'MasterChef 10' ya tiene a sus finalistas tras expulsar a la última en llegar y señalar a una clara favorita

Semifinal de 'MasterChef' en TVE

Paula Hergar


Masterchef 10 celebró una semifinal en TVE que acabó con la salida de Patricia, la que había sido repescada pero no pudo llegar hasta el último programa. Los que sí lo harán serán María Lo, Adrián, David y Verónica que se convirtieron en finalistas.

David sufrió una crisis de ansiedad en 'MasterChef': "Se me está cruzando el cable, me está saliendo el demonio"

David sufrió una crisis de ansiedad en 'MasterChef': "Se me está cruzando el cable, me está saliendo el demonio"

Todo ello en una noche en la que tuvieron que reproducir un plato de Pedro Subijana; cocinar un menú diseñado por Jesús Sánchez para 30 de los cocineros más reputados de Madrid; y hacer un postre creado por el maestro chocolatero Damian Allsop.

Y la que salió mejor parada de todo ello fue María Lo que se llevó hasta dos contratos de trabajo: uno por ser la mejor de la primera prueba y otro por parte de Jordi Cruz.

Primera prueba con dos contratos de trabajo para María Lo

En la semifinal, el jurado quiso recompensar todo el esfuerzo y el trabajo de los aspirantes dedicándoles palabras de emoción a cada uno de ellos: Pepe confesó su admiración por Adrián y David y les pidió que se quitaran la losa de la familia para que disfrutaran más de la experiencia. Samantha animó a Patricia a abrir su empresa de catering y eventos. Jordi elogió lo trabajadora, carismática, apasionada, sofisticación de Verónica y hasta hizo la primera propuesta laboral a María Lo:

“María para mí será un orgullo si alguna vez vienes a trabajar conmigo. Creo que ya eres una profesional y no solo eso, que eres muy buena persona. ¿Te vienes a trabajar conmigo, te atreves?”, le dijo el chef y ella respondía emocionada: “Por supuesto, sería un orgullo”.

Tras esas reflexiones, entró a las cocinas Pedro Subijana para mostrarles un espectacular plato con ostras que tuvieron que reproducir en 90 minutos. Algo que les bajó los ánimos de golpe, tras el subidón de las palabras de los jueces. Adrián fue el primero en presentar su elaboración, totalmente desanimado: “Me iría ahora mismo saltándome la cata”, lamentaba. “No tiene sentido nada de lo que has traído”, le dijo el jurado.

Patricia llegó en la misma línea: “Esto es un sacrilegio y un castigo si lo probáis”, aseguró. Algo en lo que estuvieron de acuerdo todos: “Es un plato fallido y mal hecho por tu falta de actitud”, sentenció Jordi. La que subió el nivel fue Vero con “capa fina que se funde en boca”. María le siguió con “un muy buen trabajo”. David no convenció con la emulsión y la arena en la ostra.

Por lo que, el jurado señaló como el mejor plato el de María Lo, que se llevó uno de los mejores premios de la edición: un contrato de trabajo, de un año de duración, en las cocinas del Resort Catalonia Grand Costa Mujeres, en Cancún (México).

Prueba de exteriores con discusión entre David y Pepe Rodríguez

En la prueba de exteriores, jueces y aspirantes disfrutaron del Mar Cantábrico sin salir del madrileño barrio de Salamanca. En el Hotel Rosewood Villa Magna, los aspirantes se dividieron en dos equipos: el azul formado por Adrián, Vero y capitaneado por María Lo, y el rojo compuesto únicamente por David y Patricia.

Ambos tuvieron que cocinar un menú diseñado por el chef Jesús Sánchez, que degustarían 30 de los cocineros más reputados de Madrid, como Diego Guerrero (4 soles Repsol), Adolfo Santos (2 soles Repsol), Pepa Muñoz (1 sol Repsol) y Álvaro Castellanos e Iván Morales (1 sol Repsol). Entre todos los comensales sumaban 25 soles Repsol.

Durante el cocinado, por primera vez entró Jordi a felicitar a los azules por trabajar de forma tan sincronizada y perfecta que les iba a sobrar tiempo (algo inédito) por lo que les animó a hacer un “servicio perfecto”.

En cambio, los rojos estaban a una hora de hacer el postre y se les quemó, se les pegó, lograron una textura como hormigón en la masa... Un desastre de cocinado. Tanto Patricia como David entraron en un “bucle negativo” del que no fueron capaces de salir ni con la ayuda de Pepe.

Y mientras los rojos lamentaban el “despropósito”, el equipo azul ya había sacado todas sus elaboraciones con aplausos. Los nervios fueron subiendo, de tal forma, que David se sintió humillado por Pepe al creer que le había dicho que no sabía leer ni escribir. Pepe explicó que no entendía las tantas repeticiones de una misma elaboración sin lograrla.

Por lo que David acabó pidiéndole que le dejara de hablar el chef y se sacó el delantal para marcharse: “Soy persona y el estrés era muy alto. Tengo mucho carácter, lo siento. Sabes dónde hincarme para sacarme el demonio y lo has conseguido”, aseguró el aspirante a Pepe. “Seis elaboraciones mal hechas, y has pagado conmigo la frustración de trabajar con Patricia que estaba fuera”, sentenció el juez.

Los azules hicieron un buen trabajo como equipo pero no tanto a nivel individual: a David “le faltó seguridad”, mientras que a Vero le sobró. María Lo lo hizo perfecto, por lo que se convirtió en la primera finalista de la edición.

Patricia, expulsada y se proclaman los 4 finalistas

En la última prueba de la noche, aparecieron David, Patricia, Adrián y Vero von los delantales negros para ganarse el pase a la final del talent. Damian Allsop, el chocolatero de El Celler de Can Roca y Casa Cacao, mano derecha de Jordi Roca, presentó un maravilloso postre que los delantales negros tuvieron que replicar. Todas las elaboraciones tuvieron que contar con la textura idónea y el acabado perfecto en 120 minutos.

Durante el cocinado, David fue rápido y limpio. Vero tuvo problemas con la temperatura del chocolate. Adrián se mostró dubitativo, pero Patricia aún cocinó más derrotada. Y así continuó el talante de cada uno hasta que acabó el tiempo y empezó la cata:

Verónica entregó un postre “rico, de mucha calidad y muy buen trabajo”; David se sorprendió a sí mismo con una “reproducción fiel del plato del chef”; Patricia presentó “otro postre” distinto que el deseado, que la derrotó pero “por ella misma”; Adrián no lo replicó a la perfección pero lo peleó hasta el final y estaba rico.

Por todo ello, la deliberación dejó a las puertas de la final a la esperada: “El aspirante que no continúa en las cocinas es Patricia”. Adrián, Vero y David corrieron al balcón convertidos en finalistas. Mientras la catalana: “Me llevo una experiencia preciosa, gente maravillosa, sois un encanto todos”, confesó.

Etiquetas
stats