Adrián confesó en 'MasterChef' su pasado en la cárcel: “No se lo deseo ni a mi peor enemigo”

Adrián en el programa 5 de 'MasterChef 10'

La gala de MasterChef emitida este lunes 16 de mayo en TVE fue especialmente importante para el aspirante Adrián. Laboralmente, porque los jueces le premiaron con un contrato en prácticas en el restaurante del programa. Y emocionalmente, porque se abrió como nunca hasta acabar confesando ante 'maestros' y compañeros que antes de ir al talent show, pasó unos meses en prisión.

'Masterchef 10' descubrió las trampas de dos concursantes y rompió a la única pareja de la edición

'Masterchef 10' descubrió las trampas de dos concursantes y rompió a la única pareja de la edición

Ocurrió en la primera prueba de la entrega, cuando se disponía a presentar el plato que había elaborado junto a su compañera Verónica. “A mi me encanta mi barrio, pero al final si no te pegas, te pegan. Tienes que andar un poco avispado. Y ahora estoy aquí, esto es un sueño para mi, una segunda oportunidad”, contó a Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera.

“¿Segunda oportunidad por qué?”, se interesó Pepe, que logró que el aprendiz contase algo que ya había anticipado MasterChef al presentar el perfil de concursante de Adrián, y que anoche se amplió al detalle. “Mi infancia fue bonita hasta cierto punto. Mi padre era mi padre, le quiero con toda mi alma. Se mató en un accidente de moto, tomó malas decisiones, le gustaba beber y cuando venía a buenas le esperaba y bien, pero cuando venía de malas a casa me tocaba”, relató, visiblemente emocionado.

Esos complicados momentos familiares tenían sus consecuencias en la calle, donde Adrián se metía en conflictos: “Las peleas que tenía era porque necesitaba desahogarme de casa porque estaba hecho un lío. Al final una pelea se descontroló. Me defendí y le hice una serie de lesiones. No tenía dinero para pagarlas y me metieron tres meses en prisión. Lo pasé fatal, me vi allí solo”, desvelo.

Sobre esos meses en la cárcel, dijo que “es una etapa que no se la deseo ni a mi peor enemigo” y que ahora participar en MasterChef es “una segunda oportunidad” en la vida. “A mi madre se le cae la baba por verme aquí y para mí eso es un auténtico orgullo”, dijo también delante de a Anabel Alonso y Bibiana Fernández, invitadas ayer.

Me arrepiento de cuando me pegaba con la gente, de tener a mi madre en vilo toda la noche. La moraleja es que pienses antes de actuar siempre. Si te vienen a pegar vete, no hagas el bobo… Para muestra un botón, te arruinan la vida”, reflexionó. “Has pagado tus errores, y como eres un tío listo te va a ir muy bien”, le dijo Jordi Cruz.

“MasterChef es lo mejor que me ha pasado en la vida”

El pasado de Adrián volvió a salir a conversación en la prueba de exteriores, cuando su compañera Julia se interesó por conocer más detalles sobre sus conflictos. “Tomas malas decisiones cuando no tienes que tomarlas. Tuve una pelea de bar, algo que le puede pasar a cualquiera”, introdujo el joven vasco.

“Él estaba de permiso. Estaba en prisión, salió de permiso, quería problemas y yo lo pasé muy mal”, reveló sobre la persona con la que se peleó. “La vida en la cárcel es muy dura. Te levantas, desayunas y si tienes suerte no viene nadie a pedirte el café. Y si te lo piden les dices que no y te pegan una paliza”, añadió.

Llevo dos años con una pulsera telemática en el tobillo y eso me da vergüenza. He pasado por cosas muy duras, pero ahora estoy viviendo un sueño así que de lo otro me olvido (...) Esto es lo mejor que me ha pasado en la vida”, concluyó, recibiendo el apoyo de sus compañeras de equipo.

Etiquetas
stats