Crónica de la gala

'Masterchef 9' expulsó a José y ya tiene a sus cinco semifinalistas

Jose, en su último programa

Masterchef 9 llegará a su semifinal con Ofelia, Fran, María, Meri y Arnau tras la expulsión de José que se queda a las puertas, tras una de las pruebas de eliminación más complejas que se han visto en el talent.

TVE defiende a 'MasterChef' de las críticas por "pedofilia", "bullying" y "sexismo"

TVE defiende a 'MasterChef' de las críticas por "pedofilia", "bullying" y "sexismo"

Pero antes de despedirle, los aspirantes actualizaron un plato que les trasladó a su infancia para la primera prueba, cocinaron para treinta y dos profesionales en un restaurante con dos estrellas Michelin en exteriores y reprodujeron una taza de capuccino.

De esta forma, los cinco afortunados llegarán la semana que viene a una semifinal que escogerá a unos pocos para batirse por el gran premio.

Primera prueba con la visita de los familiares

Como cada año, en la recta final del programa los aspirantes recibieron la visita sorpresa de sus familiares. María la de su hermana, Fran la de su mujer y su hija; Meri la de su chico, Jose la de su madre, como Ofelia y Arnau la de su novia.

Con sus consejos y ánimos, tuvieron que actualizar los platos que les trasladaban a su infancia, incorporando una técnica de vanguardia. Arnau convirtió las patatas hervidas en un plato hecho con esferas que encantaron a los jueces por estar "rico" aunque algo pasado. Ofelia transformo los san jacobos de su internado en una nueva elaboración con picante pero bien planteado. Fran reconstruyó las judías blancas con caviar y crema que aplaudieron como "buena propuesta y rica".

Meri hizo lo propio con unas albóndigas intensas de sabor pero sin sal y apelmazadas. Mientras José hizo un plato correcto también de albóndigas pero muy sencillo. Y María actualizó la paella con sentido común y sin errores.

Tras la cata, los jueces decidieron que Fran era el ganador del reto. Algo que agradeció a su abuela y su receta estaría en el libro del programa.

Prueba de exteriores con primeros semifinalistas

En la prueba de exteriores, los aspirantes viajaron a la Comarca de La Garrotxa, en Girona, para disfrutar de la cuina volcánica, uno de los mayores tesoros gastronómicos de nuestro país. Allí los aspirantes trabajaron a las órdenes de sus jefes de partida, como lo harían en un servicio real.

Para ello, se dividieron en dos equipos sin capitanes: el azul formado por Ofelia, José y Arnau y el rojo con María, Meri y Fran. Y cada uno de ellos elaboró dos platos para treinta y dos profesionales, que no debían notar que los platos están elaborados por personal ajeno al restaurante.

Tras el cocinado más divertido de la edición, los jueces no tuvieron la misma sensación. Sobre los azules criticaron que Ofelia se "quitara responsabilidad! y arrastrara a Arnau que tomó decisiones "fallidas". Jose también "se lavó" las manos dejando a un equipo sin rumbo. Mientras que los rojos sí "estuvieron a la altura, tomando decisiones acertadas" con ejecuciones mejores y peores.

Por lo que de forma clara, los ganadores que a la vez se convertían en semifinalistas fueron Fran, María y Meri.

Una de las pruebas de eliminación más complejas de la historia

De vuelta al plató, Ofelia, José y Arnau llegaron vestidos con los delantales negros se enfrentaron a uno de los retos de repostería más complicados que se han hecho en el talent: reproducir una taza de capuccino. El plato constaba de siete elaboraciones: un bizcocho de café, una ganache montada de chocolate, un crujiente de café, una mousse ligera de chocolate negro, una mousse de chocolate blanco y vainilla, una cobertura de chocolate blanco y un gelificado ligero de café.

Los tres aspirantes cocinaron con tensión pero correctos y finalmente acabaron el reto. Ofelia fue la primera en entregar su plato "orgullosa del resultado". Los jueces criticaron el "sabor amargo, potente, con problemas técnicos". El siguiente fue Arnau que presentó una estética casi perfecta, con "buena pinta, bien atemperada, bordada" gracias a su gran actitud. Para finalizar, José entregó una taza rota "mal montada, con una mousse líquida, con demasiado grosor y muchos defectos aunque buen sabor".

Los jueces se retiraron a deliberar y al regresar, Pepe Rodríguez sentenció: "El aspirante que no continua en las cocinas de Masterchef es José". El médico se marchó del programa pero agradeció la oportunidad.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas