Este viernes en Cuatro

Marta Flich planta cara a Javier Nart por cuestionar el término "violencia de género" en 'Todo es mentira'

Javier Nart en 'Todo es mentira'

Redacción

Javier Nart se ha convertido en protagonista de la tertulia de este viernes de Todo es mentira, centrada por los crímenes machistas de las niñas Anna y Olivia secuestradas en Tenerife por su padre, tras el hallazgo del cuerpo de la mayor en el fondo del mar; y el asesinato de Rocío Caíz, del que su exnovio se ha confesado autor. El abogado ha cuestionado durante sus intervenciones la denominación de la violencia de género y se ha mostrado crítico con lo que se ha referido como "ideología de género", algo que le ha llevado a enfrentarse a la presentadora, Marta Flich, la contertulia Verónica Fumanal y la especialista Rosa San Segundo.

El espacio satírico estaba centrando la atención en el repunte de feminicidios ante el negacionismo de la violencia machista por parte de Vox. El abogado y exdirigente de Ciudadanos aseguraba que le importaba "más el contenido que la apariencia".

"¿Que hay violencia machista? Naturalmente que la hay. ¿Que estadísticamente es superior? Ciertamente. ¿Pero crees que el problema es cómo se denomina o cuál es el contenido? Cuando se arrojan el PP y el PSOE a la cara si es machista, si es intrafamiliar, si es lo que fuere", cuestionaba Nart, que pasaba a acusar de que "la mayor parte del presupuesto de ayuda a la mujer se iba en chiringuitos de organizaciones feministas pero que realmente a la mujer que tenían que proteger llegaba una pequeña parte".

"Nos estamos perdiendo en si es violencia contra la mujer o intrafamiliar"

No dudó en calificar a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia como "un malnacido y cobarde", y afirmó que "el infame gesto de absoluta cobardía que es asesinar algo que es tuyo para hacer daño a una mujer no tiene discusión posible". Sin embargo, el europarlamentario reiteró que "nos estamos perdiendo en si es violencia contra la mujer o violencia intrafamiliar".

"No, no, no nos estamos perdiendo en eso. Porque es violencia machista", intervino Flich, tajante, mientras Nart seguía su alocución, en la que defendía que la terminología era un problema arraigado en la discusión de la izquierda y derecha: "Estamos hablando de una situación que no es siquiera educacional. Esto no es una cuestión ideológica de lanzarse unos a otros, en mi mandato murieron tantas y en el tuyo murieron cuantas", dijo, antes de que Fumanal le corrigiera por hablar de muertes en vez de asesinatos.

"Cuando decimos que es violencia intrafamiliar estamos asumiendo que hay veces en las que los hombres matan o pegan a las mujeres, y hay otras en las que las mujeres matan o pegan a los hombres", exponía la tertuliana para exponer la distorsión de referirse así a casos como los que se estaban comentando, con la apostilla de la presentadora: "Esto no es excepcional. Esto es una lacra. La violencia machista es una lacra y hay que llamarla por su nombre: violencia machista".

"Si pretenden implantar la ideología de género, ahí me encuentra en frente"

El programa pasó a hablar con la catedrática Rosa San Segundo, Directora del Instituto Universitario de Estudios de Género, que habló, entre otros asuntos, de la "irresponsabilidad" de dar voz a las tesis de partidos negacionistas, que solo contribuye a que se "avance en la violencia", y en la necesidad de actualizar la legislación y el sistema judicial: "Está fallando el sistema judicial, tanto jueces como fiscales carecen de formación", añadió, poniendo como ejemplo la entrada en prisión de Juana Rivas, condenada por sustraer de forma irregular a sus dos hijos en la primavera de 2016 y no devolverlos a su padre en el verano de 2017. Esta alusión enervó a Nart, que replicó.

"¿Usted piensa que los tribunales que condenaron a Juana Rivas que consideraron que era mentira lo que decía? ¿Su criterio es superior, tiene mayor información, ya dice que Juana Rivas es inocente, por usted y ante usted? A mí me deja asombrado la capacidad de ciencia frente a unos tribunales que examinaron el tema, que lo vieron y revieron, que fue apelado y ratificado. Usted piensa que por ser mujer eso ya va a misa, ¿verdad?", dijo el colaborador del programa. San Segundo insistió en que su crítica iba en la necesidad de que el sistema judicial implantara una formación específica sobre violencia de género, algo que tampoco aceptó el interlocutor.

"Lo que no tiene que tener es una ideología implantada", propugnó el veterano televisivo. "Si lo que pretenden es implantar la ideología de género, ahí me encuentra usted en frente".

Fumanal tomó la palabra para señalar el lenguaje empleado por su compañero: "Estas son las pequeñitas bombas que ha ido dejando Vox en el lenguaje político. Cuando lo llamamos "ideología de género" estamos pervirtiendo la palabra feminismo. Cuando hablamos de eso, estamos rompiendo ese concepto inapelable, porque quién va a estar en contra de que mujeres y hombres sean iguales, y estamos diciendo que es una cosa de parte, porque es ideológico", manifestó. "El feminismo no es ideológico, no es de izquierdas o derechas. Debería ser un valor universal, como decía Carmen Alborch, nos trae el bienestar a todos y a todos".

Nart intervino nuevamente para asegurar que estaba de acuerdo con ella, pero matizó: "Tú acabas de decir algo que es profundamente subversivo para determinado feminismo que es la igualdad del hombre y la mujer".

Negó que la violencia fuera un problema educacional

Sin embargo, no le dio la razón luego cuando ella lamentó que en la situación actual, y pese a contar con "una ley que es de las más avanzadas" de Europa en materia de violencia machista, "cuando una mujer denuncia, sabes qué tiene que hacer, irse de su entorno". "Verónica, lo siento, no es así. El que sale es el hombre", insistió, y ante la negativa de Fumanal y Flich a darle la razón, exclamó: "¡He sido abogado 50 años!".

Nart declinó también referirse a este como un problema educacional, antes de cerrar la discusión: "Ojalá fuera la educación. El gran problema que tenemos con los chavales jóvenes ahora es la pornografía. ¿Por qué comienza a haber violaciones en masa, con manadas? Es consecuencia de la pornografía. Normalmente la violación era solitaria", dijo.

"Es educacional, en esencia. Es cómo se miran las cosas", zanjó Flich.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas