Análisis

'Pasapalabra', el programa incombustible que no entiende de descansos ni en días festivos para Antena 3

Roberto Leal, al frente de 'Pasapalabra'

Los días que lucen apellido de 'Festivo Nacional' suelen estar acompañados de cambios en la programación de las cadenas. Circunstancia que va a afectar a las parrillas de este 12 de octubre, Día de la Hispanidad, en el que, sin embargo, hay un incombustible formato que mantendrá su cita obligatoria con la audiencia. A partir de las 20:00h, el público de Pasapalabra podrá disfrutar de una nueva entrega del concurso en Antena 3. Un contexto que convierte al espacio presentado por Roberto Leal en una rara avis entre los magacines y otros programas principales que sí van a descansar.

Dos años sin 'Pasapalabra' en Telecinco: lo que ha perdido la cadena y ahora disfruta Antena 3

Dos años sin 'Pasapalabra' en Telecinco: lo que ha perdido la cadena y ahora disfruta Antena 3

El caso de Pasapalabra llama también la atención por cómo cuando se mantiene en días en los que habitualmente el consumo televisivo baja, lejos de afectarle, consigue seguir aportando buenos datos al canal principal de Atresmedia. Sin ir más lejos, el pasado 6 de enero marcó un 15.9% de cuota y 2,4 millones de espectadores, superando en más de 5 puntos al resto ofertas de las cadenas, que optaron por cine. Y de postre, firmó el minuto de oro del día alcanzando el 22% de share y 3.6 millones de seguidores.

Similar fue la situación que vivió el Jueves Santo (1 de abril), en el que se alzó como el programa con mejor cuota del día con un 24% y logró el minuto de oro (30.4% y 4 millones), liderando su franja. Las únicas excepciones, que demuestran que el concurso descansa en día concretísimos en los que sí que se paraliza todo el consumo televisivo, fueron Viernes Santo y Año Nuevo. Durante el resto del año, el espacio se ofrece de lunes a viernes, librando únicamente el fin de semana.

Por qué 'Pasapalabra' puede permitirse no parar

A la hora de valorar el gran pulso de Pasapalabra hay que tener en cuenta que su mecánica es el principal motivo por el que el programa no detiene su emisión. Al ser un formato grabado -y no en directo como El Hormiguero o El Intermedio, entre muchos otros-, no depende de ninguna otra circunstancia ajena a la agenda que su productora decida marcar. De hecho, esto ha permitido que Leal haya podido liderar a la vez las dos temporadas de El Desafío -con la segunda pendiente de estreno- y ahora Lego Masters.

Más allá de sus grabaciones, cada programa implica que, o bien el bote vaya aumentando, o que este sea ganado por alguno de los concursantes. De forma que las entregas han de emitirse obligatoriamente de forma sucesiva y que no tengan demasiado sentido ofrecer reposiciones. Estrategia que, por el contrario, sí aprovechan otros espacios, como los citados del access prime time.

Gran racha de sus concursantes

Aunque El Rosco es sin duda el momento culmen de Pasapalabra, las pruebas previas consiguen generar igualmente interés en la audiencia; tanto por la mayor o menor acumulación de segundos de cara al último test, como por ver a los famosos que acompañan a los concursantes y a los propios concursantes competir. Estos momentos, entre los que también hay espacio para la distensión, permiten conocer a los participantes e ir generando más -o menos- empatía con el público que, día a día, acaba teniendo a sus favoritos, sigue con más ahínco su rendimiento y espera su posible victoria.

Por eso mismo, mantener la emisión permite que los participantes sigan haciéndose familiares para la audiencia, que el lazo con esta se refuerce y estreche. La continuidad es la clave para el triunfo del programa, consolidado como lo más visto de la televisión.

Porque ganar el bote es el objetivo máximo de los concursantes... y en cierto modo también el de la audiencia. De ahí a que -sumado a la intensa campaña promocional de Antena 3- la victoria de Pablo Díaz arrasara reuniendo al 30.8% de cuota y 4.3 millones de espectadores. Tras la salida del violinista tinerefeño, el formato podría haber perdido algo de fuelle al necesitar más tiempo para que el público se 'encariñara' de forma similar con su sustituto -y el de su contrincante Javier-.

Sin embargo, prácticamente tres meses después, una nueva participante volvió a hacerse con el bote: Sofía Álvarez. Y lo hizo tras completar El Rosco más igualado de la historia frente a Marco Antonio, que se quedó a una sola palabra de completar el suyo. Aunque no alcanzó el récord de seguimiento que su antecesor Pablo, la entrega triunfó igualmente (23.5% y 2.5%) por encima de la entrada de Adara en el Secret Story de Telecinco, que fue la baza con la que la competencia trató de hacerle frente.

La hazaña tuvo lugar el pasado 27 de septiembre y, desde entonces, Pasapalabra continúa igualmente derrochando buen estado de forma. El programa apostó por el regreso de Orestes como intercambio de Sofía y, a pesar de parecer repetitivo por recurrir siempre a los mismos 'concursantes profesionales', el formato de Antena 3 continúa manteniéndose cada jornada entre lo más visto del día, cosechando más minutos de oro y liderando en su franja.

Con estos números, es fácil pronosticar que en este Día de la Hispanidad firmará una nueva jornada de éxito. Algo en lo que -y sería injusto no mencionarle- tiene mucho que ver el buen hacer de Roberto Leal que, desde que tomara las riendas del formato el pasado mes de mayo, se ha convertido en el alma del programa. Y el reto no era fácil.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats