Crónica de la gala en TVE

'Masterchef 9' expulsó a Álex, otro de los favoritos, en una noche de situaciones inéditas

Álex en su expulsión de 'Masterchef 9'

En la tercera semana de Masterchef 9 se ha vivido la marcha de Álex, el gestor deportivo que apuntaba a ser uno de los finalistas de la edición. El joven "la lió" en la prueba final con la mantequilla y entregó un plato que ni Jordi Cruz, ni Samantha, ni Pepe Rodríguez pudieron probar.

El cambio físico de Manuel y Mario, los dos ganadores de 'MasterChef Junior' que vuelven a las cocinas de TVE

El cambio físico de Manuel y Mario, los dos ganadores de 'MasterChef Junior' que vuelven a las cocinas de TVE

Todo ello en una noche en la que Fran vivió la mejor y la peor parte del talent cuando en la primera prueba le dieron el delantal negro por haber sido el peor, y en los exteriores le alzaron como el mejor aspirante. Con tanto nivel que los jueces le quitaron el delantal para salvarle.

Además, el primer reto contó con una cata inédita en la que los propios concursantes escogieron el mejor y el peor plato.

Primera prueba con una cata inédita en el talent

En el primer reto de la noche, los aspirantes tuvieron que enfrentarse a una caja misteriosa en la que encontraron leches y harinas de distintos ingredientes, como arroz, espelta, cáñamo, quinoa, anacardos, mijo, lino y castañas.

Antes de ponerse manos en la cocina, todos recibieron la visita de El Monaguillo que se encargó de decidir cuál de ellos haría una receta dulce - Pepe, María, Jiaping, Álex, Toni, Alicia, Vero y Amelicious- y cuál una salada - Fran, Arnau, Meri, Ofelia, Dani y Amelicious-.

Durante el cocinado el más "preocupado" por el resultado era Fran por un atarta que se le rompió, Ofelia se mostró "estresada" y a Pepe no le "terminó de cuadrar" los raviolis. Sin embargo, todos acabaron a la hora exigida.

Para la cata el jurado decidió que por primera vez en la historia de MasterChef los aspirantes probaran los platos de sus compañeros y entre los 13 escogerían el mejor y el peor plato. Así lo hicieron y entre todos señalaron a Amelicious y Arnau como los mejores, y alzaron al catalán como el más destacable. Por el contrario, el de Fran fue escogido como el peor y se vistió con el delantal negro.

Fran se gana el delantal negro en el primer reto

Prueba de exteriores con el brillo de Fran y una consecuencia a la altura

En la prueba de exteriores, los aspirantes viajaron hasta el Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos en Gijón para cocinar un menú de cuatro platos con los sabores de la tierra. Los comensales fueron cien profesores y alumnos del centro de formación.

Para lograrlo se dividieron en dos equipos: uno rojo capitaneado por Arnau que se rodeó de Fran, María, Meri, Pepe y Alicia y otro azul con Amelicious a la cabeza que escogió a Dani, Vero, Toni, Álex y Ofelia. Los dos grupos contaron con la ayuda del chef Nacho Manzano (dos estrellas Michelín), que se acercará a las cocinas para guiarles y aconsejarles.

La masacre de Ofelia en exteriores

Al acabar el cocinado, los jueces pidieron que los capitanes reflexionaran sobre su cometido y añadieron sus puntualizaciones. Amelicious hizo bien de "mandona" pero el equipo no le siguió lo suficiente, excepto Fran que fue su "fiel escudero" con una "cobertura de diez", por lo que le quitaron el delantal negro. Y felicitaron al resto por "la acertada cadena de emplatado" que veían por primera vez en el programa.

Por otro lado, el equipo azul se llevó la bronca por sacar un solomillo "vergonzoso" y por no haber sido "exigentes". De forma que los ganadores fueron los rojos, con Fran como el "mejor" aspirante de la prueba.

Fran se libra del delantal negro y la eliminación

La mantequilla que eliminó a Álex

De regreso al plató, Arnau, Dani, Ofelia, Vero, Álex y María rindieron homenaje a la mantequilla enfrentándose con ella en tres batallas. Primero, en base a la mantequilla especiada. El resultado de cada elaboración salvó a Dani y Ofelia que subieron al balcón.

El resto tuvo que preparar una tarta Sara, formada por un esponjoso bizcocho genovés empapado en almíbar, relleno y recubierto de una crema de mantequilla y decorada con almendra laminada y cerezas. Cuando acabó el tiempo, los jueces probaron las tartas y salvaron a Arnau y a Vero.

Por lo que María y Álex se jugaron la eliminación en la batalla final cocinando un lenguado a la Menier con patatas asadas. Al aspirante se le quedó totalmente crudo "imposible de comer" según los jueces, mientras que ella puso poca sal y unas patatas difíciles de probar.

Alex cuelga el delantal como tercer expulsado de MasterChef

Tras la deliberación, Pepe Rodríguez sentenció: "El aspirante que no continúa en las cocinas es Álex". Otro de las favoritos se despedía tras una dura eliminación: "Estoy decepcionado por no haber dado lo mejor de mí, la he liado en una prueba de eliminación. Totalmente merecido irme para casa", confesaba.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas