Crónica de la gala 5

'Masterchef 9' expulsó a Vero, tras la marcha de otro aspirante al hospital y un criticado comentario machista

Vero, en 'Masterchef 9'

En la cuarta semana de Masterchef 9 los aspirantes se despidieron de otro de ellos: Vero. La guardia civil se marchó tras cocinar un bacalao, el mismo plato por el que entró al talent.

'Masterchef 9' expulsó a Álex, otro de los favoritos, en una noche de situaciones inéditas

'Masterchef 9' expulsó a Álex, otro de los favoritos, en una noche de situaciones inéditas

Además, se enfrentaron a una prueba de identificar legumbres; a un cocinado bajo cero en el reto por equipos; y a cocinar con los ingredientes de las neveras de Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha-Vallejo Nágera para librarse de la eliminación.

Todo ello en una entrega accidentada en la que Toni tuvo que abandonar la prueba de exteriores para ir directo al hospital por un corte con el cuchillo y Pepe fue criticado en redes por un comentario machista a Ofelia.

Primera prueba con el brillo de Ofelia y Arnau

En la primera prueba, los aspirantes se enfrentaron a las legumbres: baratas, ricas, variadas y capaces de realizar muchos platos diferentes. Para jugar con ellas, el jurado puso un puesto con 30 tipos de legumbres distintos, como la alubia canela, el garbanzo castellano, el guisante negro del Berguedà, la judía azuki o la lenteja caviar que tuvieron que identificar para cocinar con elas.

Ofelia elaboró una ensalada de lentejas que no llegaba al 10 pero sí aplaudieron los jueces. Amelicious apostó por una ensalada de caviar con "estética pero falto de sabor". Dani hizo unas alubias con "defectos de cocción", tampoco convenció Meri con una fabada "sin pericia", ni Pepe con su arroz con frijoles "duro y mal emplatado". Fran presentó unas lentejas "con buen sabor pero falto de cocina", algo que también le ocurrió a María con su caldo de pescado "sin la cocción correcta" y repitieron Alicia y Toni con dos platos sosos. en su cocido. Arnau sí se llevó felicitaciones por una cazuela de garbanzos "muy rica" y Vero también acertó con un potaje "sabroso".

Tras la cata, Ofelia y Arnau se alzaron como los dos mejores y tuvieron que enfrentarse para ganar el pin de la inmunidad, que les aseguraba su permanencia una semana más. Pero no estuvieron solos porque Florentino Fernández también participó y les ganó, por lo que ninguno se llevó el pin.

Prueba de exteriores con comentario machista incluido

Para la prueba de exteriores, aspirantes y equipo se trasladaron hasta la estación invernal de San Isidro en León, rodeada de picos de más de 2.000 metros de altura, con 31 pistas de esquí en un laberinto nevado. En ese lugar, los concursantes cocinaron a -2º, con una sensación térmica de -12º.

El reto consistió en elaborar un menú para 200 esquiadores, con el objetivo de batir el récord de comensales de esta edición. Las dos recetas que prepararon con productos locales fueron menestra de invierno con caldo de garbanzos Pico Pardal y huevo poché, y caldereta de lechazo de Castilla y León con boniato en texturas.

Ofelia y Alicia se convirtieron en las capitanas del equipo rojo y azul, respectivamente. La primera se rodeó de Meri, Amelicious, Pepe, Fran y Toni y la segunda se acompañó de María, Vero, Jianping, Arnau y Dani. En mitad del cocinado, Toni se cortó un dedo y tuvo que irse directo al hospital dejando a su equipo con uno menos.

Aún así, el mayor conflicto lo protagonizaron Pepe y Ofelia que acabaron haciéndose callar el uno al otro y él diciéndole que así "no se iba a casar en la vida". Un comentario que fue muy criticado en las redes sociales, donde varios usuarios lo calificaron de "machista".

Tras presentar todos los platos, los jueces comunicaron sus valoraciones. Sobre el equipo azul dijeron que había "faltado valentía" con un "desastre de capitana" refiriéndose a Alicia "por no saber por dónde hilar". En cuanto a los rojos, aunque fueron un aspirante menos, se llevaron los aplausos de Jordi Cruz. Sobre todo, a la "capitana, la mejor de esta prueba".

Prueba de eliminación

María, Dani, Arnau, Vero, Meri, Alicia entraron con los delantales negros para luchar por su continuidad. A ellos se les unió Pepe, escogido por Ofelia, que había sido la mejor en la prueba anterior y tuvo la oportunidad de señalar a uno de los salvados para que bajara a eliminación.

La Terremoto de Alcorcón regresó al programa para mostrar qué guardan los jueces en las neveras de sus casas. Los delantales negros tuvieron que cocinar con los ingredientes que había dentro de esas cuatro neveras.

Pepe cocinó con cordero y se llevó buenas críticas por un "sabor de gran restaurante". Meri hizo una tarta de Santiago que agradó mucho. Dani presentó un plato que dejó "frío pero bien" a los chefs. Arnau cocinó pescado "con buena estética". Alicia apostó por un huevo poché que calificaron como uno de los "platos más feos" que habían visto pero tenía esfuerzo. María entregó "cosas tiradas en un plato flojo y sin pensamiento", según los jueces. Vero hizo un bacalao "seco y con elaboraciones que no casaban entre ellas".

Al ver la cara de la aspirante, Jordi le preguntó por su sorpresa y ella se sintió atacada: "Que no te guste mi cara no es cosa mía", le dijo mientras él le corrigió "enfádate contigo misma por tu plato y no me salpiques a mí". Tras la cata, los jueces decidieron que fuera ella la que se marchara del talent. "Me da rabia porque ahora empezábamos a aprender muchísimo y venía a eso", lamentó.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats