Vídeos

Nuevo show de 'Sálvame', que dio veracidad y desmintió a Cristian Suescun

Corredera, Frigenti y Suescun en 'Sálvame'

¿Cómo rellenar un magacín de cuatro horas en plenas navidades, cuando el consumo cae y no hay ni información? Este miércoles, Sálvame respondió a esa pregunta optando por convertir en su asunto principal una supuesta infidelidad de Miguel Frigenti.

Kiko Hernández recuerda la bronca que le echó Carlota Corredera cuando era redactor de 'Sálvame'

Kiko Hernández recuerda la bronca que le echó Carlota Corredera cuando era redactor de 'Sálvame'

El programa de Telecinco producido por La fábrica de la tele, en esta ocasión con Carlota Corredera a los mandos y como siempre David Valldeperas en la dirección, volvió a anteponer el espectáculo al "periodismo" del que en otras ocasiones presumen. Porque de haber hecho periodismo, la historia no habría llegado a emitirse. Pero eso no da audiencia.

En lugar de eso, el magacín de tarde cebó desde su primer minuto que Frigenti había sido infiel a su novio, con Kiko Hernández incidiendo además en que tenían pruebas irrefutables, muy claras: "En 13 años de programa nunca hemos tenido tantas pruebas en una deslealtad", afirmó. Spoiler: esas mismas "tantas pruebas", fueron luego desmentidas por el mismo programa que las estaba cebando y dando veracidad.

Porque Sálvame lanzó su show dando veracidad a Cristian Suescun, que afirmaba que Frigenti le había pagado por un vídeo erótico, y que habían tenido hasta altas horas de la madrugada una conversación vía chat muy subida de tono. Y aportaba unos supuestos mensajes que en teoría demostraban su versión. Supuestamente, esas eran las "pruebas" a las que se refería Kiko Hernández.

Frigenti lo negó todo. Pero el despliegue del show estaba listo: el reportero Sergi Ferré, desde la casa del "acusado", alarmó con que el novio de Frigenti, Nuha, había sufrido un fuerte ataque de ansiedad al enterarse de la "información". Una vez más, la salud mental al servicio del espectáculo, sin importar que luego se desmintiera y ese shock fuese innecesario.

El show prosiguió con Cristian Suescun entrando en plató, cara a cara con Miguel Frigenti. Y entonces, cuando ya podían ir enseñando cómo reaccionaba el acusador, y mientras Frigenti insistía en que era todo mentira y enseñaba que sus últimos chats eran de 2020, Sálvame sí que aceptó que habían convertido en noticia algo que ellos mismos iban a desmentir.

No fue antes, sino en ese momento cuanto Carlota Corredera cayó en la cuenta de que los movimientos bancarios que Cristian Suescun enseñaba para demostrar el supuesto pago de Frigenti no eran ingresos, sino extracciones. Y para demostrar su profunda preocupación por la salud mental, la presentadora llamó al novio de Frigenti, aunque no fue para pedirle perdón por haber dado veracidad a algo que luego ellos mismos habían desmentido, sino para explicarle que Suescun no había podido demostrar los Bizums que supuestamente le habría mandado su pareja.

En la misma entrega de este miércoles, y de nuevo priorizando la audiencia al cuidado de la salud mental, Sálvame metió más el dedo en la llaga de Isabel Pantoja tras anunciar la docuserie de Julián Muñoz recogiendo el "Nuevo varapalo para Isabel Pantoja: una confidente destapa cómo es la tonadillera en la intimidad de Cantora", como la propia web de la cadena destaca y recoge.

Etiquetas
stats