etiquetas
stats